Todo el universo conspira para que los padres nos peguemos como chicles a nuestros hijos. Creamos un vínculo muy fuerte con ellos. En el caso de las mujeres más, ya que están unidos a nosotras en perfecta armonía por nueve meses. Crecen y no nos damos cuenta, siempre son nuestros niños. Cuando se casan, despertamos del sueño y vemos que se van con esa chica medio loquita, que definitivamente es su novia, y confirma que en verdad mi niño no-vio a su novia bien... Cupido haciendo de las suyas. Comienza la guerra que nunca termina.

Para que una nueva pareja se convierta en una familia diferente a la de sus padres, debe surgir una mezcla de las familias de origen y de lo nuevo que se aporta a la unión. Muchas cosas tienen que pasar para que esto sea una realidad y tengamos una nueva familia.

Te puede interesar

Debemos divorciarnos de nuestra familia de origen. Ojalá sea amistoso, donde pongamos claro que mi pareja está primero y que mi familia también estará primero. No significa abandonar a padres, hermanos, abuelos, etcétera. Eso sería un corte emocional muy dañino para todos.

La familia es una unidad emocional y todos la necesitamos para estar sanos mentalmente. Los niños necesitan crecer en una familia unida, anhelan el amor de sus tíos, primos y abuelos. Pero ellos deben saber que esta relación tiene sus fronteras y límites. Por ejemplo, los abuelos no deben desautorizar a los padres. Solo se justifica si existe peligro de muerte, graves conflictos o crisis, como abuso de sustancias, violencia, abuso sexual, incesto. O que se les pida su opinión.

Pero es algo muy distinto lo que pasa:

-Se convierten en vampiros de "tiempo y energía". Piensan que el propósito de sus vidas es estar ahí para ti. Llaman a tu casa insaciablemente, poniendo excusas o sin ninguna. Se ofenden si no tienes tiempo para hablar con ellos. Simplemente, no han soltado a sus hijos, no respetan la vida autónoma que ellos están tratando de vivir.

-Les encanta castigarte por quitarle a su hijo(a), actúan como si no existieras o te tratan como a una porquería.

-Son expertos en causar discordia entre ustedes.

-Si ustedes pelean todo el tiempo debido a sus padres, y sospechan que le están haciendo daño a la relación, los suegros tóxicos han creando discordia.

-Invitan a tu pareja y a ti no.

-Olvidan tu nombre, o te llaman como a la exnovia.

-Hablan de ti en tercera persona, como si no estuvieras presente.

-Dicen: "Si tu esposa cocinara mejor, no estuvieras tan delgado".

-Tratan a los niños como si pertenecieran solo a su hijo y a su familia.

-Te critican delante de su hijo y de tus hijos.

-Te molestan, tú reaccionas con ira y van donde su hijo a quejarse.

Simplemente, hay que actuar o fracasará la relación. Pero, ¿cómo? Prometo decírtelo en otra ocasión.

www.nancyalvarez.com

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 28.13%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.37%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 29.86%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 19.64%
2535 votos

Las Más Leídas