Miami-Managua.- El embajador de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, dijo a través de su cuenta en Twitter que bloquear la entrada de una comisión de la OEA a Nicaragua, demuestra una vez más que el régimen de Daniel Ortega no está interesado en tomar medidas constructivas para poner fin a la represión del pueblo nicaragüense y reformar el sistema político.

El diplomático dijo que el apoyo de los Estados Unidos y de la región a los nicaragüenses continúa firme.

Te puede interesar

Ortega prohibió el sábado el ingreso de siete funcionarios de la OEA, incluyendo cinco miembros de la comisión especial creada para dar seguimiento a la crisis, quienes tenían previsto llegar el lunes a Managua para reunirse con autoridades y representantes de la sociedad civil.

El embajador Trujillo integra la comisión de alto nivel que viajaría a Nicaragua, el lunes en un vuelo de la aerolínea American Airlines, de acuerdo a la circular que publicó la Dirección General de Migración y Extranjería del régimen.

Trujillo publicó una nota de prensa de la Comisión de la OEA, sobre Nicaragua, integrada por representantes de Argentina, Canadá, Estados Unidos, Jamaica y Paraguay, en la que expresa su malestar ante la decisión del régimen nicaragüense de prohibir el ingreso al país de sus miembros y de un funcionario de la Organización, instrumentada a través de una comunicación de la Dirección General de Migración.

"El viaje de la Comisión a Nicaragua, previsto para los días 16 y 17 de septiembre, tenía por objeto dar cumplimiento a su mandato de llevar a cabo gestiones diplomáticas al más alto nivel a fin de procurar una solución pacífica y eficaz para crisis política y social en Nicaragua. La Comisión fue designada e integrada el pasado 30 de agosto y debe presentar su informe al Consejo Permanente de la OEA en un plazo de 75 días", expresa la nota de prensa.

La nota señala que el régimen de Ortega había sido informado de la realización del viaje "dada la intención de la Comisión de interactuar de manera constructiva con sus autoridades, así como con actores relevantes de la sociedad civil, con el fin de establecer un proceso de diálogo y alcanzar una solución a la situación que atraviesa el país".

"La Comisión subraya su decisión de seguir adelante con las tareas que le fueron encomendadas por la Asamblea General ante el deterioro de las instituciones democráticas y los derechos humanos en Nicaragua y hace un llamado al Gobierno nicaragüense a revisar su posición y permitirle el ingreso al país para llevar a cabo su mandato", expresa la nota de prensa de la Comisión.

La CIDH

Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó este domingo la prohibición del régimen de Daniel Ortega al ingreso de una comisión de la OEA creada para contribuir a una solución negociada de la crisis política que persiste desde 2018.

“Lamentamos sinceramente que el Estado de Nicaragua se cierre al escrutinio internacional, tanto de instancias políticas como de la comisión de la OEA y órganos de protección internacional”, declaró a The Associated Press la comisionada Antonia Urrejola, vicepresidenta de la CIDH.

El régimen de Daniel Ortega prohibió el sábado el ingreso de siete funcionarios de la Organización de Estados Americanos, incluyendo cinco miembros de la comisión especial creada para dar seguimiento a la crisis, quienes tenían previsto llegar el lunes a Managua para reunirse con autoridades y representantes de la sociedad civil.

La comisión debía presentar su informe al consejo permanente de la OEA en noviembre próximo.

"Esta era una misión política de diálogo y su objetivo era colaborar en establecer un diálogo político. Es lamentable que el gobierno de Nicaragua haya rechazado la misión”, insistió Urrejola.

Dijo que si bien el gobierno de Ortega no votó a favor de la comisión, Nicaragua “se sometió libre y soberanamente a los órganos de protección de Naciones Unidas y del sistema interamericano”, como el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la CIDH.

El régimen sandinista no ha confirmado ni desmentido la autenticidad de una supuesta carta enviada por el director de migración a los gerentes de estación de aerolíneas internacionales, comunicando la “inadmisión de entrada” para los cinco miembros de la comisión.

“No será posible la reconciliación y la paz en el país mientras continúe un discurso ‘negacionista’ de lo sucedido”, añadió Antonia Urrejola en alusión al conflicto que se inició con protestas sociales contra Ortega hace 17 meses.

Cancelación del viaje

El líder estudiantil excarcelado Nahiroby Olivas, quien se iba a entrevistar con la comisión, dijo a The Associated Press que recibió una notificación de la secretaría de apoyo técnico de la OEA “avisándonos que cancelaban el viaje, porque el gobierno no les permite entrar al país”.

Olivas es miembro de la coalición opositora Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y se iba a reunir con los miembros de la comisión de la Organización de los Estados Americanos, que también se entrevistarían con adversarios del gobierno y con familiares de personas fallecidas en las manifestaciones de 2018, entre otros.

Nicaragua vive una grave crisis política desde abril de ese año, cuando estallaron protestas sociales contra el gobierno de Daniel Ortega. Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), 328 personas fueron asesinadas -incluyendo 24 niños y adolescentes-, mientras que 120 permanecen detenidas y otras 76.000 huyeron hacia países vecinos.

Más temprano circuló en las redes sociales un supuesto documento firmado por el director de Migración de Nicaragua, comandante Juan Emilio Rivas, y dirigido a los gerentes de estación de aerolíneas internacionales, comunicando la “inadmisión de entrada” para los siete funcionarios de la OEA. El gobierno no ha confirmado ni desmentido la autenticidad del texto.

El 28 de agosto, el Consejo Permanente de la OEA respaldó con 21 votos la integración de la citada comisión, para contribuir a una solución negociada de la crisis nicaragüense, según lo dispuesto por la última asamblea general del organismo que sesionó en junio en Medellín.

La comisión quedó formada por Leopoldo Sahores, subsecretario de Asuntos de las Américas de la cancillería de Argentina; Carlos Trujillo, representante de Estados Unidos en la OEA; Elisa Díaz, delegada de Paraguay; Audrey Marks, representante de Jamaica; y Sebastián Sigouin, director de Asuntos Globales de Canadá para Centroamérica, Cuba y República Dominicana.

La supuesta notificación de Migración a las aerolíneas también prohibió el ingreso a Nicaragua de Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la OEA, y de Pablo Sandino Martinez, oficial de prensa del organismo.

Represión documentada

La CIDH documentó las protestas y concluyó que la acción policial y de paramilitares contra manifestantes dejó 328 personas muertas, incluyendo 24 niños y adolescentes, mientras que 120 permanecen detenidas y otras 76.000 huyeron hacia países vecinos.

Urrejola instó a “reconocer la gravedad de la situación como primer paso para avanzar a la reconciliación, y la importancia del acompañamiento de los organismos internacionales para generar confianza y prestar asistencia técnica” a Nicaragua.

“Es fundamental establecer un diálogo con todas las partes en un espacio de confianza. Mientras no exista ese espacio de confianza, no vislumbro un diálogo fructífero”, remarcó.

En 2018 el régimen de Ortega retiró del país a la misión de la Alta Comisión de Derechos Humanos, al Mecanismo de Seguimiento de la CIDH y al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, por considerar que sus informes sobre Nicaragua eran “sesgados” y “parcializados”.

Este domingo, la cancillería de Argentina emitió un comunicado de “condena” a la prohibición de ingreso de la comisión de la OEA a Nicaragua, y la calificó como “un hecho de inusitada gravedad”.

FUENTE: Redacción y AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario