LA HABANA.- Desde la próxima semana, el régimen cubano tendrá un "presidente" con nuevas funciones y estrenará otros cargos públicos en sintonía con la Constitución vigente desde abril, que estableció un esquema gubernamental diferente.

El Consejo de Estado informó este lunes que convocaba para el día 10 de octubre a una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral y oficialista), que deberá designar a un "nuevo gobierno" para la isla tal como lo establece la nueva Carta Magna.

Te puede interesar

Actualmente los cargos de presidente de los consejos de Estado y de Ministros lo asume el designado gobernante Miguel Díaz-Canel, quien sucedió en abril de 2018 al general Raúl Castro, una de las figuras históricas del régimen de La Habana y quien permanece como secretario del poderoso, y único legal, Partido Comunista de Cuba.

Aunque en las leyes cubanas están prohibidas las campañas políticas, ambos dirigentes comunistas impulsaron la reforma constitucional.

Se desconoce qué papel tomará Díaz-Canel –un ingeniero de 59 años– en el nuevo esquema, pero se estima que no saldrá de la cúpula gubernamental.

Cuba tiene un singular sistema electoral en América Latina, pues a su carácter unipartidista se suma el hecho de que es el Parlamento unicameral el que elige al mandatario de entre sus diputados.

La nueva Constitución estableció además que por primera vez habrá un vicepresidente en la nación caribeña y un primer ministro, aunque la nominación de éste dependerá del mandatario de turno. Igualmente se designarán gobernadores para las provincias, entre otras novedades.

En la nueva Carta Magna se estableció que el presidente del país dirigirá la política en general y su política exterior. También será el jefe de las Fuerzas Armadas, mientras su primer ministro se encargará de formar Gobierno y trabajar con él en el Consejo de Ministros. , y será la primera vez en seis décadas .

También se mantendrá separado el Consejo de Estado del de Ministros –actualmente dirigidos ambos por Díaz-Canel– pues a partir de la formación del "nuevo gobierno", el primero estará regido por los líderes del Parlamento y el segundo, por el designado por el "presidente". Será la primera vez en 60 años que se separen ambos poderes en la isla comunista.

A pocos días de la "renovación" de la cúpula del régimen, se desconoce quiénse serían los candidatos para tales puestos.

De acuerdo con la nueva Constitución, los 605 diputados que forman el Parlamento también designarán a los demás miembros del Consejo de Estado, que con la reforma de la ley electoral aprobada el pasado mes de junio pasarán de 31 a 21, y los cargos de presidente, vicepresidente y secretario de la propia Asamblea Nacional.

Aprobada primero en referéndum y después en la Asamblea Nacional, la nueva Constitución crea una nueva estructura política, aunque mantiene la misma carga ideológica –el único cambio a este respecto es la renuncia a la utopía comunista–, y da forma jurídica al proceso de apertura económica impulsada por Raúl Castro.

En materia de Derechos Humanos, el principal cambio operado por la reforma constitucional iba a ser la legalización del matrimonio homosexual, pero finalmente se descartó. Amnistía Internacional ha lamentado que, si bien "a primera vista parece fortalecer los Derechos Humanos", un análisis más detallado revela que los limita a las leyes cubanas.

FUENTE: Con información de AP y Europa Press

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas