MIAMI.-Carolina Gaitán se ha sentido fascinada por la cultura cubana desde que encarnó a Lola Calvo, personaje inspirado en La Lupe, que formó parte de la trama en la serie Celia.

Y ahora la colombiana, que protagoniza Sin senos sí hay paraíso, debuta en las tablas de Miami con Vida, una pieza de teatro musical que aborda los mitos y realidades del mundo del espectáculo a través de la perspectiva de Vida Santiago, una cubana que sueña con convertirse en estrella de la canción.

Te puede interesar

“Quería tener mi propio espectáculo, un monólogo en el que pudiera bailar, actuar e interpretar acentos. Con esa necesidad empecé a gestionarlo todo, le pedí al dramaturgo que contara sobre las verdades y mentiras del universo del entretenimiento. Y quería que estuviera enfocado en una figura que a mí me marcó mucho: La Lupe”, expuso Gaitán a DIARIO LAS AMÉRICAS sobre la Vida, que llega al Flamingo Theater Bar el 21 y 24 de julio.

“Empezamos con una pequeña temporada en Bogotá. Ahora estamos con gran formato y también en plena temporada en La Castellana, en Colombia. Y yo no me podía quedar sin llevarlo a Miami, donde hay un público que amo, que me recibe increíblemente, y que ha estado muy conectado con las producciones que he protagonizado”, agregó.

Escrita y dirigida por Johan Velandia, la obra repasa diferentes géneros, entre ellos el bolero, el son y la salsa, al tiempo que toma como referencia las historias de las grandes divas de la música.

“También veremos un recorrido por los diferentes acentos de los personajes que entran en la historia: una colombiana, una mexicana, unos españoles. Habrá mucho son cubano, mucho bolero, mucha salsa. Y todo esto viene con mucha comedia. Yo no me lo esperaba, pero la gente se ríe mucho desde el inicio de la obra, y eso ha sido una sorpresa muy bonita”, anticipó.

“Vamos a descubrir esas verdades y mentiras de ese universo del entretenimiento. Pero una realidad muy fuerte es cómo ella se enfrenta a ese mundo siendo una persona promedio, cómo un mánager le dice que es muy aburrida y que para ser famosa tendría que volver a nacer. Entonces vamos a ver qué pasa cuando alguien deja ser lo que es por el incentivo de la fama”, añadió.

carolina gaitan vida musical jpg
Carolina Gaitán en la pieza de teatro musical <i>Vida</i>.
Carolina Gaitán en la pieza de teatro musical Vida.

Precisamente, la historia de este personaje ficticio no dista mucho de la realidad de quienes pertenecen a esa industria.

“Todos los que somos parte del mundo del entretenimiento hemos tenido que enfrentar, de alguna manera, que nos quieran cambiar. También enfrentamos muchas presiones para lograr los objetivos y tenemos que sacrificar muchas cosas. Tal vez hemos enfrentado uno que otro mánager difícil”, dijo.

“Aunque todo esto está exacerbado en la historia, sí creo que todo aquel que haya tenido un objetivo de fama ha enfrentado muchos sacrificios. Y después uno se da cuenta de que es interesante mostrarse tal como uno es y sacar adelante los proyectos a base de disciplina y esfuerzo”, agregó.

Su fascinación por Cuba

Más allá del maquillaje y las pelucas que ayudan a Gaitán a transformase en Vida, la actriz posee una herramienta invaluable que adquirió de primera mano: su trabajo de campo en la isla, adonde viajó antes de grabar Celia (2015).

“Desde que interpreté a Lola Calvo hice una investigación. Eso fue hace cuatro años. Realmente hay un trabajo de campo muy interesante detrás. Le dije a mi esposo que se quedara porque si iba con él, iría de vacaciones. Me fui sola para Cuba y me hacía pasar por cubana. Yo me escapé, me hubiera podido quedar más tiempo, pero me tocaba volver a grabar. Y así fue como aprendí el acento. De lo contrario, creo que no lo hubiera aprendido nunca”, contó.

“Y grabar con Abel Rodríguez, que me tocaba en la primera parte de mi personaje, también fue de gran ayuda para practicar el acento y entender toda la esencia cubana”, añadió.

Gaitán no sabe exactamente cuándo nació esa fascinación por la Mayor de las Antillas, pero afirma que la isla ocupa un lugar muy especial entre sus afectos.

“Creo que siempre me había gustado, pero cuando tuve que crear a la Lola, ahí me enamoré perdidamente y es muy difícil que se me salga del corazón. Amo Cuba, su música, su gente y todos los tintes de melancolía, pero con mucho sabor detrás”, expresó.

La actriz se impresionó con la vida en las calles de La Habana, en las que encontró buena música y un contraste inconfundible que describe la realidad del cubano: la alegría y la incertidumbre del día a día.

“En cada esquina cada músico es mejor que el anterior. Vas caminando y encuentras un show espectacular y la gente sale. Me encanta como gritan en las calles, me encanta el acento, el tempo; todo es tan tranquilo en medio de una realidad política, que no se habla pero que está implícita. Entonces todo es lento, pero inspirador; melancólico, pero al mismo tiempo es alegre”, relató.

“Es una mezcla demasiado increíble. Creo que tengo que volver muy pronto, ojalá pudiéramos llevar Vida a Cuba”, agregó, entre risas.

La música

Asimismo, la cantante contó que, al igual que esta pieza, su álbum La Gaita también ofrece un recorrido por esos ritmos de los que se enamoró: el bolero, el son y la salsa.

El trabajo discográfico, que vio la luz el pasado año, incluye seis temas de la autoría de Gaitán, entre ellos resalta Qué no se dice de mí, una salsa; y el bolero De frente.

“Me inspiro en la vida. Y Qué no se dice de mí fue un poco como una canción protesta, en un momento en el que estallaban las redes sociales y comenzaba a tener una relación más directa con la gente. Entonces fue una protesta a comentarios, si dicen que soy muy flaca ¿y qué?”, reveló.

“Hay veces que veo historias de amor y pienso en una canción, entonces me pongo a escribir. Y no tiene que ser solo sobre mi vida, sino sobre la gente y las cosas que pasan”, añadió.

Sobre su rol en Sin senos sí hay paraíso, comentó que Catalina, la pequeña reivindica el lado humano.

“Es el personaje blanco de la historia, porque durante todo el tiempo defiende a su familia, su amor con Nacho y los valores familiares. Y me hace sentir bien, porque me gusta tener cierta responsabilidad social a través de lo que hago, y dejar un mensaje positivo en la gente dentro de una historia que tiene tantos temas difíciles. Es un personaje que rescata las cosas positivas de ella como mujer, como ser humano, como colombiana”.

Carolina Gaitán dará continuad a la historia de Catalina, ahora la mediana, en la cuarta temporada de Sin senos sí hay paraíso, que llegará a la pantalla de Telemundo el 13 de agosto, a las 9 p.m., bajo el nombre El fin del paraíso.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas