CARACAS/ESPECIAL.- Siete años después de un cierre parcial y tres de un cierre total, la frontera entre Colombia y Venezuela vuelve a estar abierta oficialmente, aunque aún luce poco probable que se logre recuperar el intercambio comercial que en el año 2008 llegó a 7.200 millones de dólares. Sin embargo, con el acercamiento entre los presidentes Gustavo Petro y Nicolás Maduro Colombia ganará impulso económico y Venezuela un inusual respaldo político.

Se debe recordar que la reapertura de la frontera ocurre porque el gobierno de Gustavo Petro decidió establecer relaciones diplomáticas con el régimen de Nicolás Maduro, descartando el reconocimiento que en 2019 el entonces presidente de Colombia Iván Duque otorgó a Juan Guaidó como Presidente (encargado) de Venezuela, a raíz del desconocimiento de la elección presidencial que Maduro se atribuyó en 2018.

Te puede interesar

Este cambio de política exterior permitirá el restablecimiento de relaciones diplomáticas y consulares y la apertura de los cuatro pasos fronterizos para facilitar el comercio terrestre, además de la reanudación de vuelos comerciales y de carga que estaban paralizados desde hace tres años.

Desbalance comercial

Sin embargo, no todo son buenas noticias para Venezuela. El economista Angel Alvarado sostiene que “abrir la frontera no es suficiente para promover el comercio bilateral, también es necesario disminuir los costos aduaneros y de frontera; mejora de infraestructura de transporte, eliminando las matracas y simplificar regulaciones (impuestos)".

Por su parte, Francisco Rodríguez, profesor de Asuntos Públicos e Internacionales en la Universidad de Denver (Colorado-EEUU) sostiene que es inaceptable que Venezuela subsidie la economía colombiana. Rodríguez se refiere en concreto a la venta de urea con descuento que Maduro hará al gobierno de Petro.

"Inaceptable que Venezuela, país empobrecido tras años de un conflicto político destructivo, ahora subsidie a la economía colombiana vendiéndole petroquímicos por debajo del precio de mercado -sostiene Rodríguez- La razón por la que Venezuela se ve obligada a vender a estos precios es porque su acceso a otros mercados está fuertemente restringido por las sanciones sobre nuestra industria petrolera. Lamento que el gobierno colombiano haya decidido aprovecharse de esa situación. Hay espacio para que Venezuela y Colombia retoman un clima de cooperación que ayude a promover el desarrollo sustentable de ambos países. La venta de productos subsidiados a los aliados políticos del gobierno de Maduro no es una forma de lograrlo".

Una opinión que comparte el economista Francisco Monaldi: "Si entiendo bien, un país en la catástrofe económica más severa que ha visto la región les regala a otros 5 millones de dólares. ¿Quién es responsable de esa pérdida patrimonial?”.

Aunque no existe una respuesta oficial, en la actuación del embajador de Colombia en Venezuela puede encontrarse la respuesta.

Desde que presentó sus cartas credenciales en Venezuela, Armando Benedetti se ha convertido en el principal defensor del gobierno de Maduro, adoptando como propio el discurso del chavismo sobre temas sensibles para los venezolanos.

Benedetti ha puesto en duda las cifras de migrantes venezolanos anunciadas por ACNUR y la Organización Internacional de Migración que cifran el éxodo en, al menos, 6,8 millones de personas. Como ocurre con los principales voceros del régimen venezolano, el embajador de Colombia desestima que el número de migrantes sea tan elevado e incluso comparte las declaraciones del chavismo en las que asegura que 60% de los venezolanos que abandonaron el país han regresado.

Como un vocero político más del gobierno de Maduro, Benedetti ha atacado directamente a la oposición venezolana. Por ejemplo, ha indicado: “Juan Guaidó no es nadie, no existe allí, ni acá”.

Benedetti también se ha alineado políticamente con el discurso oficial venezolano que responsabiliza del colapso estructural del país y a la emergencia humanitaria compleja a las sanciones internacionales promovidas por EEUU. “Lo que pasa es que aquí la pobreza se da por las sanciones tan bárbaras, yo me quedo aterrado de las sanciones tan duras, eso hace que se quiebren las empresas, eso hace que todo se reviente”.

La reunión que no ocurrió

Con el respaldo político de Colombia a Venezuela se había pactado un encuentro bilateral entre Petro y Maduro el pasado 26 de septiembre para oficializar la apertura de la frontera. No obstante, Maduro no asistió al evento aduciendo supuestos problemas de seguridad.

Sin embargo, la ausencia de Maduro en la apertura -a la que sí asistió Petro- puede ser consecuencia de la divulgación en los días previos del tercer informe de la Misión internacional independiente de determinación de los hechos de las Naciones Unidas sobre la situación de derechos humanos en Venezuela.

En este informe se destacó la responsabilidad de la cadena de mando (Nicolás Maduro y Diosdado Cabello) por los crímenes de lesa humanidad cometidos por los servicios de inteligencia de Venezuela como parte de un plan para reprimir a la oposición al gobierno.

Fuentes diplomáticas consultadas por DIARIO LAS AMÉRICAS coinciden en que la foto de Petro con Maduro después de la divulgación del informe hubiese sido inconveniente para el presidente colombiano.

No obstante, a pesar de la ausencia de Maduro, el presidente de Colombia sostuvo que la reanudación oficial de la actividad comercial en la frontera era “un día histórico para el país, para la región y para América del sur (…) Venezuela ha pedido su ingreso a la Comunidad Andina y lo mismo ha hecho la República de Chile, y un poco más lejana se acerca la República Argentina si diéramos ese pasó creo que Colombia estaría construyendo su plataforma de progreso económico más importante después de su propio mercado interno”.

Normalizar la crisis

La posición pragmática del gobierno colombiano en relación con la violación de Derechos Humanos en Venezuela comienza a generar todo tipo de críticas. Por ejemplo, la doctora en Ciencias Políticas Maryhen Jiménez recordó que la prosperidad que anhela Petro

“debe venir acompañada de democracia y respeto por los derechos humanos en toda la región. Colombia ha sido testigo de la crisis multidimensional que atraviesa Venezuela. En ninguna circunstancia debe normalizarla”.

Una posición que comparte el ex presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez. “La reapertura de la frontera no nos puede llevar a olvidarnos de lo que hay en Venezuela. Allá acabaron con las libertades. A la oposición la metieron a la cárcel o hicieron que se fuera del país, los medios de comunicación los cerraron, allí no hay límites para ejercer violencia contra los disidentes”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.77%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.68%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.55%
31445 votos

Las Más Leídas