CARACAS. - A pesar de que en las publicaciones en redes sociales de artistas e ‘influencer’ se vende la idea que Venezuela se está recuperando, la realidad es otra. Según la más reciente Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (ENCOVI) Venezuela “es un país empobrecido en términos económicos y demográficos con elevados índices de pobreza y desigualdad y con gran escepticismo respecto al futuro”.

Los resultados del estudio -conducido por la Universidad Católica Andrés Bello- muestran que el tamaño de la economía venezolana se ha reducido notablemente. “En el período 2014-2020 el PIB real muestra una reducción acumulada de 74%. Se ha mermado la capacidad potencial de producción y la productividad de los factores disponibles, efectos difíciles de revertir en el corto y mediano plazo”, se indica en las conclusiones de la Encovi.

Te puede interesar

Por otra parte, se señala como una de las causas de la crisis económica “la merma de los ingresos petroleros externos por una combinación de factores esencialmente domésticos (gestión de PDVSA, falta de inversión, etc.), a los cuales se añade posteriormente el impacto de las sanciones”.

Pobreza y desigualdad

La ENCOVI concluye que el consumo de alimentos en Venezuela ha pasado por distintas etapas. Desde el período donde la bonanza económica incrementó el consumo privado hasta 5% por año entre 2004-2009; hasta las fases de mayor crisis (2014-2019) primero por el desabastecimiento y luego por la hiperinflación.

Aunque ENCOVI sólo ha realizado mediciones de consumo de alimentos en 2020 y 2021 en general el consumo de alimentos en términos reales per cápita ha caído en este último año entre 2% y 13% según el estrato.

Todos los estratos redujeron su gasto en alimentos. El Estrato más pobre fue el que más redujo su gasto en alimentos (13.3%). Lo cual implica un mayor sacrificio de ajuste precisamente entre los más pobres.

En este sentido las diferencias entre estratos son importantes. “Los pobres no extremos gastaron 214% más que los pobres extremos, y los no pobres 137% más que los pobres”, concluye el estudio.

Adicionalmente estas magnitudes de gasto en alimentos evidencian la insuficiencia de las transferencias (bonos) mensuales del gobierno. En promedio para que los pobres no extremos superen el umbral de pobreza se necesitaría una transferencia mensual de 25 dólares por persona. En la actualidad escasamente llega a 2.5 dólares, lo que supondría que deberían aumentar su valor 10 veces y pasar de 2 a 3 los miembros que lo reciben.

Por su parte para salir de la pobreza extrema a la no extrema, el bono mensual por persona tendría que ser de 16 dólares, seis veces más su valor promedio actual y pasar de 2 a 4 los miembros que lo reciben.

Por otra parte, la ENCOVI concluye que la crisis de movilidad ha hecho que la pobreza extrema tenga un repunte. La crisis de movilidad afectó más a las ocupaciones y oportunidades de los pobres.

“Si distribuyéramos todo el ingreso de las familias equitativamente entre ellas -se explica en el estudio- el promedio per cápita sería de 30 dólares por venezolano al mes, es decir un 1 dólar por persona al día. Bajo ese escenario imaginario de igualdad absoluta, no sólo todos seríamos pobres según la línea de pobreza internacional de 1.9 $/p/d., sino que tendríamos que duplicar el ingreso nacional y distribuirlo equitativamente nuevamente para seguir siendo pobres, pero no extremos”, concluye el estudio.

Disminuye la fuerza laboral

La actividad laboral en Venezuela sigue deteriorándose como consecuencia de la continuidad en la caída de la actividad económica por sexto año consecutivo.

Según la ENCOVI entre 2014 y 2021 el empleo formal se redujo 21.8 puntos porcentuales (4.4 millones de empleos).

Por otra parte, la destrucción de empleo público y privado ha significado un aumento de 20 puntos en los trabajadores por cuenta propia. Hoy 1 de cada 2 trabajadores está autoempleado.

Se pierde el bono demográfico

El estudio indica que el tamaño de la población venezolana “se redujo a 28,7 millones. El crecimiento demográfico en el último quinquenio fue negativo en -1,1%. Somos menos porque poco más de 4 millones de personas dejaron el país en el período 2015-2020 y

porque hay 340 mil nacimientos que no se produjeron, debido a que migraron las potenciales madres”.

Adicionalmente se resalta que los riesgos de morir han aumentado. Venezuela tiene la tasa de mortalidad infantil registrada hace 30 años (25,7 por cada millón) y las generaciones nacidas en el período de crisis (2015-20) van a vivir menos años que quienes nacieron antes (2000-05). Hay una pérdida de casi 3 años en la esperanza de vida. Los pronósticos previos a la crisis daban una esperanza de vida de más de 83 años para el 2050. Ahora se calcula 76,6”.

En las conclusiones de la ENCOVI se indica que la migración reciente venezolana “sigue mostrando un perfil caracterizado por la preeminencia del componente masculino en edades jóvenes, que dejó el país fundamentalmente por la necesidad de buscar trabajo y se ha dirigido principalmente a países de la región como Colombia, Perú, Ecuador o Chile. No obstante, la situación de pandemia se mantiene la frecuencia y los montos de las remesas entre la mayor parte de quienes envían, y es bastante reducido el porcentaje de retornados”.

Por otra parte, se ratifica la composición joven de quienes emigran. Casi la mitad de quienes dejaron el país durante los últimos cinco años son jóvenes de 15 a 29 años y 90% si se considera el tramo de 15 a 49 años; jóvenes en edades activas, cuya principal razón de emigrar es la necesidad de buscar empleo en otro país (86%).

Según el estudio la segunda razón de emigración que va en aumento corresponde a la reagrupación familiar.

Además, se advierte que la migración “está contribuyendo a la formación de unidades familiares transnacionales localizadas entre los lugares de origen y destino. El parentesco con el jefe del hogar en Venezuela da cuenta de que principalmente han emigrado los hijos e hijas (57%) y en segundo lugar el esposo o esposa del jefe del hogar.

En el caso de las remesas, en el estudio se concluye que 3 de cada 5 emigrados envía ayudas en dinero o especie a su hogar de origen. 57% de esos envíos se hacen 1 o 2 veces al mes, contribuyendo en alguna medida a la reactivación del consumo en los hogares perceptores.

Estas ayudas llegan principalmente por transferencias electrónicas que se reciben en Bs (65%) y cuyo origen es una operación en divisas efectuada entre titulares de cuentas en el exterior. Por efecto de la pandemia solamente en 11% de las ayudas dejaron de llegar y 22% redujo la cantidad o la frecuencia.

Crisis educativa

Según las conclusiones de la ENCOVI “el cierre de los centros educativos a causa de la pandemia por el COVID-19 ha tenido efectos adversos sobre la cobertura educativa en todas las edades, particularmente las correspondientes a la educación inicial y universitaria. Las inequidades sociales en los procesos de aprendizaje se han ampliado debido a la adopción de la modalidad de educación a distancia sin brindar los apoyos necesarios a docentes y estudiantes, así como a los hogares para que puedan realizar el acompañamiento que se pide”.

De hecho, se alerta que la cobertura educativa cayó a 65% en el rango entre 3 y 24 años. En 2016, por ejemplo, la cobertura educativa para este grupo de la población fue de 76%.

En el caso de la población entre 3 y 5 años “se reduce el acceso a la educación inicial y con ello el apresto que se brinda para el desarrollo de competencias básicas para la continuidad del proceso formativo”. Mientras en la población entre 18 y 24 años “se reduce el acceso a la enseñanza universitaria. Hay una movilidad desde la educación privada imposible de atender por las instituciones públicas (…) Debilidades para el desarrollo de educación a distancia, mientras la exclusión es mayor entre los hombres jóvenes”.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42.02%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.33%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.65%
59660 votos

Las Más Leídas