Cuba ha registrado entre 2000 y 2017 un total de 10.703 homicidios, una media de 595 por año, según datos entregados por el Ministerio de Salud Pública a las Naciones Unidas, y que aparecen publicados en el periódico oficial Invasor, de la centro oriental provincia de Ciego de Ávila.

De acuerdo con un reporte aparecido este viernes en Diario de Cuba, el medio oficialista considera un "peligro" la negación del fenómeno, en una inusual crítica a la ausencia del tema en la prensa estatal.

Citando a la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (UNODC), el rotativo señala que Cuba reportó en 2016, 572 homicidios, lo que representó una tasa de 4,99 por cada 100.000 habitantes, al tiempo que Chile y Argentina registraron indicadores similares en el continente.

En Centroamérica se ubican las ciudades de mayor tasa de homicidio del mundo: San Salvador (El Salvador), 136,7; Acapulco de Juárez (México), 108,1; San Pedro Sula (Honduras), 104,3.

Venezuela es otro país del continente donde los homicidios presentan una tasa muy elevada, 56,33 para un total de 17.778 de estos hechos reportados en 2016.

En Cuba, con datos disponibles por provincias solo en 2013, los números reflejan que Cienfuegos (con 20) fue el territorio que menos homicidios reportó, seguido de Ciego de Ávila (21), mientras que La Habana (132), Santiago de Cuba (102), Camagüey (65) y Holguín (62) sobresalieron en cuantía.

Invasor, que se detiene a profundizar algo más en los números de la provincia avileña, precisa que las actas de defunción computadas en el departamento de registros médicos y estadísticas de la Dirección Provincial de Salud, arrojan que desde 2011 y hasta el 2017 la cifra de homicidios en un año nunca ha sido menor a 16.

En el período de tiempo al que el periódico tuvo acceso (2011-julio 2018) los homicidios se contabilizaron en 26, 24, 21, 30, 17, 16 y 22, respectivamente. Hasta julio de este año, ya habían sido 12.

El medio se pregunta si estos actos están asociados a la venta al por mayor de bebidas en casi cualquier lugar y a cualquier hora "en un país donde se compra más fácil una botella de ron que un pan con croquetas".

"¿Será la violencia doméstica acallada solo por siglos de machismo, o también porque quien calla cree que serviría de poco rebelarse cuando el agresor recibe una pírrica multa, un papel de advertencia (y ella posiblemente otra tunda)?", se interroga.

El Código Penal en Cuba establece entre siete y 30 años de privación de libertad para quienes cometen homicidios. La mayoría de estos sucesos se producen por intermediación de armas blancas en un país donde las armas de fuego están bajo control de las fuerzas de seguridad del Estado.

Estos hechos de sangre suelen ser cubiertos en la isla por la prensa idependiente. Recientemente, de forma inusual, el periódico 5 de Septiembre dio seguimiento al asesinato de una joven madre y la posterior resolución del caso hasta el juicio de los ejecutores del crimen.

Para Invasor, se trata de "un peligro que no acaba tras las rejas y deambula por la calle en crónica roja, sin que los periódicos intenten, siquiera, cambiarles el color; convirtiéndolo, tal vez, en peligro mayor, por ignorado".

FUENTE: Publicado originalmente en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas