Hablar del aceite de coco está de moda. Unos dicen que sube el colesterol y otros lo ven como la maravilla alimenticia que además de curar todos los males se ha convertido en un ayudante gastronómico de un sin fin de comidas que presentan los nuevos y creativos chef. Y tú qué piensas? Ya te topaste con el aceite de coco?

Como Health Coach, dedicada a inspirarte a comer saludable con una alimentación 100% natural basada en plantas, investigo antes de recomendarte el uso de algún producto. Las modas alimenticias van desde dietas con puras grasas hasta las détox. Y mucho de lo que vemos en el pedestal de la fama, seguramente le ha funcionado a un grupo de personas, sin embargo, como somos una bio-individualidad, lo que le funciona a unos, quizás sea un veneno para otros. Por eso me gusta recomendarte que escuches tu cuerpo y atiendas a su llamado. Que tomes tiempo para ti a la hora de ir a comer para que estés atento y tomes decisiones inteligentes a la hora de llevarte la comida a la boca

Te puede interesar

Yo amo el aceite de coco, no procesado, es decir sin refinar y preferiblemente orgánico. Lo uso en diversas comidas y lo prefiero a cualquier aceite refinado que este en los anaqueles del supermercado sin fecha de expiración. Los aceites vegetales son naturalmente muy sensibles a la temperatura y a la luz y se ponen rancios con facilidad, por los que los hidrogenan y procesan con químicos, para que se conserven mejor, en sus botellas plásticas transparentes, perdiendo sus cualidades nutritivas y pasando a ser verdaderos venenos para nuestra salud.

Pero me voy a ir a la evidencia científica sobre el aceite de coco, para no idealizarlo pero tampoco demonizarlo. El aceite de coco, como ha sido demostrado en el laboratorio, tiene 80% de grasas saturadas, esto es más que lo que contiene la mantequilla o la carne. Está demostrado que las grasas saturadas aumentan el colesterol. Sin embargo, hay 3 puntos que tomar en cuenta

  • 1- Nuestro cuerpo produce naturalmente colesterol y parte de este es indispensable para nuestra salud. (Colesterol Bueno)
  • 2- Las grasas saturadas pueden ser de cadena larga y esas son las que incrementan el colesterol malo
  • 3- Las grasas saturadas de cadena media, como las del aceite de coco, son indispensables para incrementar el colesterol bueno, se encuentran en los aceites vegetales y además son antioxidantes y nutritivas.

Pero como todos los excesos son viciosos, y aunque definitivamente, el aceite de coco es bueno para el funcionamiento de nuestro organismo, no nos vamos a sentar a comer aceite de coco como si fuera agua. La naturaleza nos ofrece muchos otros aceites no saturados que también son deliciosos, nutritivos y antioxidantes como: el aceite de oliva, aceite de sésamo, aceite de aguacate, etc. Y estos no incrementan el colesterol.

Cuando cocino siempre vario el aceite de acuerdo al plato y sabor que quiera obtener, por ejemplo, me encanta el aceite de coco en la comida oriental, en los granos y con el arroz integral. También lo uso para hacer postres, quesos veganos y como sustituto de la mantequilla en algunos otros platos que hago. Sin embargo, siempre que lo compro, estoy pendiente de que no esté refinado y que haya sido extraído por presión fría para estar segura de que conserva su valor nutricional.

Si quieres aprender a preparar platos con aceite de coco, deliciosos y súper saludables, contáctame para hacerte llegar la programación de cursos de alimentación inteligente, que tenemos en Vive Verde Place y súmate a esta gran familia que defiende la alimentación natural, conscientes de lo que nos llevamos a la boca y dispuestos aportar nuestro mejor para el bien del planeta.

Sarah El Ashuh

Health Coach

305 3326703

@viveverdeplace

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas