A partir de esta semana el régimen castrista comienza a comprar dólares a un tipo de cambio cinco veces mayor a la tasa oficial en un intento por captar más divisas y combatir el mercado informal en Cuba, en medio de su desesperación por liquidez. La medida también afecta a otras monedas como el euro.

Las personas y pequeñas empresas podrán cambiar sus dólares en efectivo en casas de cambio y bancos -todos estatales- a 120 pesos cubanos por billete verde, aunque en la práctica recibirán 110 pesos si se le resta la comisión que les cobrarán por el canje.

Te puede interesar

Este tipo de cambio está por encima de la tasa oficial de 24 pesos cubanos por dólar que se mantendrá para la contabilidad de las dependencias o empresas estatales que tengan dólares y que son la base productiva del país.

El euro pasará de 24,40 pesos a 122, que menos la comisión serán 119 billetes de la isla por cada unidad comunitaria.

A continuación un vistazo a lo que implica la decisión de las autoridades cubanas:

Aunque nunca se anunció un cierre del mercado cambiario en Cuba, en la isla dejaron de comprarse y venderse dólares a partir de enero de 2021 debido a una reforma financiera que eliminó la doble moneda -hasta entonces junto con el peso cubano circulaba el peso convertible equivalente al dólar- y a la paralización del turismo por la pandemia de COVID-19 y la llegada de menos remesas como resultado de las sanciones de Estados Unidos.

Aunque el Estado no vendía dólares u otras monedas extranjeras a la población, las personas acudían al mercado informal a comprar divisas para cargar tarjetas de débito con las que se compran alimentos en tiendas especiales de la isla, emigrar o viajar al extranjero a realizar compras para revender -sobre todo México y Panamá-, entre otros motivos.

Hasta la semana pasada la tasa en ese mercado paralelo estaba entre 110 y 120 pesos por dólar.

Además el gobierno importa comida, medicinas e insumos que debe pagar en dólares.

Por ejemplo, el gobierno compra en el exterior alimentos por unos 2.000 millones de dólares anuales que luego el Estado vende a la gente en pesos y a un precio subsidiado.

Con una tasa similar a la que ofrece el mercado informal el gobierno espera que los cubanos acudan a las ventanillas y el Estado aumente sus reservas de dólares. Sin embargo, algunos expertos advierten que podría tener un efecto contrario.

El anuncio no significa que se implementará un sistema de cambio libre ya que por ahora sólo se podrán vender dólares a las casas de cambio y los bancos.

Según la medida se mantendrá el tipo de cambio oficial de 24 pesos por dólar para las operaciones de las empresas estatales, sus importaciones y exportaciones.

La cifra de 120 pesos cubanos -110 en mano luego de deducida la comisión- fluctuará de acuerdo con el mercado internacional, según las autoridades cubanas.

Los cubanos o extranjeros, las cooperativas no agropecuarias y las pequeñas y medianas empresas, podrán asistir a las ventanillas y les cobrarán una comisión del 8% si el dinero es en efectivo. Si el canje es por transferencia, obtendrán 120 pesos. Sin embargo, algunos expertos advierten que podría tener efectos negativos.

“Es un reconocimiento de la devaluación del peso cubano que venía ocurriendo en el mercado informal”, dijo en entrevista el economista Pavel Vidal, profesor e investigador de la Pontificia Universidad Javeriana Cali, en Colombia.

Desde una mirada positiva, indicó Vidal, ahora se podrían enviar remesas por vías formales -nadie quiere vender remesas a 24 pesos por dólar cuando puede obtener 120 en el mercado informal-, lo que podría destrabar una negociación con Estados Unidos que había prohibido esos envíos durante el mandato de Donald Trump y que recientemente levantó Joe Biden.

Por décadas los cubanos recibieron sus remesas por Western Union pero Trump prohibió sus operaciones, por lo que las persona que mandaban dinero a su familia en la isla lo hacían a través de mulas o de manera informal, alimentando a su vez el mercado paralelo.

Sin embargo, enfatizó Vidal, es “un error grande” convertir al mercado cambiario sólo en un mecanismo de recaudación de divisas pues inyecta demasiados pesos al circuito financiero y es la gente la que pagará las consecuencias cuando se desate la inflación alimentada por esa cantidad de circulante.

Por su parte, el economista cubano y profesor Omar Everleny Pérez agregó que con la medida el gobierno le está poniendo un piso al dólar en 120 pesos pero no logrará hacer desaparecer al mercado informal ya que continuará la gran demanda de dólares para la emigración y para abastecerse de bienes que no se producen en la isla, por lo cual la tasa paralela podría subir aún más.

Cualquier medida económica implementada o impuesta por el régimen cubano, al menos en los últimos cinco años, enfrenta la desconfianza y la impopularidad entre la población de la Isla, especialmente aquellos dos tercios —más de siete millones y medio— que no reciben remesas familiares desde el extranjero, reporta DIARIO DE CUBA.

La reactivación de un mercado cambiario, en medio de una inflación sin precedentes, ha provocado la indignación de los cubanos como puede constatarse en las redes sociales.

Los habaneros consultados al respecto recibieron la medida, que entró en vigor este jueves 4 de agosto y que es parte de un conjunto de otras 74, entre cuestionamientos, ofensas contra las autoridades del régimen y especulaciones.

"A quienes deja a la deriva este nuevo embarque es a los trabajadores estatales, al mismo pueblo que ellos llaman revolucionarios y comprometidos como yo, a los que solo dependemos del salario obrero. Por ende, aquí el problema es de total desconfianza", cuestiona René, miembro del Partido Comunista y trabajador de Tabacuba.

"Anteriormente el ministro de Economía había advertido que ninguna medida incrementaría las ofertas en las tiendas. Se refería a las tiendas en CUP, por supuesto, no a las de MLC. Por tanto, para qué los cubanos van a venderle los dólares si con pesos cubanos solo puedes comprar productos racionados y siempre escasos", añade René.

Para otro René, René Aportela Herrera, trabajador por cuenta propia, además de un "abuso descarado" contra el cubano de a pie, la decisión gubernamental de reabrir un mercado cambiario "donde van a comprar, no a vender divisas" es sinónimo de que "al Gobierno no le interesa la suerte del pueblo".

"En primer lugar, cómo pueden suponer que la gente va a vender sus dólares al Estado. Cuando dijeron que no iban a comprar más dólares se creó el mercado de intercambio de dólares por MLC. Es decir, quienes obtenían dólares fuera de las remesas los intercambian por MLC para poder comprar en estas tiendas, por tanto, es inaudito creer que los cubanos cambiarán sus dólares por pesos cubanos, cuando en las tiendas de pesos cubanos no hay ni agua", especula Aportela Herrera.

El ministro aseguró que el propósito del mecanismo era producir más oferta en pesos cubanos que estimule a vender las divisas extranjeras, y llegar a un único tipo de cambio que garantice la convertibilidad del peso cubano.

"La mediocridad política de la casta gobernante es proverbial", declara a DIARIO DE CUBA el periodista independiente Iván García Quintero.

"Qué tontería; el dólar cash lo comprarán a 110 y centavos, pero ni siquiera puedes utilizarlo para comprar en las tiendas MLC. ¿Por qué la gente tendría que vendérselo al régimen más barato? ¿Por conciencia revolucionaria? Qué estupidez. Se los vende al vecino que lo paga a 115. Es aritmética simple. Y luego señalan que el dólar en tarjetas Visa lo pagan a 120, lo que provocará que mañana en el mercado informal lo pagarán más alto. La cantinflada es que, por ahora, dicen, no venderán sino que solo comprarán. Y cuando comiencen a venderlos, a qué precio lo harán. Decididamente son analfabetos disfuncionales en materia económica, pues hay que estar muy desesperados para aplicar esta propuesta. Son unos auténticos delincuentes", fustiga García Quintero.

En sus declaraciones, el ministro de Economía reiteró que había un nivel de divisas que no estaba siendo captado por el mercado nacional, y que el objetivo de la medida era captarla para invertirla en el desarrollo económico del país.

"Desde cuándo están con el mismo estribillo de captar las divisas para desarrollar el país. Esa fue la misma justificación cuando dolarizaron el país entero con las tiendas en MLC", recuerda Andrea Vázquez Benítez.

"La otra desfachatez es la mentira hecha realidad: hace meses este mismo ministro dijo que el Gobierno nunca había implementado precios a partir de los establecidos en el mercado negro, y he aquí cómo lo volvieron a hacer. El precio que establecieron para los dólares es 'aproximado mellizo' a como estaba en el mercado negro ayer mismo. Lo que va a suceder es que aumentarán los precios de todo en las calles, las tiendas en CUP seguirán desabastecidas, y lo poco que habrá es en MLC. Por lógica, las divisas también subirán por esa misma escalera. Vivir para ver", concluye Vázquez Benítez.

FUENTE: REDACCION/ DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.9%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.4%
23167 votos

Las Más Leídas