@camila_mendoza

Cada 18 de septiembre el cielo de Chile se tapiza de cometas y el jolgorio se vive en todas las regiones del país. Las celebraciones, que comienzan desde los primeros días del noveno mes de año, se llevan cabo en las populares ramadas (rústico lugar fabricado con ramas) que acogen las competencias de cueca (baile típico) y son el escenario perfecto para los brindis con ponche o borgoña (bebida hecha a base de vino).

El país tricontinental este 2018 se prepara para celebrar 203 años de vida independiente, sin embargo, dichas festividades siempre son cuestionadas por el pueblo mapuche (nativos indígenas) que aún reclaman muchas de sus tierras “usurpadas”, el derecho humano a la libre determinación, respeto a su dialecto, costumbres y el fin a la militarización de La Araucanía, región del sur de Chile habitada por ellos.

Hitos históricos

Chile fue una de las tantas colonias que el Imperio Español tuvo en América. En el Siglo XVI los españoles se asentaron en territorio indígena e instalaron las principales instituciones de control dando vida al Cabildo de Santiago. Posteriormente, en el Siglo XVII, se estableció la línea de frontera con el pueblo mapuche y se consolidó el proceso de mestizaje.

Según registros, pasaron más de 300 años para que se iniciara un proceso de liberación en Chile. Antes de esto, el pueblo mapuche luchó contra del dominio hispano alcanzando un breve periodo de reconocimiento de soberanía en las tierras que actualmente comprenden parte de la zona sur del país.

Sin embargo, durante este mismo periodo en el centro de Chile se vivía una máxima tensión debido a la administración centralizada de las riquezas, el descontento de la ciudadanía por las injusticias sociales y la prohibición del comercio entre distintas latitudes sin previa autorización del virreinato del Perú. Estos, entre otros hechos, provocaron que los principales intelectuales criollos (hijos de españoles nacidos en América) iniciaran la lucha por la independencia.

Nuevo órden en América

En este contexto histórico, Estados Unidos (que había declarado su independencia de Inglaterra el 4 de julio de 1776) instaba a los países a seguir su ejemplo. Según historiadores, dicho acontecimiento impactó de la tal forma que el ambiente en Chile a comienzos del año 1810 era de profunda desorientación política, ya que además en Europa se estaban viviendo grandes transformaciones y España había sido invadida por Napoleón, dando paso a la posterior abdicación del rey Fernando VII.

Frente a este nuevo escenario en Chile se conformaron dos bandos políticos: los realistas o fieles al rey, grupo liderado por españoles de clase alta y militares; y los criollos, blancos nacidos en América con cada vez más claros deseos de autonomía.

Las disputas comenzaron y con máxima rapidez fueron acrecentándose, hecho que provocó la renuncia de gobernadores y dio paso a polémicos desacuerdos en la Real Audiencia, el más alto tribunal de la Corona española en el entonces Reino de Chile.

Fue así como el 18 de septiembre de 1810, y tras diversos cabildos abiertos e instancias de participación pública, se estableció la Primera Junta Nacional de Gobierno, un organismo de representatividad limitada que pronto derivó hacia un movimiento de independencia total.

¿Por qué se conmemora “El dieciocho”?

La Junta de Gobierno de 1810 es considerada como el primer paso en la lucha por la libertad, no obstante, los historiadores dividen este proceso en cuatro etapas hacia la independencia total: la Patria Vieja, periodo el que se crearon emblemas como una bandera y escudo; la Reconquista, espacio de tiempo en el que el rey Fernando VII recuperó su trono y anuló todas las medidas independentistas; la Patria Nueva, lapso en el que las fuerzas patriotas cruzaron los Andes y se enfrentaron a los españoles hasta instaurarse el Gobierno de Bernardo O´Higgins, considerado el padre de la patria y libertador.

Finalmente, es el 12 de febrero de 1818 el día en que Chile fue reconocido como una nación soberana y libre de la Corona Española, cuando en la ciudad de Talca, Bernardo O’Higgins Riquelme firmó la declaración de independencia definitiva. La fecha no fue escogida al azar, sino que fue un homenaje a la victoria obtenida por el ejército independentista un año antes, el 12 de febrero de 1817, durante la batalla de Chacabuco.

Muchos se preguntan, ¿por qué entonces se celebra las Fiestas Patrias el 18 de septiembre y no el 12 de febrero?

Porque desde 1810 en adelante los patriotas festejaban cada 18 de septiembre la constitución de la primera junta nacional de gobierno. Así, en 1818 inclusive, el país ya tenía la costumbre de festejar la independencia nacional en el mes de septiembre, hábito que se lleva a cabo hasta nuestros días.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario