CARACAS.- La semana pasada Carlos González envió desde España 200 dólares a su madre que vive en Venezuela. Transfirió las divisas a la cuenta en el exterior de un odontólogo que desde enero le compra todos los meses y este odontólogo le depositó los bolívares a su madre. La transacción se hizo a la tasa del mercado negro. A Venezuela no ingresó un solo dólar.

En un intento porque los venezolanos en el exterior dejen de utilizar este mecanismo para enviarle remesas a sus familiares y los dólares comiencen a ingresar al país, prácticamente en bancarrota, Nicolás Maduro, autorizó legalmente a tres casas de cambio (Zoom, Insular e Italcambio) a que reciban remesas desde Western Union y MoneyGram a una tasa que busca ser atractiva.

Te puede interesar

Desde 2003 el régimen venezolano mantiene un férreo control de cambio para determinar cuántos dólares y a que tasa pueden comprar las empresas y los particulares. No obstante, la gran mayoría de quienes no pueden adquirir divisas por esta vía recurren al mercado negro donde el dólar se cotiza a una tasa muy superior a la que establecen las autoridades (una ley prohíbe divulgarlo).

Para tratar de atraer a las remesas el Gobierno ha colocado una tasa de 2,2 millones de bolívares por dólar que supera ampliamente a la de 80.000 bolívares por dólar que rige para el resto de las transacciones.

No obstante, esta tasa de 2,2 millones de bolívares por dólar aún se encuentra por debajo de la cotización de la moneda estadounidense en el mercado negro y existe una gran desconfianza hacia el Gobierno.

Los temores

Carlos González afirma que “no voy a utilizar ese sistema que han creado con las tres casas de cambio. Seguramente mi madre tendría que registrarse. ¿Y si después lo que hacen es obligarla a que siempre reciba los dólares que le voy a enviar a la tasa que ellos decidan, quién garantiza que no van a dejar esa tasa fija durante meses o años? ¿Le van a cobrar algún impuesto por recibir este dinero desde otro país?”.

Gracias a la emigración no es desdeñable el número de familias que se protegen de la hiperinflación con la ayuda que reciben de familiares en el exterior. De acuerdo con un estudio de la firma Datos, al cierre de enero de este año 14% de los venezolanos mayores de 18 años (alrededor de tres millones de personas) contestó afirmativamente a la pregunta de si le han enviado dinero desde el extranjero y la mitad de éstos señaló que lo recibe una vez al mes.

Los números sugieren que quienes emigraron a Europa y Estados Unidos ya han logrado estabilizarse y por eso han iniciado el envío de remesas de forma constante. En el mediano plazo debería suceder algo similar con la cantidad de venezolanos que se ha marchado a países de Suramérica como Colombia, Ecuador y Perú.

En la última edición de Migration and Development Brief (reseña sobre migración y desarrollo) el Banco Mundial proyecta que en 2017 el envío de remesas a Venezuela se ubicó en orden de 289 millones de dólares, una cifra bastante baja comparada con, por ejemplo, 5.696 millones de República Dominicana pero que cuenta con un gran potencial de crecimiento.

Si bien no es fácil determinar la magnitud de la diáspora porque la doble nacionalidad de venezolanos que se han mudado a países como España o Italia complica los cálculos, el estudio de Datos registra que en enero 63 de cada 100 venezolanos afirmó que en los últimos doce meses un familiar se marchó al extranjero.

Y todo apunta a que la salida seguirá este año. Ante la pregunta: ¿Tienes pensado irte de Venezuela en los próximos 12 meses? El 41% de la población mayor de edad responde afirmativamente.

Cuando los países cuentan con un sistema legal que permite la libre venta de divisas a un tipo de cambio de mercado las personas en el exterior envían la mayoría de las remesas a través de la banca y las entidades financieras utilizan estas divisas para satisfacer la demanda de dólares, por ejemplo, de empresas que necesitan importar materia prima.

De esta forma, las remesas pasan a formar parte de los recursos con que cuenta un país para realizar importaciones, estabilizar el tipo de cambio o incrementar sus reservas internacionales.

Poco efecto

En un reporte sobre la estrategia que está utilizando el Gobierno para tratar de captar las remesas la firma Ecoanalítica señala que la tasa que se ha establecido “es atractiva para segmentos de la población venezolana en el exterior que no están bancarizados en el país de residencia o que no tienen acceso a plataformas digitales como Paypal u otras”.

Pero añade que “al menos en el corto plazo, estimamos que el mercado cambiario no oficial continuará siendo el mecanismo más relevante para las transacciones de ayuda financiera en divisas por parte de los venezolanos en el exterior a sus familiares y allegados”.

Ecoanalítica considera que “el Ejecutivo debe ir a un esquema de legalización plena del mercado paralelo de divisas (no oficial), esto en el marco de una estrategia consistente y creíble para reducir y mantener la brecha entre la tasa oficial y paralela”.

La firma Síntesis Financiera indica que “el flujo de pequeñas remesas que transita por el sistema bancario nacional público y privado ha venido creciendo, y prevemos que este año se ubicará entre 1.000 y 1.500 millones de dólares. Esas remesas buscan el mejor precio del dólar, los flujos de dinero encuentran el cauce al segmento de mercado que resulte más atractivo”.

La urgencia

La necesidad de la administración de Nicolás Maduro por comenzar a captar parte de las remesas es comprensible. Tras no ahorrar en los tiempos de los altos precios del petróleo, multiplicar por cinco la deuda en divisas y despilfarrar buena parte del dinero el país se ha quedado sin suficientes dólares para importar y cancelar el vencimiento de la deuda.

Las reservas internacionales, el tanque de dólares que tiene el Banco Central para que el país pague a tiempo la deuda externa y cubrir importaciones se ubicó al cierre del 14 de junio en 8.849 millones de dólares, un nivel históricamente bajo y que es igual al de junio de 1994 cuando el país estaba inmerso en una fuerte crisis bancaria.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
60515 votos

Las Más Leídas