A la fecha mucho se ha escrito sobre las atrocidades y aberraciones criminales de los torturadores y esbirros de la dictadura contra la frágil figura de joven diputado tachirense, Juan Requesens, hoy sometido no solo a la cárcel injustamente, sino a las acusaciones de la fiscalía política de Maduro, quien lo imputan de varios delitos “pre fabricados” por los agentes del G-2 cubano castrista y del SEBIN policía política y represiva del régimen, a los fines de incriminarlo en el supuesto “magnicidio” del sátrapa de Maduro.

Conocí a Juan Requesens en una visita dispensada a la ciudad de Miami, donde compartió con la diáspora opositora venezolana en dos actividades políticas. Confieso que me causo mucha simpatía su elocuencia, valores patrióticos y políticos, sus convicciones y compromisos con la causa común del rescate de la democracia y libertad para nuestro pueblo. Un político joven, brillante, apasionado y sencillamente humilde.

Recuerdo haberlo presentado en el acto como el diputado Juan Requesens, a lo que el respondió con dejo de ingenuidad y sencillez humana: “Será allá en Venezuela, acá soy un venezolano más en la lucha”. Respuesta que le generó mucha simpatía entre los asistentes al evento.

pedro-mena-juan-requesens-cortesia.jpg
Pedro Mena (izq.) junto al diputado opositor venezolano Juan Requesens.
Pedro Mena (izq.) junto al diputado opositor venezolano Juan Requesens.

Recientemente, al conocer la detención del joven dirigente opositor amigo, manifesté a través de las redes sociales que no era nada nuevo, es la continuación de la vieja práctica castro comunista en el mundo que ellos ayudan a destruir. Primero comienzan por la aplicación de una feroz represión colectiva contra poblaciones y ciudades, con amplia difusión mediática, con la finalidad de sembrar el miedo y el terror entre los pobladores, sin importarles edades, ni sexos.

Luego viene la segunda etapa de represión selectiva contra líderes, dirigentes gremiales, comunitarios y políticos, militantes conocidos y de importancia política, los cuales después de ser vejados, torturados, agredidos física y psicológicamente, son mostrados ante la opinión pública como “trofeos de caza”, para ser sometidos al escarnio y vergüenza pública, como ejemplo para otros, con el objetivo de acentuar el miedo y el terror en toda la sociedad.

Estas prácticas, los castristas comunistas cubanos las vienen desarrollando hace muchos años, desde la guerra de Vietn Nam, citando como ejemplo las torturas aplicadas al actual senador Jon McCain, quien al ser derribado de su avión A4 “Skykawk” que piloteaba y fue abatido cerca de Hanoi, el día 26 de octubre de 1967, junto a otros 19 prisioneros de guerra, fueron traslados al campo de concentración llamado “El Zoo”, donde oficiales cubanos, a quienes apodaban “Fidel”, “Chico” y “Pancho”, aplicaban crueles torturas a los detenidos, al compás de una canción en la voz Frank Sinatra y después les ofrecían chicles a sus víctimas.

Sádicos, desquiciados y monstruos del aparato represivo cubano comunista. Por cierto, según la historia, el apodado “Fidel” después resultó en el tiempo, el general Fernando Vecino Alegret, ministro de educación (¿) durante varios años al lado de su carnal Fidel Castro. Los cubanos aplicaron sus “técnicas" en sus interrogatorios, no solo en Cuba, sino en Mozambique, Granada, Argelia, Angola y otros países del continente africano. Después de esta triste, mala y larga experiencia, ahora están adquiriendo el doctorado en Venezuela.

Con este análisis, lo que pretendo explicar es que las acciones grotescas, dantescas y censuradas por seres humanos cuerdos y civilizados, es lo que hoy estamos viendo en el caso de nuestro hermano Juan Requesens, y Julio Borges se salva porque está en Colombia, pero estamos seguros de que vendrán otros diputados. Ya el criminal de Diosdado trata de incriminar al diputado Ismael García, de AD, y seguramente continuarán “inventado y fabricando” casos de otros parlamentarios y dirigentes de oposición, dentro de la segunda etapa dirigida por el G-2 cubano castrista, de fortalecer el miedo y el terror colectivo.

Su objetivo superior estratégico y militar es aniquilar la actual Asamblea Nacional, poco a poco, hasta cuando resuelvan convocar el referendo revocatorio de los diputados y aplicarlo a través del fraude masivo.

A mi amigo y admirado joven dirigente y parlamentario Juan Requesens, reitero nuestra solidaridad permanente, nuestra angustia por su deteriorada salud y estado psicológico producto de las torturas, seguramente dirigidas por oficiales cubanos del G-2, y la disposición de luchar a fondo por lograr que los organismos internacionales defensores de los DDHH, y los miembros de la comunidad internacional, presionen aún más para lograr la derrota y salida de la dictadura de Maduro.

Juan Requesens, hermano, tú encarnas las imágenes de nuestros afligidos, pero triunfadores hermanos católicos, quienes desde las catacumbas de sus torturadores, agresores y asesinos, confiaron en las palabras de Dios y su apósteles, para imponer después al mundo la paz, la armonía y el amor al prójimo.

Eres un héroe de carne y hueso que sufre los embates de la ignominia e irracionalidad, convertida en instrumento de perversión y destrucción. Tus esfuerzos no serán en vano, tu ejemplo de coraje, valentía y consecuencia patriótica, será un elemento más que justifique la necesidad prioritaria de salir de esta abominable tiranía castro comunista que pretender destruir a nuestro pueblo y país. Podrán tener preso tu cuerpo, pero tu alma y espíritu está en las calles con su pueblo. ¡Gritando Libertad! Fe en Dios hermano, Esperanza en nuestro pueblo y Valentía para derrotar la dictadura de Maduro. ¡Dios te proteja y bendiga siempre hermano!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas