MIAMI.-REDACCIÓN 

Algunas de las playas más bonitas de la Florida se encuentran en Sarasota y en las islas situadas frente a la costa oeste de este estado de EEUU. Sin embargo, los turistas no están obligados a tumbarse todo el tiempo en la arena, porque hay muchos animales que descubrir. Y un mundillo cultural animado.

En el acuario de Sarasota un visitante no logra ver algo que se mueve en el agua. Sólo observa la arena, un par de plantas acuáticas y caracoles. Sin embargo, quien espere tranquilamente delante del tanque recibe en algún momento una recompensa. Uno de los congrios bebés saca la cabeza de la arena.

Los congrios o heterocongrinae, su nombre científico, son peces marinos con forma de serpiente que viven en los trópicos y frente a la costa de la Florida. "Viven a una profundidad de diez hasta 30 metros y esconden la mayor parte de su cuerpo en la arena", dice Pamela Siderski, quien lleva a los visitantes por el centro de investigación Mote Marine Laboratory and Aquarium en Sarasota.

Los congrios solo son una de las decenas de especies que viven en el centro de investigación, que muestra a los visitantes la flora y fauna de la costa suroeste del estado, sobre el Golfo de México. Los niños pueden acariciar rayas y estrellas de mar, mientras los tiburones rondan  un tanque enorme. Y los manatíes de cola redonda Hugh y Buffet se deslizan plácidamente por su piscina.



Estos herbívoros tranquilos también nadan frente a la costa de Sarasota y alrededor de los cayos. Sin embargo, es difícil verlos en la naturaleza, dice Will, quien se desplaza con un grupo de kayakistas por los manglares alrededor de Lido Key.

El manatí es un mamífero habitual de estas cálidas y hermosas playas del oeste de la Florida. (dpa).

 

"Pueden estar bajo el agua hasta 20 minutos y después salen a la superficie brevemente para tomar aire otra vez".


Muy diferentes son los cormoranes negros que aterrizan en los kayaks. Estos pájaros no tienen miedo al contacto cuando extienden sus alas en los botes de plástico para dejarlas secar al sol. En las ramas de los tupidos manglares corren de un lugar a otros pequeños cangrejos arbóreos.

Un cormorán se posa sobre un kayak. (dpa). 


En el pasado había en las praderas junto a la bahía de Sarasota animales más grandes, si bien solo durante los meses de invierno. El empresario circense John Ringling había construido en invierno un sitio cubierto para sus animales. Hoy se puede ver, mejor desde el agua, una de las construcciones más peculiares e imponentes en la costa de Sarasota: la mansión de Ringling, llamada Cà' d'Zan, inspirada en un palacio de Venecia.

El que los Ringling construyeran su casa como un palacio en Venecia tenía un motivo especial: el amor por Italia. La familia Ringling viajaba mucho a ese país y John Ringling, un amante del arte, compraba y subastaba en Europa muchos cuadros, estatuas y otras obras de artistas tan famosos como Rubens, Tiziano, Veronese, Hals y Velázquez. Hasta el día de hoy, muchas de esas obras están expuestas en las  galerías del museo de arte John and Mable Ringling, que se encuentra a poca distancia de la mansión.

En el Sarasota Jungle Gardens se pueden contemplar coloridos flamencos. (dpa).

Resulta difícil imaginarse hoy que el terreno alrededor de la mansión Cà d'Zan, que acoge el Museo Ringling, fuera en el pasado un pastizal para elefantes y tigres, pero un par de kilómetros más al sur el paisaje es muy diferente. El Sarasota Jungle Gardens es una de las atracciones más antiguas de la Florida. Todo empezó en 1939 con una especie de jardín botánico, al que más tarde incorporaron animales. Actualmente habitan en esta área, de 40.000 kilómetros cuadrados, unas 150 especies.

Ringling, mansión cuyo estilo arquitectónico evoca a Venecia. (dpa).


Sin embargo, en Sarasota no solo se pueden observar animales. También el mundillo artístico es conocido mucho más allá de los límites de la ciudad, hasta tal punto que este lugar ha sido bautizado como Florida's Cultural Coast (Costa Cultural de Florida). Cinco compañías de teatro profesionales, dos teatros comunitarios, el Sarasota Ballet, la Sarasota Orchestra y una ópera contribuyen a dibujar la variada escena cultural en la costa suroeste del estado.

Sin embargo, por muy atractivos que sean estos eventos e instalaciones culturales, al menos una vez al día hay que ir a la playa. El condado de Sarasota tiene un litoral de poco más de 60 kilómetros, delimitado por seis islas situadas frente a la costa.

Siesta Key, con su arena fresca de cuarzo, ya apareció alguna vez como la mejor playa de EEUU en la conocida lista de Dr. Beach. Las playas en Lido Key, Venice y Longboat Key también merecen siempre una visita. Y quien mire atentamente puede encontrar dientes de tiburón en la playa o avistar delfines.

LEA TAMBIÉN: 

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas