Científicos de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, consiguieron, tras años de investigación, producir electricidad a partir de algas, lo que demuestra que las plantas pueden ser una fuente de energía "limpia".

Este estudio fue publicado por la revista científica británica Energy and Environmental Science, y estuvo dirigido por el profesor Iftach Yacoby, director del laboratorio de energías renovables de la facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv (Israel) en colaboración con el profesor Kevin Redding, de la universidad de Arizona (EEUU).

Te puede interesar

El estudio demuestra que las plantas tienen capacidad de producción eléctrica particularmente eficaz, basada en el proceso de la fotosíntesis.

Según Yacoby, todas las plantas verdes, hojas, hierba o algas contienen verdaderos "paneles solares", y pueden transformar un rayo de luz en una corriente de electrones. El desafío es extraer esta corriente de las plantas, según el profesor.

laboratorio de energías renovables de la facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv (Israel) - junio..png
Página web del laboratorio de energías renovables de la facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv (Israel).

Página web del laboratorio de energías renovables de la facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv (Israel).

"Para hacer funcionar un aparato eléctrico, simplemente conéctelo a una toma de corriente. En el caso de una planta, (aún) no sabemos dónde enchufarlo. Hemos buscado un nanoenchufe trabajando con microalgas", a las cuales hemos inyectado una enzima que produce hidrógeno con la ayuda de un bioreactor, explica.

Las microalgas desarrollaron células que contenían la nueva enzima y los investigadores concluyeron en que producían electricidad.

El profesor Yacoby afirmó estar convencido de que será "una nueva era para la agricultura que, después de haber alimentado a los humanos durante milenios, podrá utilizarse para producir energía".

"Pensábamos que había un potencial, pero no sabíamos si funcionaría y lo hizo", tras casi seis años de trabajo, señaló el científico.

"Consideramos que hay muchas cosas que se podrán hacer gracias a los resultados de nuestra investigación", añadió, puesto que, a largo plazo, "reducirá la contaminación en los sectores del transporte y la industria pesada", por ejemplo.

Pero, en su opinión, tomará aún entre 10 y 20 años lograr esto.

Embed

FUENTE: AFP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

La Ciudad de Miami ha ordenado el uso obligatorio de mascarillas u otro tipo de protección facial en lugares públicos. Hialeah, Coral Gables y North Miami Beach adoptan medidas similares. Para Usted...

Es la única manera de evitar el aumento de los contagios
El uso de la mascarilla no tiene que ser obligatorio
Está bien usarla en mercados o centros de salud, pero no en la calle
Más que usar mascarilla, hay que controlar a los grupos de riesgo
ver resultados

Las Más Leídas