El vuelo que trasladaría a un grupo de médicos cubanos del programa Más Médicos desde la ciudad de San Salvador de Bahía, en Brasil, a La Habana, correspondiente a la tarde de este lunes, fue suspendido, según publica Diario de Cuba en base a un informe del blog del colectivo de galenos cubanos #NoSomosDesertores.

Los directivos cubanos del programa dijeron que la suspensión se debió a "problemas técnicos". Sin embargo, testigos presenciales en el aeropuerto aseguran que la causa real fue la imposibilidad de llenar el avión ante el reducido número de pasajeros presentes para el abordaje del mismo, todos doctores del programa Más Médicos en Brasil que el Gobierno cubano evacúa hacia la Isla.

Se trata del segundo vuelo cancelado por falta de pasajeros, subrayó #NoSomosDesertores. De acuerdo con declaraciones de galenos cubanos, el 22 de noviembre se programaron dos vuelos de Cubana de Aviación para la salida de al menos 200 pasajeros en cada avión, de los cuales solo uno pudo despegar, con una capacidad de 90 personas a bordo.

Una fotografía de un avión casi vacío que ha circulado en los medios y las redes sociales contrasta con la cifra de 205 galenos que, según los medios de prensa oficiales, arribaron al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana en horas de la madrugada del día 23 de noviembre.

Más curioso aún, no existen reportes de llegadas en dicho aeropuerto del vuelo Manaos-Habana, al que pertenece la instantánea. Las informaciones de llegadas al aeropuerto de La Habana se refieren a un vuelo procedente de Brasilia que aterrizó en la capital cubana a las 2:10AM hora local, casualmente a la misma hora en que llegara el vuelo procedente de Manaos y que saliera del aeropuerto Eduardo Gomes de esa ciudad pasadas las 11:00PM local.

Como publicó DIARIO DE CUBA este lunes, "del grupo de 1.388 médicos cubanos que ya debía haber vuelto a Cuba tras el anuncio del Gobierno de La Habana de finalizar su participación en el programa Más Médicos, solo han regresado 1.102", quedándose en el territorio brasileño 286 de ellos, lo que significa que solo ha regresado el 79.39%.

Para #NoSomosDesertores, no es de extrañar que muchos doctores cubanos hayan decidido permanecer en Brasil. Además de mencionar como la causa la promesa de garantía de sus derechos laborales y humanos que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, ofreció al declarar que los galenos debían recibir el 100% de sus salarios y tener a sus familias con ellos por el término de su contrato en la nación carioca, sino por el pésimo trato que han recibido de su jefes de misión en relación a la logística del viaje.

Según diversas fuentes, los últimos días en el país sureño han sido un trago amargo para los médicos. Su malestar llegó a las redes sociales, pues muchos denunciaron el abuso, la humillación y la falta de consideración hacia ellos.

Después de asegurárseles que sus menajes y propiedades importadas estarían exentos de pago en la Aduana de Cuba, encontraron ya en territorio nacional que tenían que pagarlos.

Otra promesa que se les hizo aseguraba que los galenos que regresaran podrían salir nuevamente del territorio nacional. No obstante, una orientación de última hora del departamento de Inmigración y Extranjería del Ministerio del Interior (MININT) ha prohibido la emisión de pasaporte corriente a profesionales vinculados a la Salud pública, con lo cual quien no tenga pasaporte habilitado no podrá salir del territorio nacional por ningún motivo.

Todo lo anterior se conoce gracias a las denuncias hechas por los propios galenos cubanos.

Además, existe también la circular de Bufetes Colectivos de Cuba, emitida en octubre de 2017, sobre el embargo a las titulaciones, de la que recién se están enterando los médicos cubanos. Ello supone que no podrán obtener tampoco sus documentos acreditativos de Doctores en Medicina, con lo cual no podrán hacer la reválida que Brasil exige para ejercer como médicos en ese país.

Mientras dure la operación de regreso, que debería concluir el 27 de diciembre, los médicos han recibido órdenes de no viajar fuera de los estados en los que se encuentran ni salir de sus municipios. Participantes de la misión señalan que hay personal de la Seguridad del Estado en Brasil a cargo de controlar a los profesionales de la salud.

Entre las medidas de presión patentes en un documento con 19 puntos, distribuido por la Dirección Provincial de Salud de Santiago de Cuba y posteado en las redes sociales, se advierte en el punto 12 que "los colaboradores que no regresen se considerarán desertores y tendrán que esperar ocho años para su entrada al país".

Quienes no aborden los aviones según las instrucciones de La Habana, lo harán a pesar de la redoblada vigilancia de la Seguridad del Estado y del castigo anunciado de ocho años sin poder regresar al país ni ver a sus familiares.

FUENTE: Publicado originalmente en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas