El régimen cubano presentó en televisión la noche del martes a los presuntos autores de los ataques a los bustos de José Martí y las vallas de Fidel Castro revindicados por el grupo incógnito "Clandestinos" y acusó a EEUU de haberlos financiado a través de activistas cubanos de Miami.

En un reportaje transmitido por el oficialista Noticiero Estelar de la Televisión Cubana, Panter Rodríguez Baró y Yoel Prieto Tamayo, a quienes los medios oficiales achacaron los sucesos en una nota oficial publicada el 8 de enero pasado, aparecieron reconociendo ser los autores de los ataques, y acusando a la activista cubana Ana Olema, residente en EEUU, de pagarles para hacerlo.

Te puede interesar

El guion del reportaje asegura que Olema es la "infame cabeza visible de la mafia anticubana radicada en Florida" y presenta como prueba varios envíos suyos realizados a través de Western Union dirigidos a Rodríguez Baró, quien luego habría pagado a Prieto Tamayo para que lo secundara, además de mencionar como cómplices de ambos a Guillermo Mendoza Torroella y Jorge Ernesto Pérez García, ambos también detenidos en La Habana.

La denuncia asegura que Olema pagó además por letreros pintados por los mismos individuos en febrero de 2019, donde llamaban a votar "No" en el referendo constitucional celebrado en Cuba en esa fecha.

"Este dinero forma parte de los 30 millones de dólares que el Gobierno de los Estados Unidos destinó para estos fines el pasado año", asegura el reportaje, sin presentar prueba alguna.

En el audiovisual se incluyen imágenes de cámaras de vigilancia pública en las que presuntamente aparecen ambos individuos desplazándose por zonas de La Habana donde sucedieron los hechos, y se asegura que en una sola madrugada ellos "denigraron con sangre de cerdo 11 bustos martianos y tres vallas con contenido político en un recorrido por escuelas, instituciones y lugares públicos de diferentes municipios de la capital".

La acusación del Gobierno incluye señalamientos contra el rapero Aldo Rodríguez Baquero "el Aldeano", Luis Manuel Otero Alcántara y el grafitero "El Sexto" –a quien califica como seudoartista–, quienes serían parte de "un grupo de 'activistas' que, sin obra ninguna, tratan de usar supuestas obras de arte y 'performances' para promover el desorden público y el antagonismo con las instituciones del Estado cubano".

También, acusa a Panter Rodríguez Baró de ser consumidor de drogas, incluyendo cocaína.

Agrega el texto del audiovisual que "la contrarrevolución intentó mostrar en redes sociales que existía una 'célula clandestina' que todavía operaba en la Isla. Para ello utilizaron a Yonel Fernando Cardoso Freyre, cubano residente en Miami, como rostro público", asegura.

El reportaje insiste en que "Clandestinos" es "una supuesta organización mediáticamente construida", cuyas acciones "tenían el propósito de fomentar un ambiente de inseguridad en el país".

Después de la detención de Rodríguez Baró y Prieto Tamayo, el propio grupo desmintió en sus redes sociales que ambos formaran parte de ese movimiento.

"Clandestinos" salió a la luz pública el 2 de enero pasado tras compartir en redes sociales varias imágenes de bustos de José Martí manchados de pintura roja, una metáfora de "la nación sangrante", según varios usuarios de Facebook y Twitter.

"Así amaneció La Habana", publicó ese día "Clandestinos". "Calentamos La Palma, la Policía del Cerro, el Latino, Alta Habana y otros", en un post acompañado por las etiquetas #LlegóLaHora, #Clandestinos y #ElCambioesYa.

Curiosamente, la nota oficial no explica cómo a lo largo de enero se han reportado disímiles actos semejantes a los presuntamente cometidos por los detenidos. En los últimos días se han producido reportes de ataques semejantes en otros territorios cubanos además de La Habana, como Matanzas, Villa Clara, Camagüey y Santiago de Cuba, algunos de ellos reivindicados por "Clandestinos".

En Santa Clara, por ejemplo, tras el llamado del grupo incógnito a "marcarle la puerta a un chivato", aparecieron pintadas con la palabra "Chivatón" y "Perro comunista".

En Santiago de Cuba, la emisora oficial CMKC reportó un "acto de repudio" tras sucederse allí "nuevos actos vandálicos" contra "un busto martiano y un mural con la imagen destacada del líder eterno de la Revolución cubana", Fidel Castro.

También en el Bloque H del reparto José Martí de esa ciudad hubo un "acto de repudio", "ante individuos inescrupulosos que intentaron mancillar la imagen del Maestro", según el reporte en su muro de Facebook de Marleini Ferriol Solán, que no ofreció otros detalles sobre lo sucedido.

Asimismo, en Camagüey aparecieron grafitis en dos paredes de edificios céntricos de la ciudad y varios perfiles incógnitos han mostrado billetes de todas las denominaciones marcados con un logo dedicado a "Clandestinos".

Este martes, hubo un llamado del grupo a través de sus redes sociales a "empapelar La Habana y Cuba entera" con imágenes de José Martí sangrante. "Que no quede una sola impresora sin imprimir el llanto de Martí", propone su más reciente tuit.

Ana Olema rechaza que financie a "Clandestinos"

Tras la acusación emitida en la televisión oficialista el martes, la activista cubana Ana Olema, residente en Miami, rechazó en su cuenta en Facebook la afirmación de que financia al grupo incógnito "Clandestinos".

"A estas altura es imposible darle crédito a un reportaje hecho por una prensa al servicio de una dictadura, con unos entrevistados que no están siendo entrevistados, sino que después de días y días bajo interrogatorio, en las mazmorras de la Seguridad del Estado, se les obliga, sabe Dios bajo qué amenaza, a decir cualquier cosa", escribió Olema en su cuenta en la red social y calificó de "falsas" las acusaciones en su contra.

"Estaríamos orgullosos de apoyar cualquier movimiento de resistencia civil y cívica en Cuba, pero esas acusaciones son falsas. Ese movimiento nació dentro de Cuba espontáneamente y ahora ellos quieren decir que no, que es una fabricación del extranjero porque no quieren reconocer que el descontento popular está escalando y que tienen un oposición legítima y autóctona", añadió.

"Son acusaciones falsas, de un sistema represivo que está utilizando los medios y la propaganda para perseguir y hostigar al pueblo cubano. Asesinando su reputación, señalándolo de manera pública, sembrando pruebas fraudulentas, operando desde el terror", agregó la activista cubana.

"Esto es un crimen de Estado", concluye su publicación en la red social.

Embed

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estaría usted de acuerdo con que los padres en Florida puedan decidir si sus hijos asistirán o no a clases cuando se traten temas como la evolución humana, la educación sexual o la influencia del hombre en el cambio climático?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas