RÍO DE JANEIRO.- Los brasileños lloraban el viernes la pérdida de la emblemática cantante de samba Elza Soares, quien murió la víspera en su casa en su casa de Río de Janeiro a los 91 años.

Familiares y amigos se reunieron en el Teatro Municipal de Río, a donde se trasladó su cuerpo para un velatorio, antes de que el teatro abriera sus puertas a los fans de la artista.

Te puede interesar

“Elza se fue el día que quiso, como quiso, sin sufrir. Y rodeada de familia”, dijo la nieta del cantante, Vanessa Soares, en una entrevista en TV Globo.

Hubo una avalancha de homenajes de artistas en Brasil y el extranjero, viejos y jóvenes, estrellas de samba y raperos por igual.

La cantante Maria Rita la calificó como “una de las más grandes de nuestro país, representante de la resistencia y resiliencia de su gente... Y ahora comienza nuestra misión: ¡celebrarla para siempre!”.

La estrella estadounidense Beyoncé también agradeció a la artista en su sitio web por inspirar a “tantos de Brasil y de todo el mundo”, mientras que el alcalde de Río, Eduardo Paes, declaró tres días de luto.

"¡Mujer! ¡Guerrera! ¡Elza vive!”, escribió en Twitter.

Soares saltó a la fama a pesar de una infancia difícil y de ser una mujer negra en un país donde la esclavitud ha dejado un marcado legado de desigualdad. A menudo hablaba críticamente de los problemas del país, y superar esos obstáculos contribuyó a su personalidad mítica.

Elza Gomes da Conceição nació en junio de 1930 en un hogar pobre de Río de Janeiro en la favela de Vila Vintem, un barrio de clase trabajadora entonces conocido como Moça Bonita.

Fue obligada a casarse a los 12 años, tuvo su primer hijo a los 13 y a los 21 años ya era viuda y tenía varios hijos que alimentar. Perdió a dos de ellos por hambre, informaron ampliamente los medios brasileños. Su álbum más reciente, lanzado en 2019, se tituló “Planet Hunger”, una referencia al lugar que, según dijo en un programa de radio en la década de 1950, marcó su origen.

A menudo contaba la historia detrás de su distintiva voz áspera: de niña, tenía que cargar jarras de agua haciendo equilibrio sobre su cabeza mientras caminaba por su favela. “Tomé una jarra y gemí”, dijo en una entrevista, ilustrando sus palabras con un sonido profundo y áspero. “Y pensé que esto le dio un swing”.

Durante años, tuvo que hacer trabajos ocasionales para mantener a su familia y en un momento trabajó en una fábrica de jabón. Fue solo a principios de la década de 1960 que comenzó a darse a conocer como cantante de samba.

Se diversificó a otros géneros y en 1999 fue elegida “cantante del milenio” por la BBC de Londres, consolidando su reputación internacional.

“Si no cantara, me moriría”, dijo Soares en una entrevista televisiva en 2002. “Canto para no volverme loca”.

A lo largo de su carrera, mantuvo un feroz apetito por el trabajo, grabando más de 30 álbumes. También se convirtió en una figura de la moda, apareciendo a menudo en entrevistas y portadas de revistas o pasarelas con prendas extravagantes, tocados y mucho maquillaje.

Era famosa — y para algunos tristemente célebre — por entablar una relación con Mané Garrincha, considerado uno de los mejores futbolistas de Brasil. Garrincha terminó su matrimonio con su esposa para estar con Soares, y el público la culpó.

Pero Soares, una mujer ferozmente independiente y feminista muy adelantada a su tiempo, se distanció de la atención sobre su relación y luego el matrimonio.

“Nunca me gustó ser la esposa de fulano de tal. Yo soy yo. No necesitaba ser la mujer de Garrincha para ser Elza Soares. Garrincha era el esposo de Elza Soares”, dijo a Globo TV en 2017.

En 2020, la escuela de samba Mocidade presentó a Soares en su desfile de Carnaval, y el mes pasado la cantante participó en una serie documental que rinde homenaje a las cantantes negras que allanaron el camino para otros artistas.

Tras la muerte de Soares, los artistas jóvenes más populares de Brasil, desde raperos hasta estrellas del pop, publicaron fotos recientes de ellos posando con su ídolo, un testimonio de su impacto duradero.

Soares iba a ser enterrada el viernes cerca de la favela de Vila Vintem donde creció.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.82%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.74%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.44%
13129 votos

Las Más Leídas