MÉXICO.- La Ciudad de México ha movilizado a 1.000 agentes para acabar con la "amplia y violenta" banda criminal de Tláhuac, tras el enfrentamiento entre marinos y presuntos criminales en el que murieron el jueves ocho supuestos delincuentes, informó hoy el alcalde Miguel Ángel Mancera.

"Era una organización delictiva amplia, violenta y de cobertura, que había rebasado la delegación Tláhuac", indicó el jefe de Gobierno capitalino en una rueda de prensa.

No obstante, destacó que, a pesar de que este grupo delictivo se expandió al sur y oriente de la capital -Tláhuac, Iztapalapa, Xochimilco y Álvaro Obregón- y se le conoce como cártel de Tláhuac, no puede calificarse como tal por su estructura, tamaño y composición.

Agregó que no se pretende "minimizar" el poder de este grupo: "Tenemos que cumplir con acabar con esta organización delictiva. Una organización delictiva grande y fuerte", apuntó.

El jueves tuvo lugar un violento enfrentamiento entre miembros de la Marina en la que murieron ocho presuntos narcotraficantes, en un suceso poco habitual en la capital y que mostró la presencia del crimen organizado en la urbe.

Entre los fallecidos en el enfrentamiento, ocurrido en las calles de un barrio de la demarcación de Tláhuac en el sureste de la capital, se encontraba el presunto líder de esta organización criminal, Felipe de Jesús Pérez, "el Ojos".

La zona, una de las más pobres de la urbe, despertó esta mañana en calma tras los enfrentamientos de ayer, y con la presencia de 1.000 agentes de seguridad para tener controlada la zona.

"Hacen patrullajes cruzados, rondines y toda la operatividad de supervisión que ocupa la ciudad, pero no podemos perder de vista que la ciudad está compuesta no solo por Tláhuac, sino por 16 delegaciones, que tenemos que estar cuidando", apuntó Mancera, quien aseguró que la seguridad en la metrópoli está garantizada.

mexico-activa-1000-agentes-marina-contra-bandas-tláhuac-efe.jpg
La zona de Tláhuac, una de las más pobres de la Ciudad de México, despertó este viernes en calma con la presencia de 1.000 agentes de seguridad.
La zona de Tláhuac, una de las más pobres de la Ciudad de México, despertó este viernes en calma con la presencia de 1.000 agentes de seguridad.

Mancera explicó hoy que para llevar a cabo el operativo hubo más de siete meses de investigaciones en torno a esta organización criminal, al que se le atribuyen tráfico de drogas, extorsiones, robo y se les vincula a más de 50 asesinatos.

En respuesta a las fuerzas de seguridad, personas afines o pertenecientes al grupo de vehículos tomaron y quemaron varios vehículos en la vía pública para impedir el paso de la policía.

Esta es la primera vez que se dan en la ciudad este tipo de acciones, conocidas como "narcobloqueos".

"Vimos dos acciones que trataron de emular las acciones que suceden en otros lugares. Primero quemaron unidades (de transporte) y luego comenzaron a pegar cartulinas diciendo que (el Ojos) era una buena persona", explicó Mancera.

Añadió que este grupo criminal utilizaba como mensajeros a trabajadores de los bicitaxis, muy populares en esa zona de la ciudad.

En el violento enfrentamiento a tiros se detuvo también a 16 personas acusadas de sabotaje, daños a la propiedad, ataques a las vías de comunicación y otros delitos.

Mancera no dudó en "volver a recurrir a la instancias federales" cuando la ciudad vea "necesaria una operación" de estas características para defender la seguridad.

El alcalde ofreció la rueda de prensa junto con el titular de Seguridad Pública capitalino, Hiram Almeida, y el titular de Comunicación Social de la Secretaría de Marina, Benjamín Mar.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario