CARACAS.- Una misión del gobierno de Noruega se encontraba el martes en Venezuela como parte de los esfuerzos para impulsar una mesa de diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y distintos sectores de la oposición, entre ellos, el encabezado por el presidente encargado Juan Guaidó.

“Vamos a llevar a los adversarios de la revolución al terreno en donde se define todo, el voto popular. Ya los hemos llevado a nuestro terreno, el diálogo”, dijo Maduro en un acto del régimen televisado. “Es un diálogo para plantear la cruda verdad de Venezuela”, agregó el dictador, destacando que en la víspera ratificó ante la misión de Noruega las condiciones que ha puesto para acercarse con sus adversarios.

Te puede interesar

Maduro ha dicho que estaría dispuesto a entablar conversaciones con Guaidó siempre que el líder opositor "cumpla" varios requisitos, entre los que se incluye reconocer su legitimidad como mandatario, aceptar a la nueva Asamblea Nacional —de mayoría oficialista— e impulsar el levantamiento de las sanciones internacionales impuestas para forzarlo a dejar el poder. Además exige que de inmediato se devuelvan “todas las cuentas bancarias” y el dinero que ha sido “confiscado” a Venezuela.

Maduro descartó que sus condiciones sean un obstáculo para iniciar una negociación.

Guaidó, que se ha mostrado desconfiado a iniciar un acercamiento con Maduro en el pasado, pareció ceder el 11 de mayo y tomó la iniciativa de invocar el diálogo. Ésa fue la primera vez que el opositor se mostró públicamente abierto a negociar con el régimen, al que repetidamente denomina “la dictadura”.

Guaidó sostiene que la grave crisis política, social y económica que azota a Venezuela merece la búsqueda de “soluciones realistas y viables”. Su propuesta de “Acuerdo de Salvación Nacional” implicaría negociaciones con el régimen y sus aliados locales, organizaciones de oposición y la comunidad internacional. Guaidó — en contraste con la exigencia de Maduro sobre las sanciones— planteó la conveniencia de levantarlas gradualmente como incentivo para llegar a un acuerdo.

Más de medio centenar de países reconocen a Guaidó como mandatario interino tras los comicios fraudulentos de 2018, en el que "resultó electo" Maduro. La mayoría de países todavía lo respaldan, entre ellos Estados Unidos, que congeló todos los activos del régimen venezolano en su territorio y prohibió a los estadounidenses hacer negocios con Caracas.

Maduro sumó el martes una quinta exigencia para comenzar el diálogo: Que a partir de ahora todas las reuniones sean abiertas al público y la prensa. “No más reuniones privadas”, pidió.

Previos esfuerzos de llegar a un acuerdo se descarrilaron uno tras otro, entre ellos el más reciente, promovido por Noruega. Esas negociaciones se truncaron en agosto de 2019, luego que Maduro ordenó el retiro de sus delegados en rechazo al endurecimiento de las sanciones que entonces le impuso Washington. Semanas después, Guaidó anunció el agotamiento de los diálogos.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.82%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.79%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
13026 votos

Las Más Leídas