La perseverancia siempre arroja frutos gratificantes y en la política, así los resultados del empeño sean a largo plazo, el triunfo garantizado es un logro de gestión, tras la justificada insistencia.

Recientemente, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, se reunió con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y ministros de seguridad y justicia de naciones del Triángulo Norte. Se trató de la quinta reunión a favor de la prosperidad de estas naciones centroamericanas, cuyo propósito es la coordinación de esfuerzos multinacionales en el reforzamiento de la seguridad, economía y en la lucha contra el tráfico humano y de drogas.

Te puede interesar

En ese encuentro Nielsen reconoció el liderazgo regional del presidente hondureño, al tiempo en que se comprometió a que su país seguirá siendo el “socio de confianza” de la región para enfrentar el flagelo de la inseguridad de manera conjunta.

“Quisiera agradecer al presidente Hernández por su hospitalidad, por ser anfitrión de esta histórica reunión, y por su continuo liderazgo y amistad a lo largo de la región”, dijo Nielsen.

En el encuentro, el gobierno estadounidense mostró inquietud por el incremento de la migración irregular, promocionada por grupos sospechosos; quienes sin escrúpulos, arriesgan la vida de niños y familias completas en un viaje ilegal hacia “el sueño americano”.

Manifestó preocupación “sobre los traficantes, contrabandistas y criminales transnacionales, que se aprovechan de estas poblaciones vulnerables y las llevan en un viaje muy peligroso hacia el norte”.

En la voluntad explícita de cooperación, el mandatario Hernández reiteró que el propósito de su gestión es “elevar la detención de bandas criminales transnacionales, de la migración irregular y de la trata de personas”.

Desde inicios de su primer período presidencial, Juan Orlando Hernández ha insistido en el potencial de crecimiento regional al invertir en oportunidades de empleo y de inversión en Centroamérica.

En la instalación de la reunión de alto nivel dijo que “si tenemos una Centroamérica próspera y en paz, es una buena inversión para Estados Unidos y para nuestros pueblos; esa es la otra parte, además del esfuerzo que se está haciendo en seguridad”.

La integración de herramientas de última tecnología en la lucha regional contra las bandas trasnacionales fue argumento reforzado, que reitera la posición de la administración hondureña hacia el desarrollo potencial de Centroamérica.

“La unificación de los sistemas biométricos para poder ser más expeditos y trabajar esto también en términos de potenciar un mercado centroamericano más grande, nos da a todos una tremenda ventaja”, estas afirmaciones resumen la necesidad de adecuación uniforme de criterios de seguridad preventiva.

La realidad de un escenario más difícil por decisiones en la Casa Blanca, plantea asumir con desafíos el reto de impulsar el capital propio desde Tegucigalpa, a pesar de la búsqueda de mejores expectativas de vida al norte del continente,

Hernández insistió en la prioridad de disminuir la ansiedad de una migración ilegal y generar oportunidades en las naciones del Triángulo Norte.

Sin duda, que el liderazgo hondureño para una mirada próspera en el futuro a mediano y largo plazo representa un compromiso de líderes del hemisferio para apoyar iniciativas incesantes hacia el progreso. No en vano, Honduras siempre encabeza esta lucha y ahora fue el anfitrión de la “histórica” reunión.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la posibilidad de que los maestros de Florida estén armados en las aulas para prevenir ataques?

Las Más Leídas