sábado 24  de  febrero 2024
SALUD

Un estilo de vida saludable, vital para un corazón sano

Alimentación adecuada, la actividad física y evitar consumo de alcohol y tabaco son esenciales para prevenir las enfermedades cardiovasculares

Por Lydnel Reyes

MIAMI.- Mantener un estilo de vida saludable y activo puede tener un impacto positivo en el cuidado del corazón y la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV).

“Las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en todo el mundo. Por eso es fundamental cuidar la salud del corazón, para prolongar y mejorar la calidad de vida”, señaló en entrevista para DIARIO LAS AMÉRICAS el cardiólogo intervencionista del Texas Heart Institute, Alejandro Postalian.

Las ECV afectan directamente al corazón y se manifiestan mediante lesiones en los vasos sanguíneos. Algunas de las más comunes son las arritmias, la insuficiencia cardíaca, las cardiopatías coronarias, los accidentes cerebrovasculares (ACV) y el infarto del miocardio.

Postalian explicó que estas afecciones ocurren cuando se bloquean las arterias que le suministran flujo sanguíneo al corazón o al cerebro, debido a la acumulación de colesterol malo. “Lo que puede provocar un infarto al miocardio o un accidente cerebrovascular, que ocurre cuando una arteria que va al cerebro se obstruye o se rompe, produciendo la muerte de un área del tejido”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas del corazón cobran la vida de un promedio de 17,9 millones de personas cada año. Cifra que representa un 32% de las muertes anuales en todo el planeta.

Estos constituyen la primera causa de muerte en Estados Unidos. De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), alrededor de 600.000 estadounidenses mueren cada año a causa de enfermedades cardiovasculares.

El estilo de vida

Las enfermedades cardíacas son prevenibles, siempre y cuando se adopten cambios hacia un estilo de vida saludable, como medida de prevención para mantener un corazón sano y fuerte.

Está demostrado que un estilo de vida físicamente activo está relacionado con la reducción de la mortalidad por enfermedad cardíaca en al menos un 30%.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), 82,6 millones de estadounidenses padecen actualmente una o más formas de enfermedad cardiovascular. Por lo que cuidar el corazón debería ser una obligación para todas las personas.

Al respecto, el cardiólogo manifestó que un estilo de vida saludable es importante para proteger el músculo cardíaco “y disminuye las posibilidades de colesterol alto, infarto o derrame cerebral”.

Al igual que la AHA, el especialista recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad física regular pero moderada a la semana. Que podría incluir caminar rápido, trotar ligeramente, ciclismo o pesas.

“También es importante no consumir tabaco, evitar el consumo excesivo de alcohol, tener hábitos de sueño apropiados y una alimentación adecuada, para evitar los problemas cardíacos. Eliminar los hábitos insanos es una prioridad si queremos tener un corazón sano”, añadió.

Alimentación, factor fundamental

Una alimentación saludable desempeña un papel fundamental en la salud del corazón. Una dieta equilibrada y rica en nutrientes puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y ataques cerebrales.

Además de evitar el sedentarismo y ejercitar el cuerpo de forma habitual, el cardiólogo Alejandro Postalian aconseja tener una dieta baja en grasas para mantener el colesterol y la tensión arterial estables y evitar complicaciones como infartos y cardiopatías.

Sugiere minimizar el consumo de grasa de origen animal como la mantequilla, la tocineta (bacon), la carne roja y los embutidos, y favorecer principalmente el consumo de proteína magra, como el pollo a la plancha, pescado a la plancha, vegetales, verduras y frutos secos como las nueces.

Asimismo, se debe eliminar el consumo de carbohidratos simples fáciles de digerir, que ayudan a subir los niveles de azúcar y el colesterol, aumentando el riesgo de infartos. “Los principales enemigos son el azúcar, los dulces, las sodas con mucha azúcar, la papa, el arroz, las pastas, la harina y el pan”, enfatizó.

Precisó que cuidar el corazón y comer alimentos saludables es una de las mejores medidas que se pueden tomar para prevenir y controlar muchos problemas de salud, incluyendo las enfermedades cardíacas y vasculares.

Las causas

Las enfermedades del corazón son originadas por distintos factores que pueden ser controlados en algunos casos y en otros no. Según el experto, los principales son una alimentación inadecuada, la falta de actividad física, el consumo de cigarrillos y alcohol. Los cuales pueden desencadenar condiciones médicas como la diabetes, altos niveles de colesterol y triglicéridos, la hipertensión arterial y la obesidad.

A su vez, mencionó que los antecedentes familiares, el origen étnico, el sexo y la edad también son algunos de los causantes que no se pueden modificar y determinan el riesgo de enfermedad cardiovascular en una persona.

Otros factores son el estrés, considerado un disparador de eventos cardiovasculares, puesto que este puede producir la hipertensión y elevar el colesterol. Al igual que ciertas enfermedades autoinmunitarias como el lupus y la artritis reumatoide, que atacan las células sanas del cuerpo.

Por último, el especialista destacó que, aunque se debe cuidar la salud cardiovascular desde la juventud, es imprescindible visitar al cardiólogo e iniciar el control médico preventivo al llegar a 35 años.

“Las personas diagnosticadas con patologías cardíacas, a parte del estilo de vida, muchas veces necesitan de la medicina para controlar estos factores de riesgo. No siempre se trata de mejorar la dieta y el ejercicio, sino que puede existir un componente genético no modificable”, refirió.

@Lydr05

FUENTE: Redacción y entrevista

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar