Aunque tradicionalmente la esencia de las fiestas navideñas se asocia con mensajes de paz y amor, es difícil que estas ideas tengan resonancia en política, pues su razón de ser parece definirse en términos de una lucha constante en el campo de batalla para lograr el poder.

Y es que a pesar de que el presidente Joe Biden hizo suyo el lema de "Estados Unidos ha vuelto" y envió señales conciliatorias con el fin de apaciguar las aguas turbulentas, dentro y fuera del país, fortaleciendo las alianzas, participando nuevamente del Acuerdo de París sobre el cambio climático, renovando por cinco años el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) entre Estados Unidos y Rusia para disminuir las capacidades nucleares, poniendo fin al apoyo de las operaciones militares ofensivas en Yemen, bajando la tasa de desempleo al 4.4%, dando luz verde al acuerdo de ayuda para COVID de 1.9 billones de dólares o haciendo causa por las vacunas contra el virus y sus variantes, el año 2021 termina con un balance incierto para La Casa Blanca.

Te puede interesar

No solo ha sido la oposición de uno de los suyos, el senador demócrata Joe Manchin, a su programa insigne “Reconstruyendo Mejor”, pero también las constantes pruebas de fuego que le imponen rivales importantes y peligrosos como Rusia y China.

Y, por si fuera poco, con la mayoría de los países de América Latina entrando en una dimensión política y económica desconocida, en medio de una crisis mundial sobre los valores democráticos.

La preocupación por un conflicto inminente con Rusia aún persiste, luego de que el Kremlin movilizara 100.000 soldados hasta la frontera con Ucrania, como una advertencia a la Organización del Atlántico Norte (OTAN) para que retire las tropas de la alianza y se comprometa a no ofrecer una membresía permanente al gobierno de Kiev.

Biden y la OTAN han rechazado por lo pronto las demandas del líder ruso Vladimir Putin y le han pedido que deje de amenazar a Ucrania con una invasión, a pesar de las reservas que existen sobre confiar en las promesas de Rusia.

Aunque durante la presidencia de Barack Obama se intentó un "reinicio" con Moscú, nunca prosperó, pero Biden ha enfatizado constantemente la importancia de usar la diplomacia para resolver los problemas entre ambas capitales, y cuando los dos líderes hablaron por teléfono recientemente, la conversación se desarrolló de una manera amistosa y cortés.

Las conversaciones oficiales planeadas para el próximo mes entre funcionarios rusos y estadounidenses pueden disuadir o no a Putin de lanzar una invasión a Ucrania, pero todo dependerá en gran medida de sí Biden está preparado para ofrecer alguna concesión que, en todo caso, deberá ser negociada con todos los líderes de la OTAN.

Así como Rusia, China también está tratando de recuperar su gloria pasada remodelando el panorama geoestratégico.

Según un libro de Elizabeth C. Economy que patrocina el Council on Foreign Relations de Washington, DC. “China tiene los medios para transformar el sistema internacional. Los atrevidos llamamientos del presidente chino, Xi Jinping, a que China ‘lidere la reforma del sistema de gobernanza global’ sugieren que tiene esa ambición”.

Por otra parte, los avances tecnológicos de China de los últimos años preocupan a Washington por las implicaciones para su competitividad económica y su seguridad nacional. “El tema es que Estados Unidos está experimentando un cambio en la forma en que financia y desarrolla la tecnología y ahora, muchos de los avances son apoyados por el sector privado y moldeados por las preferencias de los consumidores”, según el Instituto Brookings.

Mientras tanto, en Las Américas, la pandemia ha causado estragos económicos, profundizando aún más las divisiones sociales, lo cual ha llevado a muchos de los países de la región a buscar alternativas políticas en movimientos de corte izquierdista.

La mayoría de las monedas latinoamericanas han perdido valor frente al dólar, mientras la tendencia inflacionaria que afecta al mundo promete no darles respiro a sus economías endeudadas.

Sin embargo, Biden eligió este momento “turbulento '' para confirmar que, siempre que se mantenga de buena salud, se presentará a la reelección en 2024.

Los votantes, sin embargo, se muestran pesimistas sobre el estado de la economía, incluida la inflación, y por ahora ven a los republicanos como más capaces para manejar esos problemas. Veremos que sucede el próximo año.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.91%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.74%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.35%
12706 votos

Las Más Leídas