MIAMI.- "Miren cuantas multas injustas me han impuesto, yo no pagaré ninguna. Abajo el castrocomunismo", dijo Agustín Figueroa Galindo, líder del Movimiento por la Libertad de Cuba coronel Vicente Méndez, quien fue multado una vez más por el régimen castrista tras protestar en una tienda en Aldabó, en en el municipio Boyeros, en La Habana, donde decenas de cubanos tuvieron que regresar a sus casas con las manos vacías a pesar de haber hecho fila por horas y tener un "número" para comprar alimentos básicos.

Figueroa Galindo era una de las personas que había conseguido un número para comprar alimentos, pero los productos se "agotaron" antes de lo previsto debido a que, según la justificación que ofreció la administración de la tienda, había que abastecer a los trabajadores de esa unidad y a los policías que mantienen el "orden" en las colas.

Te puede interesar

La protesta del activista opositor por el abuso se produjo como consecuencia de su frustración tras realizar una cola desde horas tempranas de la madrugada.

"[Asignan] 70 números que se lo escriben [a los compradores] en la mano o en el nasobuco, pero no alcanzan porque le dan [los productos] a la administración y la Policía", describió Bertha Antúnez, del Directorio Democrático Cubano.

Embed

A Figueroa, el régimen le impuso una nueva multa de 2.000 pesos, y lo acusan de escándalo público. Pero el opositor dice que no pagará.

"Las multas se han convertido en un método de contención para asustar a las personas. Sí, sí han llevado a la cárcel [a personas por no pagar las multas], hay unos que tienen multa hasta de 10.000 pesos cubanos. Otros están presos por impago de la multa y otros casos siguen acumulando multas", aseguró Antúnez.

Las exhorbitantes multas que imponen los agentes del régimen de la isla no se corresponden con la situación que viven los cubanos ni con sus ingresos. Una multa de 2.000 pesos cubanos equivale a dos veces el salario promedio de los cubanos de a pie.

La activista opositora apuntó que son muchos están los que están presos por no pagar las multas, pero la mayoría de los multados ha decidido no pagarlas porque ellos significaría reconocer que han infringido la ley, cuando en realidad no han cometido ningún delito.

Las acusaciones del régimen son una clara evidencia de la represión y la falta de libertad de expresión y económica impuesta por el castrismo en Cuba.

Las colas se han convertido en el diario vivir para los residentes en la isla, quienes tienen que dedicar largas jornadas de espera para poder adquirir alimentos y productor básicos, una situación que está generando una crisis debido a que los llamados "coleros" están vendiendo los puestos en la cola. El cubano de menos recursos debe comprar el espacio en la cola para poder ingresar a la tienda de víveres y comprar.

"Esta bueno de abuso ya. Se están llevando las cosas de la tienda los policías junto con los administradores. Aquí está el pueblo que necesita; está bueno de abuso ya. Firme lo que le de gana; lo que no hay es que callarse más la boca", dijo Agustín Figueroa Galindo, líder del Movimiento por la Libertad de Cuba Coronel Vicente Méndez.

Este es uno más de los casos de abuso de poder del régimen que ha sido documentado por el Directorio Democrático Cubano.

FUENTE: REDACCIÓN /DLA

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas