El Consejo de Defensa Provincial informó en una última actualización de la situación tras el paso del tornado por La Habana sobre más de 4.800 afectaciones a viviendas, de ellas, un total de 380 derrumbes totales. Así lo detalló el portal web Diario de Cuba.

Según declaraciones ofrecidas, Miguel Díaz-Canel anunció en la última reunión del Consejo de Ministros realizada el martes que "se inicia una etapa de trabajo más preciso".

El régimen insistió en "la confección de las fichas técnicas de cada vivienda", lo cual debe "hacerse con premura, pero a su vez con toda la calidad requerida, de manera que se minimicen los errores que puedan llegar a las oficinas de trámites".

Los damnificados del evento meteorológico no escapan a las cuestiones burocráticas. Para que le sean otorgado los materiales en los rastros, cada quien "debe presentar su carné de identidad, compromiso de pago, certificado de damnificado y ficha técnica, documentos estos que se entregan en las oficinas de trámites correspondientes, en cada zona afectada".

El problema es que como admitió el lunes la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, la cantidad de personas que está acudiendo a las oficinas de trámites para adquirir materiales de construcción rebasa la capacidad de estos locales y la cantidad de especialistas para atender.

Este martes Bolaños volvió a calificar el tema del funcionamiento en estas oficinas como uno "de los más complejos en el momento actual de la recuperación", a pesar de que "se han ido adoptando medidas para reforzar el flujo del trabajo en ellas, al tiempo que se han creado condiciones en los establecimientos para que sea menor la espera de las personas".

Según las autoridades, ya han sido definidas todas las variantes de construcción de las viviendas: "en el lugar donde estaba la casa, en asentamientos o mediante adaptación de locales", como ya había anunciado un día antes el Consejo de Ministros.

También han sido designadas las fuerzas de trabajo para la construcción de las viviendas de los damnificados: brigadas del Ministerio de la Construcción, del Poder Popular y cooperativas no agropecuarias.

El Consejo de Defensa Provincial anunció que durante el tornado que acabó con la vida de seis personas "fueron protegidas 9.916 personas en 16 centros de protección y casas de familiares y amigos".

Por su parte, Rodrigo Malmierca Díaz, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, actualizó sobre los ofrecimientos de donativos que siguen llegando al país, pero los medios que han replicado la información, precisan el monto de la ayuda.

Desde que pasó el tornado, Díaz-Canel y sus funcionarios no han dejado de repetir que la Revolución "no dejará a nadie desamparado", una frase que durante décadas han escuchado víctimas de huracanes y derrumbes que viven hacinados en los colapsados albergues estatales.

La desconfianza en las soluciones del Gobierno se fundamenta también en que durante los últimos años las autoridades han dejado sobre los hombros de la población buena parte de la recuperación.

Aunque con subsidios, los damnificados deben comprar los materiales de construcción, generalmente insuficientes. El Gobierno ha sido acusado de poner a la venta donaciones incluso de alimentos y artículos como colchones que llegan al país.

Las escenas de descontento popular y los reclamos al Gobierno tras este último evento climatológico han sido difundidos ampliamente a través de las redes sociales.

FUENTE: DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el régimen cubano aceptará los verdaderos resultados del referendo constitucional?

Las Más Leídas