MIAMI.- “La crisis de la post pandemia y de la propia pandemia va a poner al país en condiciones de extrema miseria y pobreza”, advirtió el analista político Jesús Seguías en entrevista concedida a DIARIO LAS AMÉRICAS, y sentenció, “si los venezolanos pensaban que no puede venir nada peor, se equivocan. Porque lo que viene es infinitamente peor que lo vivido hasta ahora”

El presidente de la encuestadora Datincorp defiende la tesis de que es necesario una negociación entre la oposición, representada en el gobierno interino que encabeza Juan Guaidó, y los representantes del madurismo; considera que la oposición al régimen que usurpa el poder en esa nación, debe proponerse como objetivo superar lo que califica como las “cinco megas crisis”: la económica, la de los servicios públicos, la social, la emocional y la crisis política.

Te puede interesar

Seguías da por sentado que para el 82% de los venezolanos lo más importante es la severa crisis económica que atraviesa esa nación. Sin embargo, el descalabro económico que padece Venezuela, el país con la mayor reserva de petróleo del mundo, de donde unos cinco millones han emigrado huyendo de la hambruna, la insalubridad y la falta de atención médica, se señala como consecuencia del sistema político afianzado en el poder por más 20 años.

El llamado socialismo del siglo XXI implantado en esa nación por el fallecido Hugo Chávez, a costa de la riqueza nacional, ha sustentado por sistema de subsidios las economías de regímenes aliados de la región como el de Cuba y Nicaragua.

Seguías admite que el empeño de la oposición venezolana en cambiar el gobierno es un necesidad, sin embargo se plantea la interrogante de “cómo lograrlo”.

En opinión del analista, para Estados Unidos no sería difícil sacar a Nicolás Maduro del poder, pero analiza las consecuencias, basado en ejemplos de otras incursiones militares estadounidenses en conflictos anteriores.

“La guerra de Irak le costó a Estados Unidos más de 5.000 muertos”- recordó. Apenas 300 murieron en la destitución de Saddam Hussein. El resto murió en el proceso de normalización de Irak, cosa que jamás pudieron lograr. Hace 20 años que eso ocurrió e Irak todavía está en medio de una convulsión interna impresionante. Y en Libia, sacaron a Muammar Gaddafi, y la tenemos en las condiciones en que está. Para los estadounidenses está muy claro que el problema no es [solamente] sacar a Maduro. En la Casa Blanca entendieron que el problema es quién asume el control del país y quién logra restablecer las condiciones necesarias para la reconstrucción económica del país. Ahí es a dónde vamos”.

Según un estudio cualitativo realizado por la firma Datincorp, con un grupo de empresarios venezolanos radicados en el exterior, acerca de la disponibilidad de invertir en el país, en caso de que hubiera un cambio de gobierno, la respuesta unánime, según Seguías fue que: “depende, porque si el país está convulsionado por la violencia nosotros no vamos a correr riesgo. Estoy hablando de los capitalistas venezolanos, imagina a los extranjeros”.

Resaltó las cuatro condiciones que los inversionistas privados exigen para decidirse a establecer negocios en Venezuela. “Primero, una absoluta paz social y política. Dos, un nuevo marco jurídico. Tres, seguridad ciudadana y cuarto, un gobierno que haga respetar los acuerdos establecidos. Todo eso pasa por un ambiente de acuerdos y consensos entre los venezolanos que están enfrentados en este momento. O sea, pasa por una negociación. El problema no es de capacidad militar para generar un cambio”•

“Es importante mantener el foco en el objetivo planteado. Si el objetivo es superar las cinco mega crisis y no solamente la política entonces tienes que establecer estrategias que conduzcan a resolver las cinco mega crisis comenzando por la económica”, apuntó.

Plantea que basados en estudios realizados a través de su encuestadora, puede asegurar que un alto por ciento de los venezolanos emigrados, lo han hecho por razones económicas y en busca de oportunidades de calidad de vida. Sobre ese argumento, llama a los políticos a enfocarse en lo que el país está exigiendo”.

Y aunque Seguías es partidario de la necesidad de una negociación, reconoce que en ese intento es donde se pone el juego pesado porque quienes integran la cúpula gobernante “no tienen en su agenda entregar el poder, bajo ninguna circunstancia, ni por las buenas ni por las malas”.

En su opinión, en este momento, “Nicolás Maduro se siente seguro. Su estrategia consiste primero en lograr que Donald Trump pierda las elecciones en noviembre. No porque los demócratas les den la espalda a los venezolanos, sino que los demócratas posiblemente asuman una posición más parecida a la Europea y eso para Maduro es una ganancia porque al único poder mundial que le teme Nicolás Maduro es a los Estados Unidos”.

Y advierte, si Estados Unidos desaparece del escenario con todo el poder de coacción que ha puesto, Nicolás Maduro se olvida de diálogo, acuerdos y sigue a su camino hasta lograr su segundo objetivo que es cubanizar a Venezuela desde el punto de vista geopolítico. “Significa que tendremos en América Latina otro país de corte socialista cubano que todos los países rechazarán, pero conviven con él porque ya son las realidades geopolíticas y no se puede hacer más nada. Estados Unidos tiene a Cuba, un país comunista, a 90 millas de su costa. No se le ha ocurrido invadirlo. Hubo un acuerdo después la crisis de los misiles en el año 1962 y Estados Unidos lo ha respetado”.

Estallido social

En opinión de Seguías, en Venezuela no ha ocurrido un estallido social similar al El Caracazo, ocurrido en 1988, porque el régimen ha logrado un nivel de control social demasiado férreo.

“Han aplicado la estrategia de que “candelita que se prende, candelita que se apaga”, ese es el primer elemento.

Además reconoce el analista que el régimen de Nicolás Maduro “ha puesto a los venezolanos a escoger entre la comida o la vida. Y la gente opta por la vida, porque la comida significa la muerte”.

Mencionó otros países manejados por dictaduras, en los que han ocurrido situaciones similares a las de Venezuela.

“En China entre 1959 y 1962 murieron más de 30 millones de chinos por inanición, por hambre, por el famoso salto delante de Mao Tse Tung, y no pasó nada. En el año 33 en la Unión Soviética murieron más de 10 millones de personas, la mayoría ucranianos en el famoso Comodoro y no ha pasado nada. En Cuba en 60 años han pasado todas las miserias habidas y por haber y no ha pasado nada, al igual que en Corea del Norte y no ha pasado nada”.

El analista no descarta un estallido social, “lo que sí digo es que de producirse, producto de lo que va a venir, yo no sé en qué condiciones va a reaccionar el país”.

En sus opinión, “la única manera de que haya un estallido social, que ponga en peligro la estabilidad del gobierno, es que sea simultáneo, el mismo día, en dos o en 48 horas se levantó el país entero, ahí sí es verdad que se les va de la mano [el control]”.

Seguías considera que el “mesianismo se ha apoderado de las filas opositoras” y advierte que de eso “hay que estar conscientes, si queremos encontrar una solución real al problema”.

@ELKISBEJARANO

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

La Ciudad de Miami ha ordenado el uso obligatorio de mascarillas u otro tipo de protección facial en lugares públicos. Hialeah, Coral Gables y North Miami Beach adoptan medidas similares. Para Usted...

Es la única manera de evitar el aumento de los contagios
El uso de la mascarilla no tiene que ser obligatorio
Está bien usarla en mercados o centros de salud, pero no en la calle
Más que usar mascarilla, hay que controlar a los grupos de riesgo
ver resultados

Las Más Leídas