Especial
@juanjuanalmeida

La falta de efectivo en las arcas del Gobierno y los constantes impagos a acreedores extranjeros han creado una situación de emergencia en la isla y puesto en evidencia una grieta en la confianza entre los militares cubanos y el designado gobernante, Miguel Mario Díaz-Canel.

“Los proveedores de Rusia, India, China, España, Canadá, etc; que hasta hace muy poco ofrecían financiamiento a las instituciones cubanas para comprar materia prima y producir medicamentos, han decidido frenar el crédito ante el total de los impagos y la incertidumbre creada por los rumores de la desaparición del Dr. Manuel Ángel Landrián Barrios, uno de los directores de la empresa BIOCUBAFARMA”, informaron el martes 2 de enero directivos de FARMACUBA, la empresa importadora, exportadora, distribuidora y comercializadora de productos farmacéuticos de Cuba, ubicada en Calle 70 Entre 29B y 29C, en el municipio Playa de la capital cubana.

Te puede interesar

BIOCUBAFARMA es el grupo empresarial cubano encargado de producir medicamentos y equipos y ofrecer servicios de alta tecnología destinados al mejoramiento de la salud del pueblo y la generación de bienes y servicios exportables.

Por su parte, el Dr. Landrián Barrios, casado, y amigo personal del actual gobernante cubano, ha promovido la venta de medicamentos, productos biológicos, biotecnológicos y tecnologías a Argelia, China, Venezuela y otras naciones. Según fuentes en la isla, es respetado en la empresa porque siempre se ha destacado en la defensa de los porcentajes y salarios en pesos cubanos para los trabajadores del centro y porque en septiembre de 2018 participó activamente en la creación de la primera empresa mixta de biotecnología cubano-estadounidense.

“Se ha generalizado el peor estado de opinión a favor de que todo esto es resultado de una crisis provocada, un boicot de los militares contra Díaz-Canel, porque cuando el dirigente cubano preguntó por la ausencia del Dr. Manuel, en lugar de informarle que estaba detenido, le dijeron que se encontraba ingresado por un coma diabético. Engañaron al presidente”, aseguró asombrado un trabajador de la empresa BIOCUBAFARMA que, por temor, y como es habitual, prefirió el anonimato.

A la constante crisis por falta de huevos, pan y harina, y la ausencia de oportunidades y esperanzas, se suma ahora la alarmante escasez de medicinas básicas para tratar padecimientos como la presión arterial, VIH, hemofilia y otras enfermedades que sin el tratamiento adecuado provocarían la muerte.

El régimen de la isla, como quien quiere la guerra pero le faltan las balas, no ha podido silenciar los comentarios que describen la incuestionable tirantez entre el designado gobernante cubano y los soldados que llevan las decadentes ramas de olivo en los hombros, pero trabaja para solucionar el conflicto con los proveedores, e intenta convencerlos de aguantar un poco y no frenar la venta y el suministro de materia prima importada.

Las autoridades cubanas han reforzado el control sobre la venta ilegal de medicinas en la calle, pues, se estima que, de no solucionarse el problema antes del próximo mes de marzo, ocho de cada 10 medicamentos no estarán disponibles en las farmacias, consultorios y hospitales. Incluso, la situación podría agravarse hasta poner en peligro la vida de miles de cubanos.

Se espera que, además, la crisis pueda tener un impacto negativo en la población venezolana porque será, o ya es, muy difícil que La Habana consiga cumplir el compromiso de exportar 300 millones de dólares en fármacos necesarios en la nación sudamericana.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas