Embed

La idea de un joven mexicano partió de la necesidad de hacer algo con la cantidad de restos de los cigarrillos que quedan en las calles, y actualmente procesa cinco millones de colillas por mes. El resultado de la degradación de las colillas, junto a otros materiales biológicos, es un biopoímero que puede ser utilizado como aislante para producir los ladrillos ecológicos que, además, son sismorresistentes. Actualmente se usan para la construcciónde viviendas sociales en Mendoza, donde ya instalaron contenedores especiales para recolectar las colillas en las calles.

Te puede interesar

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas