miércoles 17  de  julio 2024
AMÉRICA LATINA

Escala de tensión entre Uruguay y Venezuela, más aislamiento para Maduro

El politólogo uruguayo, Adolfo Garcé asegura que el mandatario nunca tuvo el apoyo de la derecha latinoamericana, y ahora pierde a muchos de izquierda

Por Lydnel Reyes

La relación entre el gobierno de Uruguay y el régimen de Nicolás Maduro continúa en tensión, luego de que el presidente Luis Lacalle Pou se pronunció nuevamente acerca de la situación política en Venezuela, y denunció que en el país suramericano “no están dispuestos a llevar a cabo elecciones justas y transparentes” el próximo 28 de julio.

Desde que asumió la presidencia en 2020, el mandatario uruguayo ha reiterado en distintas oportunidades su postura de definir a la administración de Maduro como una “dictadura”, debido a que considera que ha bloqueado todas las vías democráticas para una salida pacífica del poder.

“No es la primera vez que el presidente Lacalle Pou hace este tipo de declaraciones con respecto al régimen de Venezuela, esa ha sido su opinión desde su campaña electoral en 2019 y luego durante su gobierno, y no creo que cambie esa posición”, señaló en conversación con el DIARIO LAS AMÉRICAS el politólogo uruguayo de la Universidad de la República, Adolfo Garcé.

Garcé opinó que es necesario que los gobiernos de la región se observen mutuamente, desde el punto de vista del respeto a la garantía de la democracia, “sobre todo en América Latina que es un continente en el que reina la desigualdad e históricamente han prevalecido los regímenes autoritarios”.

“Me parece bien que los presidentes demócratas critiquen a los regímenes como el de Cuba, Venezuela y Nicaragua, aunque afecte la relación entre los países, ese será un costo que habrá que pagar. Cuando los gobernantes de derecha critican las dictaduras de otros países, favorecen los procesos democráticos de las naciones y hacen lo correcto”, añadió.

Más aislamiento

Aseveró que las posiciones contrarias al chavismo que han surgido en la comunidad internacional demuestran el “creciente aislamiento” del régimen venezolano. “Nicolás Maduro y quienes lo acompañan nunca tuvieron el apoyo de la derecha latinoamericana, y ahora aumenta el descontento perdiendo el de muchos gobiernos de la izquierda”.

En ese sentido, el también profesor universitario, expresó que en caso de no reconocer los resultados de las elecciones presidenciales del próximo 28 de julio, el régimen seguirá profundizando su aislamiento.

Entre quienes se han distanciado de Maduro, el académico mencionó al presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, el de Chile Gabriel Boric y el de Colombia Gustavo Petro, quienes han manifestado su preocupación y exigido un proceso electoral libre y transparente, luego de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no permitiera la inscripción de Corina Yoris, sustituta propuesta inicialmente por María Corina Machado.

“Cuando en un país hay elecciones libres, prensa libre e independencia de poderes podemos hablar de democracia, algo que no ocurre en Venezuela desde al menos hace 20 años. Cuando los presidentes critican las dictaduras de otros países, favorecen los procesos democráticos de las naciones y hacen lo correcto”, enfatizó.

Relación de tensiones

En febrero de 2024, Luis Lacalle Pou condenó la detención arbitraria de la abogada y activista de derechos humanos Rocío San Miguel y la ratificación por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la cuestionada inhabilitación impuesta por el régimen a la líder opositora María Corina Machado para ejercer cargos públicos por 15 años, luego de su triunfo en las primarias opositoras del 22 de octubre con más del 90% de los votos.

Tras contar con el amplio apoyo del pueblo venezolano, Machado lleva meses recorriendo distintos estados de Venezuela que se han visto golpeados por más de 20 años de crisis, en respaldo a la candidatura del abanderado de la Plataforma Unitaria Democrática (PUD), principal coalición opositora venezolana, Edmundo González Urrutia, quien según los sondeos de opinión cuenta con una clara ventaja del 66% sobre el oficialista Nicolás Maduro.

El primer mandatario uruguayo ya había cuestionado la forma cómo se ha venido manejando el proceso electoral en ese país, cuando aseguró que la dictadura chavista ha impedido la transición democrática en Venezuela, mediante la persecución e inhabilitaciones políticas a dirigentes opositores y la negativa de permitir la observación internacional de la misión electoral de la Unión Europea (UE) a la votación presidencial.

Este pronunciamiento generó respuestas de la cúpula chavista, la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez, acusó en dos ocasiones de “lacayo” de Estados Unidos a Lacalle Pou, luego de la visita del canciller uruguayo Omar Paganini a ese país, y le pidió no “inmiscuirse" en los asuntos de Venezuela y ocuparse de los problemas de su nación.

Vínculos diplomáticos

El gobierno de Uruguay designó en marzo de 2024 a la diplomática Silvana Montes de Oca como embajadora de Uruguay en Venezuela, tras la renuncia del político uruguayo Eber da Rosa, quien fue designado en el cargo después de ocho años de ausencia de ese rol en Caracas, durante el mandato de José “Pepe” Mujica, referente de la izquierda latinoamericana.

Esto luego de que en febrero pasado el canciller Omar Paganini llamará a consultas diplomáticas al entonces embajador de Uruguay en Venezuela Eber Da Rosa, para que informara sobre los “preocupantes acontecimientos” que a juicio del gobierno uruguayo atentaban contra las condiciones electorales para un proceso transparente.

Al respecto, Verónica Ramírez, exencargada de negocios de la embajada de Uruguay en Venezuela, durante el segundo mandato de Tabaré Vázquez, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS que a pesar de las tensiones entre ambos países, el presidente Luis Lacalle Pou ha mantenido la representación diplomática en la nación suramericana, “con la embajada abierta y representantes trabajando y observando el panorama político venezolano”.

“Este es un mensaje de Uruguay, que quiere decir: mantengo mi vínculo con el Estado, porque las relaciones no son solos con los gobiernos sino también con el pueblo, pero continuamos observantes a todo lo que está ocurriendo”, subrayó.

La diplomática no cree que estos enfrentamientos entre Lacalle Pou y su homólogo venezolano se calmen, “puesto que este también es un año electoral en Uruguay, y nuevamente Venezuela es uno de los temas principales en la agenda política”.

Asimismo, expuso que estas tensiones afectan negativamente la relación bilateral entre ambas naciones, en cuanto a la paralización del flujo comercial, “que aunque no está suspendido totalmente, no existe la misma cooperación comercial de hace 12 años”.

Por último, Ramírez aclaró que el vínculo migratorio no se ha afectado en lo más mínimo, lo cual se refleja en la cantidad de migrantes venezolanos que se encuentran viviendo en Uruguay en este momento, que se ha triplicado a 33.000 en los últimos cinco años.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar