dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- “Como una alianza que sólo permite apuntalar al régimen” de La Habana, describió la analista política Rocío Monasterio, el reciente viaje a Cuba del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

La activista cubanoespañola, que en 2016 cobró renombre internacional tras un debate televisivo en el que echó por tierra el supuesto legado del dictador Fidel Castro, habló desde Nueva York con DIARIO LAS AMÉRICAS, y reveló lo que considera las “verdaderas razones” del “agasajo” que La Habana le brindó Sánchez.

Monasterio asegura que la “verdadera pretensión” del régimen es conseguir la condonación de una deuda de 300 millones de euros que tiene Cuba con empresas del país ibérico, al tiempo que criticó que firmas comerciales de esa nacionalidad hagan negocios con el Gobierno de la isla, “en terrenos y edificios que pertenecen realmente a españoles que fueron expropiados, a los que todavía no se les ha devuelto nada”.

“Fue una visita empresarial”

Sobre el viaje de Sánchez, la opositora y economista Martha Beatriz Roque, desde su residencia en La Habana, declaró a DIARIO LAS AMÉRICAS que esa visita “no dejó nada al pueblo” y “se trató de un viaje con fines empresariales, que sirvió de base para una reunión entre dos presidentes, no electos”.

Roque, quien desde su activismo mantiene una posición crítica y frontal hacia el régimen, afirmó que si un sector de la población cree que España va a suministrar pollo a Cuba, en cumplimiento de un preacuerdo firmado tras la visita de Sánchez, “se van a quedar esperándolo”.

La connotada opositora, única mujer que integró el llamado “Grupo de los 75”, arrestados durante la oleada represiva de 2003, conocida como “Primavera Negra”, sostuvo que Sánchez permitió que la dictadura manejara su agenda para favorecer sus intereses.

“Fue una visita empresarial, una visita dedicada a complacer a la dictadura políticamente, en la que Sánchez dejó de ser demócrata para convertirse en una persona que hizo lo que quiso la dictadura”, aseveró Roque.

“Nada para los derechos humanos”

Otra voz “no oficialista” que se pronunció respecto a la presencia de Sánchez en La Habana, es la del historiador cubano Manuel Cuesta Morúa, quien también es contradictor del régimen castrista y director de “Plataforma Otro 18”, una organización que impulsa candidatos independientes para elecciones en Cuba.

En su opinión, la visita del mandatario ibérico a la isla tuvo la pretensión de mostrar un “cierto espaldarazo de España en materia de respeto a los derechos por parte del régimen totalitario de Cuba”. Sin embargo, desde su óptica, “el apoyo solo fue simbólico, dados los lazos que siempre han tenido estos dos países”.

Nada significó esta visita para aquellos que tienen alguna esperanza de que la comunidad internacional se manifieste en relación con los derechos humanos y la democracia en Cuba - añadió el opositor. Fue una visita más de corte económico que de tipo político”.

Cuesta Morúa también hizo énfasis en que el viaje de Sánchez tenía como propósito lograr un compromiso de pago del Gobierno cubano, que tiene deudas de “vieja data” con empresarios españoles “que se aventuraron a invertir en Cuba”.

“A nivel de imagen y percepción, [la visita oficial del presidente del Gobierno español] dejó la ilusión de que una democracia seguía legitimando a un régimen autoritario como es el cubano”, apuntó el opositor.

Asimismo, indicó que el viaje de Sánchez “no cumplió con los propios valores de la sociedad española” y subrayó que el mismo buscaba “aprovechar un momento como este para enviar un mensaje vigoroso de que España está al lado de la transformación y el proceso democrático en la isla”.

“Hay que hacer caer el régimen”

En otro tópico de su conversación, Monasterio, quien milita en partido VOX de España, sostuvo que “en Cuba hay un régimen que esclaviza” y aseveró “la verdadera ayuda a los cubanos sería a través de que Europa y Estados Unidos se unieran para hacer caer a un régimen que ha hecho mucho daño a los cubanos y a generaciones enteras”.

Dijo, además, que el acuerdo para analizar los derechos humanos suscrito entre España y Cuba “de nada sirve (…) si tienen presos políticos como Eduardo Cardet", y agregó que “todo eso es papel mojado; los castristas vuelven a engañar (…) y Pedro Sánchez pasa a ser uno más en la lista de los aliados de los enemigos de la libertad”.

El pronunciamiento de Monasterio se produjo tras la vista de Sánchez a Cuba, en cuyo contexto el socialista firmó un par de acuerdos, abogó por los intereses de empresarios de su país en la isla y caminó por las calles de La Habana, junto al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel. El último mandatario español que había realizado una visita oficial a Cuba fue Felipe González, hace 32 años.

“Yo creo que la vista de Sánchez a Cuba lo que único que denota es el tipo de aliados que tiene el Gobierno socialista español porque Díaz-Canel no es más que un discípulo de Raúl Castro, que sigue todas las consignas de quien maneja el Partido Comunista y a todos los que están en el Gobierno”, aseveró.

La activista política cuestionó que Sánchez haya decidido viajar a territorio cubano cuando “tiene frentes abiertos en el país”, entre los que se refirió a la disputada soberanía española sobre Gibraltar, el presupuesto del Gobierno y las próximas elecciones en ese país europeo.

Dijo que Sánchez “está dedicado a desenterrar a [Francisco] Franco [dictador español], cuando a la vez se atreve a ir a Cuba, donde los dictadores castristas. Esto es algo incoherente y es vergonzoso para una hispanocubana, como yo, ver que tengo un presidente que todavía no entiende que lo fundamental en un gobernante es defender la democracia y la libertad”.

Monasterio alertó a la comunidad internacional para “no permitir el avance del socialismo porque si no acabaremos como Venezuela, y en España quizá no somos conscientes de lo rápido que se pueden degradar y degenerar las instituciones cuando llegan a tener poder personas como las que hoy tenemos”.

“Así lo hicieron en Venezuela, ahora está pasando en Nicaragua, y en España, si no somos claros, si no somos firmes en la defensa de las instituciones, de la justicia, de la ley y de la libertad tendremos algo parecido, y por desgracia hay muchos partidos que no están viendo esto”, puntualizó

Preacuerdo poco probable

El preacuerdo mencionado por Roque Cabello acerca del suministro de unos 400.000 pollos frescos por semana que España enviaría a la isla para cubrir un 30% de su demanda interna es un negocio tasado en unos 50 millones de euros. La activista puso ese compromiso en entredicho dado que, hasta el momento, se desconoce cuándo se formalizaría con un acuerdo definitivo.

Roque criticó que, a última hora, el titular del Gobierno español haya decidido reunirse “con lo que el régimen llama sociedad civil” y no con el pueblo y la oposición. “La embajada de España sabe quién es la tal ‘sociedad civil’, y la verdad es que yo misma, siendo ciudadana española, no hice el más mínimo intento por estar en esa reunión”.

Finalmente dijo que el día de la llegada del dignatario español hizo una “pequeña encuesta entre 15 personas por las calles” y nadie sabía quién era Pedro Sánchez, y menos que estaría de visita en Cuba. “La misma dictadura lo ve como un presidente de segunda”, afirmó Martha Beatriz.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas