@navarroadris

"Este sí, esto no, este quien sabe... lo bueno es que siempre puedes seguir buscando algo mejor", me comentaba hace poco una joven sobre Tinder, la aplicación telefónica de moda para encontrar pareja o sexo casual. Y es que gran parte de sus usuarios admiten que lo que buscan es terminar cuanto antes entre sábanas y luego ya veremos.

Tinder es una a aplicacion gratuita que conecta tu perfil con las fotos de Facebook y te muestra sucesivamente perfiles de otros usuarios. Siempre siguiendo tus preferencias sobre edad, distancia o sexo. Si la persona que aparece no te interesa la vas pasando con el dedo hacia la izquierda como aquel que revisa un catálogo de coches. Si te parece interesante, entonces deslizas el dedo a la derecha. En caso de que la otra persona haya hecho lo mismo y haya mostrado interés en ti, entonces la aplicación informa a ambos que se ha producido un match y permite iniciar una conversación a través de un chat privado.

Entre los jóvenes solteros, Tinder es casi una obligación; si no la tienes los mismos amigos te animan para que la bajes y pongas manos a la obra. "Una vez que entras te enganchas y siempre esperas conocer gente nueva", me comentaba recientemente un joven de 27 años.

Sin embargo, hay quienes consideran que la posibilidad de elegir --y al mismo tiempo desechar-- tantos candidatos de forma tan rápida puede traducirse en una constante indecisión, ya que mientras más posibilidades tienes menos seguro estas de la elección que tomaste. Además, la mayoría de los usuarios en Tinder entablan varias conversaciones al mismo tiempo, por lo que el concepto exclusividad no existe y no vale exigirlo.

En una ocasión conocí a una joven de 32 años que cada día quedaba con alguien diferente según los iba conociendo en Tinder. Llevaba una especie de agenda: "Uno para almorzar, otro para cenar y este tan guapo para pasear. A veces hasta confundo los nombres. Ellos invitan, así que perfecto", comentaba.

Mientras la observaba hablar me daba cuenta de que esa libertad de elección no se traducía necesariamente en felicidad, sino más bien en insatisfacción o desilusión pues siempre esperaba conocer a alguien que le gustara más y llenara todas sus aspiraciones. Desconozco si finalmente logró hallar en Tinder a su hombre ideal, pero lo dudo. Eso no significa, por otro lado, que no se pueda, ya que muchos usuarios han encontrado pareja e incluso se han casado gracias a esta aplicación.

"Es fácil y rápido", afirmaba Carlos, 37 años, como si se tratara de ir a comprar una hamburguesa, sólo que en lugar de elegir si la quieres con lechuga, tomate o queso, aquí puedes decir si la prefieres alta, rubia o con los ojos verdes. Y todo ello basado en fotos que, quizás, ni se correspondan con la realidad. Recuerdo que alguien me dijo al respecto: "Casi me muero cuando lo vi, sus fotos eran de hace años y en ellas se veía bien. Ahora parece otra persona de lo mal que se ve. Descartado, sigamos buscando".

Quienes llevan tiempo en esto saben que una de las reglas básicas consiste en evitar las cenas ya que son escenarios más íntimos, por lo que prefieren decantarse por un café o un vinito, algo menos formal que te de la opción de salir  rápido del apuro. "Si te gusta, repites", coincidían algunos de sus usuarios.
Muchos son los que van directamente al grano y hasta la vista. ¡Ah! y mucho ojo a la hora de quedar, porque citarse con un desconocido siempre es un riesgo. "Más vale verse en lugares públicos no vaya a ser un asesino en serie", decía Gaby, de 25 años. Eso sin contar que las fotos no necesariamente se corresponden a la persona que dice aparenta, ya que al ser una aplicación que te conecta con Facebook puede tratarse de usuarios falsos y acabar chateando con seres inexistentes. Justo así le paso a Rosa, cuyo contacto le pareció "guapo y simpático", pero había mucha incongruencia en sus respuestas. "Inserté sus fotos en Google y al final resulto estar en varias cuentas con datos diferentes", descubrió.

Si bien muchos se sorprenden de este nuevo concepto express para conocer pareja o tener sexo fácil, recientes encuestas revelan que en EE.UU. una de cada cinco personas de entre 25 y 34 años ha utilizado alguna página de citas online, y Tinder es justamente una de las más solicitadas con millones de usuarios en todo el mundo. Parece divertido, no lo dudo, pero también corres el riesgo de que al deshojar tanto la margarita te quedes sin nada, excepto el tallo.

*Adriana Navarro  es reportera y presentadora de AméricaTeve Canal 41 de Miami. Desde hace años está a cargo del segmento “Vivir Mejor” en el noticiero de las 5 de la tarde donde aborda temas de salud, belleza, gastronomía, cultura y educación.

LEA TAMBIÉN:

Deja tu comentario: