LA HABANA.- A Antonio “Tony” Baró le llevó nueve años sacar adelante su negocio, un restaurante al que acudían muchos turistas para degustar carne de cerdo, arroz y frijoles al estilo cubano. Pero el nuevo coronavirus lo obligó a cerrar en marzo.

Baró espera reabrir la próxima semana, aunque por un tiempo no habrá comensales extranjeros y deberá conformarse con los clientes locales. La buena noticia es que ahora podrá comprar insumos en el primer mercado mayorista de la isla, que comenzó a operar a fines de julio.

Te puede interesar

Con una economía en caída, sin turismo, mayores gastos para enfrentar el COVID-19 y la presión de las sanciones estadounidenses, el régimen cubano ha empezado a desempolvar reformas económicas pospuestas durante años.

La primera fue la autorización para que dueños de comedores y cafeterías puedan comprar a granel, entre otros, cerveza, harina, levadura, camarones, azúcar o aceite con un 20% de descuento.

“Esta iniciativa es muy buena, todavía no cumple las expectativas pero esperemos que sí en un futuro”, dijo a The Associated Press, Baró, de 51 años, al concurrir al nuevo mercado mayorista para realizar los trámites de inscripción requeridos. Él es propietario del paladar -como se denomina aquí a los restaurantes- “El Portal de Calzada”

La falta de un centro mayorista, largamente añorado por los emprendedores, impulsó la competencia de éstos con la población por los productos alimenticios y alentó un mercado negro. La pandemia profundizó una crisis preexistente que en 2019 se tradujo en el desabastecimiento de alimentos y combustible.

Aunque el régimen cubano asegura haber logrado mantener bajo control la pandemia con 2.775 casos positivos y 88 fallecidos hasta ahora, el nuevo coronavirus ha tenido efectos profundos en la economía. Según una estimación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Producto Bruto Interno de Cuba podría caer un 8% este año, desplome que se sumará a años de crecimiento casi nulo.

Instalado en el residencial barrio de Nuevo Vedado, con un gran cartel que reza “Mercabal” en su portal, el nuevo mercado mayorista ofrece a los emprendedores una docena de productos en pesos cubanos o CUP, una de las tres monedas que circulan en la isla.

Las autoridades informaron que en los primeros cuatro días se suscribieron 213 contratos entre “Mercabal” y los emprendedores y esta semana se abrió una segunda tienda de este tipo en la oriental provincia de Holguín.

“Es una experiencia positiva”, indicó a AP Elba Zaldívar, de 59 años y dueña de una cafetería en Santiago de las Vegas, en las afuera de La Habana. “Pienso que en lo adelante haya más productos... Al final quien gana es la población”.

Por ahora están excluidas otras categorías como los dueños de hostales o alojamientos.

“Las reformas van en el sentido correcto, pero no son todas las que se necesitan”, dijo a AP Mauricio de Miranda, economista cubano y profesor de la Pontificia Universidad Javeriana Cali, en Colombia.

Pese a que algunos pequeños empresarios se mostraron optimistas por las medidas de apertura económica como el mercado mayorista, otros expresaron cautela porque ya han visto demasiadas idas y vueltas en el proceso de reformas económicas.

“¿Van a durar las medidas? ¿Son un parche temporal que después el gobierno va a echar para atrás como ha hecho en otras ocasiones? Ése es el mayor miedo que tenemos nosotros”, reflexionó Camilo Condis, un contratista del Estado de 34 años.

Para los analistas está claro que el Estado cubano no abandonará el monopolio en sectores clave como la educación o la salud y que las autoridades continuarán el modelo basado en la empresa estatal socialista para las grandes industrias.

De acuerdo con Miranda, es necesario un paquete de medidas “que se traduzcan en un incremento de la producción de bienes y de servicios, en el mejoramiento del ingreso y del empleo productivo”.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 28.65%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.39%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 31.29%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 17.66%
719 votos

Las Más Leídas