martes 9  de  abril 2024
INVESTIGACIÓN

Exponen nexos del Departamento de Estado con Mipyme que tendría vínculos con régimen de La Habana

Álvaro Hernández afirma que estuvo en varios proyectos que una Mipyme (vinculada con el régimen de Cuba) realizó para el Departamento de Estado de EEUU

Diario las Américas | GELET MARTINEZ FRAGELA
Por GELET MARTINEZ FRAGELA

LA HABANA.- El artista cubano Álvaro Hernández acaparó titulares en enero pasado después de ser despedido de la Mipyme MadWoman, una agencia de marketing con sede en La Habana que tuvo problemas con su decisión de escribir "¡Abajo la Dictadura!" en la plataforma de redes sociales X.

Aunque el comentario de Hernández solo obtuvo dos reacciones en línea, su despido puso en evidencia nuevos aspectos sobre su antiguo empleador, suscitando interrogantes acerca de los posibles lazos de la empresa con el régimen cubano y de si el Departamento de Estado contrató a una entidad respaldada por el régimen para promover eventos patrocinados por la Embajada de los Estados Unidos en La Habana.

Después de escapar de la dictadura comunista en Cuba, Hernández y su pareja sentimental, Betto Góngora, quien también trabajaba en MadWoman como diseñador gráfico, concedieron entrevistas a ADN desde la frontera entre Estados Unidos y México, donde se encuentran buscando asilo.

MadWoman opera como una Mipyme independiente, pero los supervisores de Hernández insinuaron que tenía conexiones con el régimen cubano.

MadWoman está legalmente registrada como una Mipyme, un acrónimo comúnmente utilizado para nombrar a micro, pequeñas y medianas empresas en Cuba dirigidas por emprendedores que, supuestamente, operan de manera independiente con respecto al estado comunista. Como tal, estas entidades están exentas de las sanciones de Estados Unidos que prohíben a los estadounidenses hacer negocios con empresas o individuos afiliados al régimen de Castro.

La empresa donde trabajaba Álvaro Hernández, registrada formalmente como MD Creativa S.R.L, era prácticamente desconocida hasta que se produjo su despido. El joven contó recientemente que la directora de operaciones de la agencia, Laura Trujillo, y su estratega jefe, Disley Alfonso Santos, le habían dicho en una reunión que la causa de que hubiera sido despedido era la publicación que había hecho en la red social.

"Cuando llegué a la reunión, me mostraron mi publicación en X y me preguntaron: '¿Qué es esto?'", recuerda Hernández. "Eso es lo que pienso", dice haber respondido el joven, de 22 años. "No dije mucho durante toda la conversación", detalló.

El joven de 22 años admitió sentirse sorprendido de que algo así le estuviera sucediendo en una empresa "privada".

"Es algo que esperas en una empresa estatal pero no en una Mipyme", dijo, explicando, además, que "muchas veces se hicieron comentarios dentro de la empresa criticando la ineficiencia del gobierno cubano".

Pero Hernández asegura que el rompecabezas cobró más sentido para él cuando escuchó decir a Disleidy Alfonso durante su despido que, aunque estaban registrados como una Mipyme, eran parte del régimen cubano y no podían tener empleados haciendo tales comentarios.

"Me dieron varias razones por las cuales tenían que 'separarme indefinidamente de mis funciones en la agencia', ya que eran una empresa del gobierno y no podían tener empleados haciendo tales comentarios", enfatizó. "Me dieron varias razones por las cuales tenían que 'separarme indefinidamente de mis funciones en la agencia', ya que eran una empresa del gobierno y no podían tener empleados haciendo tales comentarios", enfatizó.

Según un manual de empleados de MadWoman revisado por ADN, la empresa de mercadeo requiere que su personal, contratistas y colaboradores "se abstengan de hacer publicaciones o compartir contenido que pueda ir en contra de las políticas establecidas en el país (Cuba)".

ADN le envió varias preguntas a MadWoman, pero, hasta el momento de la publicación de este reporte, no obtuvo respuesta de la empresa.

Hernández y Góngora informan a ADN que MadWoman prestaba servicios en proyectos para el Departamento de Estado de los Estados Unidos y su Embajada en La Habana.

Después de las primeras revelaciones de Hernández a la prensa, este profundizó el análisis de los contratos de su antiguo empleador con el gobierno estadounidense, para revelar que su antiguo empleador estaba detrás de algunos materiales promocionales para el Departamento de Estado y la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Hernández afirma que estuvo personalmente involucrado en varios proyectos que MadWoman realizó para el Departamento de Estado de Estados Unidos, incluida la locución para una campaña dirigida a frenar la inmigración ilegal. Su novio, Betto Góngora, quien trabajaba como diseñador gráfico para MadWoman, también participó en varias campañas encargadas por la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

A pesar de la condena personal de Biden a Cuba como un "estado socialista fracasado", su Departamento de Estado ha colaborado repetidamente con instituciones del régimen que frecuentemente participan en prácticas discriminatorias y persecusión política, como el Ministerio de Cultura y el Instituto Superior de Arte (ISA).

Mientras trabajó en MadWoman, la pareja de Hernández, Góngora, diseñó las campañas para eventos de la embajada, como el Mes de la Historia Negra, que se celebró junto a instituciones del régimen conocidas por su acoso a artistas e intelectuales afrocubanos.

Tanto el Ministerio de Cultura como el Instituto Superior de Arte (ISA) han enfrentado acusaciones de artistas y estudiantes cubanos que han sido objeto de acoso, despidos e intimidación debido a sus ideas políticas. Esto incluye a los artistas y activistas de renombre mundial Mykel Osorbo y Luis Manuel Otero Alcántara, quienes actualmente languidecen en prisión por escribir canciones sobre la libertad.

El exministro del Ministerio de Cultura de Cuba, Abel Pietro, y su director actual, Alpidio Alonso, también han sido acusados de insultos raciales contra artistas afrocubanos y de impulsar actos de violencia contra periodistas, respectivamente.

Otros trabajos para la Embajada en La Habana incluyeron la promoción de una presentación en el lugar del artista de jazz Ted Nash y otros eventos que recibieron críticas de activistas de derechos humanos, quienes arremetieron contra los intentos de la Embajada de Estados Unidos de encubrir la represión del régimen como parte de un esfuerzo encubierto para convencer al presidente Biden de que alivie las sanciones.

Sin embargo, el funcionario del Departamento de Estado, Eric Jacobstein, sugirió durante una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara que la Embajada de Estados Unidos en La Habana sabría cuándo una Mipyme es una fachada porque realiza el proceso de control que se requiere.

"Nuestra embajada en La Habana se involucra regularmente con empresarios y visita con frecuencia sus lugares de trabajo, manteniendo conversaciones continuas con estas personas para revisar cuidadosamente cualquier información desfavorable recibida sobre los empresarios", afirmó.

Tanto Hernández como Góngora explicaron que los proyectos en los que la Embajada de Estados Unidos estaba involucrada eran tratados con gran secreto por el liderazgo de MadWoman y que al personal no se le permitía interactuar con esos "clientes de alto perfil" o tener reuniones con ellos.

En el caso de MadWoman, la empresa trasladó sus oficinas recientemente de la Avenida 15, entre 8va y 10ma, a Residencias Miramar, un amplio espacio que pertenece a Inmobiliaria CIMEX, S.A, una entidad sancionada por el gobierno de Estados Unidos.

Según Hernández, durante su última reunión en MadWoman le informaron que otra de las razones de su despido era que la empresa estaba a punto de obtener un nuevo espacio de oficina con Cimex y que sus críticas al régimen podrían poner en peligro la mudanza.

Inmobiliaria Cimex pertenece a Corporación CIMEX S.A., un conglomerado estatal cubano encabezado por el coronel Héctor Oroza Busutil.

Cimex se dedica a la importación y exportación de bienes, así como al turismo y la banca. Además, opera como parte del consorcio militar Gaesa, el cual también está sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos debido a su implicación en el financiamiento de la represión en Cuba.

Cuando ADN consultó al Departamento de Estado sobre la relación entre MadWoman y Cimex, un funcionario se limitó a decir que "como parte de nuestros esfuerzos para promover la política de Estados Unidos en Cuba, la Embajada de Estados Unidos en La Habana sigue la ley, las políticas y los procedimientos aplicables al adquirir bienes y servicios de entidades cubanas, incluida MadWoman, una Mipyme cubana".

Hernández también recuerda que su antiguo empleador mencionó a otros dos clientes corporativos que, según la empresa, podrían tener problemas con sus puntos de vista políticos: Cervecería Parranda y Mandao.

Si bien Cervecería Parranda es una entidad conocida por ser propiedad del régimen cubano, a Hernández no se le proporcionó una explicación sobre por qué Mandao, una empresa privada registrada en Delaware, pero que opera en Cuba, podría tener un problema debido a sus puntos de vista.

El sitio web de la empresa enumera una dirección física en 1 Alhambra Plaza, PH floor, Coral Gables, FL, 33134, pero comenzó a operar como un negocio de entrega a domicilio en 2019 en Cuba durante la pandemia.

No obstante, tener entre su cartera de clientes a Cervecería Parranda podría contradecir lo que el Sr. Jacobestein reiteró ante la Rep. Salazar durante una audiencia reciente en la que se discutió sobre las MYPIMES:

"Estas son personas que no obtienen dinero de la economía estatal y no tienen forma de sobrevivir", fue la descripción que se hizo de los empresarios a los que el gobierno de Estados Unidos estaba ayudando como extremadamente vulnerables, lo cual no parece ser el caso de MadWoman, que, incluso, utiliza un espacio de oficina perteneciente al conglomerado militar.

Según Hernández, muchos de sus colegas especulaban en silencio que alguien en MadWoman tenía que trabajar para el régimen, debido a la cartera de clientes de la empresa y su rápido ascenso al estrellato en un sistema comunista.

Sin embargo, esa especulación no se convirtió en realidad hasta que, según el testimonio de Hernández, Disleysi Alfonso hizo comentarios sugiriendo que sus opiniones críticas sobre el régimen podrían comprometer su negocio.

Perseguidos políticos luchan por solicitar asilo en la frontera

Una breve mirada a la página de Facebook de la Embajada de Estados Unidos en La Habana muestra numerosas quejas de cubanos que han estado esperando hasta cinco años para recibir su visa de reunificación familiar y venir legalmente a los Estados Unidos.

Luego están casos como los de Góngora y Hernández y otros activistas de derechos humanos, quienes esperan en la frontera sur, en una situación precaria, para que se escuche su caso de asilo político en Estados Unidos. Ambos se aventuraron en el viaje desde la isla caribeña hasta el continente centroamericano y avanzaron desde Nicaragua hasta la frontera entre México y Estados Unidos, justo al sur de Texas.

Los jóvenes expresan el temor de ser perseguidos y enfrentar sentencias de prisión retaliativas después de revelar lo que sus supervisores dijeron sobre la presunta relación de MadWoman con el régimen cubano, mientras se hallan en medio del proceso de solicitar asilo en los Estados Unidos, confiando en la aplicación CBP One del gobierno estadounidense para que procese su caso.

En años recientes, el Departamento de Estado y cabilderos estadounidenses con intereses económicos en la isla han intentado presentar a las Mipymes cubanas como una forma de disuadir la inmigración ilegal. Su argumento ha sido que, al eximir a los llamados emprendedores cubanos que, supuestamente, operan de manera independiente del régimen comunista, estos pueden ganar dinero y tendrán menos motivos para huir del "estado socialista fallido".

Pero la historia de Góngora y Hernández sugiere que ese no es el caso.

"La dictadura comunista cubana utiliza el mito de que las 'Mipymes' son empresas independientes para eliminar sanciones y crear la ilusión de que está transitando hacia una economía de mercado libre!, explicó.

Si bien activistas de derechos humanos cubanos han insistido en que la noción de independencia de las Mipymes es un mito, el Departamento de Estado ha promovido la narrativa de La Habana de que la libre empresa es posible dentro del estado comunista como una alternativa para frenar la migración a Estados Unidos.

Por ejemplo, un video publicado en la página de Facebook de la Embajada de Estados Unidos en La Habana muestra un dibujo animado de un cubano llamado Roberto, quien, cansado de esperar su visa de reunificación familiar durante 5 años, decide vender su motocicleta para emigrar ilegalmente a Estados Unidos.

En el video del Departamento de Estado, la embajada sugiere que el joven podría encontrar esperanza y libertad en la Cuba comunista abriendo una Mipyme, un sueño que había compartido con su novio desde hace mucho tiempo. Una vez que el hombre abra su Mipyme, podría tener más éxito y no tendría necesidad de irse de Cuba, sugiere el video de la embajada.

A pesar de las ilusiones generadas por la embajada sobre la posibilidad de que la libre empresa o alguna forma de libertad puedan prosperar bajo la dictadura militar cubana, el caso de Hernández y Góngora pone de manifiesto una cruda realidad: incluso aquellos que reciben licencias para iniciar una Mipyme operan a merced del régimen comunista, bajo su dirección y control.

Quienes se atreven a hablar en contra del gobierno enfrentan represalias en forma de cierre de negocios, acoso, intimidación y posibles enjuiciamientos penales.

Para Hernández, de 22 años, la dictadura militar cubana ha creado el "invento de la Mipyme" para dar la ilusión de que su obsoleto sistema comunista está transitando hacia una economía basada en el libre mercado.

"El gobierno cubano ha creado esta mentira para aparentar que las cosas están cambiando en Cuba, pero es una mentira para apelar a la comunidad internacional", dijo a ADN. "Todas esas Mipymes de alto perfil" operan bajo el auspicio del régimen, afirmó.

"Una persona común no puede abrir una y crecer tan rápidamente en Cuba, y todos sabemos que en Cuba, solo aquellos que están conectados con el gobierno cubano pueden trabajar para la Embajada de Estados Unidos, lo que es un tema delicado para las autoridades", explicó.

Aunque el sistema de inmigración presenta obstáculos para los perseguidos políticos, Estados Unidos habría admitido a "emprendedores" cubanos que se asocian con el régimen de Castro

Mientras Hernández y Góngora cuentan los días en el desierto mexicano en la frontera suroeste, las dos propietarias de MadWoman, Disleidy Alfonso y Mayvic Delgado Segade, han recibido visas de entrada hacia Estados Unidos, según publicaciones en redes sociales revisadas por ADN.

Una de las visas de viaje que Alfonso recibió le permitió participar en Washington en un programa de emprendimiento patrocinado por el Departamento de Estado, el programa IVLP - WeAmericas, una red de más de 160 mujeres emprendedoras de 23 países latinoamericanos diferentes, según una publicación en redes sociales de MadWoman.

La Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado indica que: "El Programa de Liderazgo de Visitantes Internacionales (IVLP) es el programa de intercambio profesional principal del Departamento de Estado de los Estados Unidos. A través de visitas a corto plazo a los Estados Unidos, líderes extranjeros actuales y emergentes en una variedad de campos experimentan este país de primera mano y cultivan relaciones duraderas con sus contrapartes estadounidenses. Las reuniones profesionales reflejan los intereses profesionales de los participantes y respaldan los objetivos de política exterior de los Estados Unidos".

Cuando se preguntó sobre los programas de intercambio, un funcionario del Departamento de Estado declinó hacer comentarios sobre el caso y simplemente afirmó que "los registros de visas son confidenciales y no comentamos sobre casos individuales".

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) no respondió a las preguntas de ADN sobre este tema.

Investigación publicada originalmente en ADN CUBA.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar