MIAMI.- La murga es un carnaval como lo son tantos otros que se celebran cada año en distintas ciudades; una fiesta popular con mascaradas, vestuario extravagante, comparsas, música folklórica, bailes y en general alcohol, diversión y mucho colorido. Entre los más conocidos están el de Río de Janeiro, el de Venecia y el Mardi Gras. En Uruguay se conoce como murga. Al no ser de los más nombrados internacionalmente, parte del público que asistió a la presentación del espectáculo Murga madre bajo la dirección de Fernando Toja, como parte de la 35 edición del Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami, quedó algo desorientado durante los 55 minutos que duró la pieza, pues la sinopsis en el programa de mano no ofrecía indicio alguno.

Si la idea era sorprender a un auditórium con algo desconocido y que el espectador se dejara arrastrar como un torrente por la música, las canciones y la gestualidad de los dos excelentes actores murgueros, Pablo Routin y Eduardo Lombardo, el resultado no se alcanzó. En todo momento el público estuvo silenciosamente preguntándose qué estaba viendo, el porqué de los movimientos, la gestualidad, la repetición de frases entrecortadas.

Te puede interesar

De la murga se conoce cuando se llega a la casa y se investiga en google, o como ocurrió en el teatro, cuando uruguayos asistentes a la sala explicaron en el vestíbulo, al finalizar la propuesta, qué era la murga. Un matrimonio uruguayo emocionado por lo que vieron en escena, señalaron: “para nosotros ha sido algo encantador, pero quienes no son uruguayos no entienden lo que están viendo”.

Hay entregas verbales de los actores que marcan momentos: “es carnaval”, “la murga es carne pura de un pueblo y sus tablados”. Aluden a los “cuplé” pero el espectador no alcanzan a entender las señales. Al final expresan: “Es tan grande lo que ocurre en el carnaval, que la tierra se confunde con el cielo”. Si hubiera quedado establecida desde un principio la esencia de la propuesta, la percepción hubiera sido más diáfana.

Sin duda Murga madre es un espectáculo propio para un festival como el de Miami, recoge la esencia de lo curioso, lo inesperado. Abre la murga al mundo como lo que es, parte del alma uruguaya. La puesta de Toja es sobria, arropa la esencia de la murga, mientras que a la vez la distancia sin razón aparente con un vestuario sobrio y un maquillaje opaco, faltándole el intenso colorido que por lo general resalta en las murgas. Si algo engrandece la puesta de Murga madre, son Edu Pitufo Lombardo y Pablo Pinocho Routin (así se les conoce en Uruguay a estos brillantes juglares murgueros), pura magia y creatividad.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.4%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.61%
50472 votos

Las Más Leídas