Embed

MIAMI.- Para el chileno Sebastián Lelio su “mujer fantástica” muestra mucho más de lo pueda revelar a simple vista sobre la sociedad en la que vive.

El cineasta afirma que la ganadora del Goya a la mejor película iberoamericana, Una mujer fantástica, desborda el tema de la transexualidad y toca otras fibras de interés humano.

A Fantastic Woman, que se estrena el viernes 9 de febrero en el Coral Gables Art Cinema, entre otros cines del sur de la Florida, también ha logrado una nominación al Oscar como mejor película extranjera, siendo así el segundo filme chileno en competir en esa categoría por el galardón que otorga la Academia de Hollywood, luego de que No (2012), de Pablo Larraín, consiguiera una postulación en el mismo apartado.

Encarnada por la novel actriz Daniela Vega, Marina es una mujer transexual que atraviesa la dramática situación de perder repentinamente a su pareja, un hombre mayor cuya familia, tras su muerte, reclamará sus derechos y tratará de alejarla a toda costa. Una vez en medio del trágico acontecimiento, la joven mesera y aspirante a cantante tendrá que defender su identidad y luchar contra la incomprensión y las sospechas.

“Me cuesta reducirlo al tema de la transexualidad, porque creo que si bien narra lo que le ocurre a una mujer transexual, en realidad es una historia de amor confrontada a la muerte. Entonces no es una película de causa ni de realismo social, es una película que mezcla muchísimos géneros, que tiene un cierto esplendor estético”, manifestó Lelio durante una entrevista telefónica que concedió a DIARIO LAS AMÉRICAS desde California.

una mujer fantastica 2.jpg
Fotograma de la cinta chilena nominada al Oscar
Fotograma de la cinta chilena nominada al Oscar "Una mujer fantástica", de Sebastián Lelio.

Además, recalcó que la temática central sirvió como puente para exponer mucho más, en especial, lo marginalizado en tiempos actuales.

“No solo se cuestiona qué es una mujer, sino que también se pregunta qué es una película, es una película sobre el cine. Digamos que la transexualidad es un vehículo para hablar de los límites de la empatía, de esa frontera que marca aquello que estamos dispuestos a permitir del otro. ¿Existen las personas ilegitimas, los amores ilegítimos? Si eso es así, ¿quién traza la línea y bajo qué autoridad?”, razonó.

La obra también logra retratar un panorama global reciente que sobrepasa la realidad chilena.

“Creo que la película conecta con todo aquello que está acorralado y fragilizado en el mundo de hoy, lo diría a riesgo de generalizar con lo femenino, con todo lo que está pasando con la mujer, toda esta caja de Pandora que se abrió, este momento histórico social por el que estamos atravesando. Entonces, por eso la transexualidad es el vehículo para contar esta historia que resuena con un momento global que va mucho más allá de la sociedad chilena”, expuso.

Asimismo, Lelio hizo hincapié en que su filme dialoga con los cambios sociopolíticos que ha visto la humanidad en los últimos años, incluso en los Estados Unidos bajo el mandato de Donald Trump.

“Resuena con el giro en 180 grados que el mundo entero dio hacia el Medievo, o sea, el resurgimiento de la extrema derecha en Europa, los nacionalismos, el Brexit, la elección de Trump, con todo ese mundo que cambió de golpe es con el que la película resuena, no solamente con la sociedad chilena”, afirmó.

El director prefiere evitar los mensajes en el séptimo arte, porque una película es “un animal muy complejo” que “toca muchos temas”. Además, como en todo arte, es una materia que podría tener un sinfín de matices.

Pero reconoce que Una mujer fantástica bien pudiera despertar una interpretación romántica: el lenguaje universal del amor que se impone ante el convencionalismo o el debate de género, una lucha que, según comentó, existe hace años en Chile, donde el Estado no reconoce la existencia de un ser transexual, aunque al igual que Marina, un individuo puede optar por cambiarse el nombre.

A_Fantastic_Woman_1.jpg
Fotograma de la cinta chilena <i>Una mujer fantástica</i>, del realizador Sebastián Lelio.
Fotograma de la cinta chilena Una mujer fantástica, del realizador Sebastián Lelio.

Por otro lado, considera que más que mostrar un tema u otro, lo importante a la hora de hacer cine es hacerlo desde las entrañas.

“He seguido lo que me ha emocionado, lo que remueve y me desafía, y lo que me interesa explorar porque me toca las fibras profundas como ser humano. Creo que cuando se opera desde un lugar de emoción e intuición, entonces, ya sea a través del cine, el teatro, la música, se puede alcanzar real potencia”, dijo.

Fue precisamente por dejarse guiar por su olfato de realizador que encontró a Daniela Vega (Marina), cuando aún exploraba la posibilidad de hacer o no la película y requirió de una “asesora cultural” con quien conversar antes de escribir el guion.

“Yo vivo en Alemania, entonces estaba un poco desconectado de lo que estaba pasando en Santiago. No sabíamos si queríamos o no hacer la película, el guion aún no estaba escrito y conocí a Daniela y eso fue muy importante porque nos quisimos de inmediato, nos hicimos amigos. Y durante un año estuvimos conversando y fue muy paulatino cómo se fueron dando las cosas”, reveló el cineasta.

“Y así comprendí que sí quería hacer la película y que no la haría sin una actriz transexual. Y luego hasta el final del proceso de escritura me di cuenta de que no tenía que buscar en ninguna otra parte, porque en realidad quería que la, para aquel entonces ya mi amiga y querida consultora cultural del proyecto, fuese la estrella”, añadió.

sebastian lelio una mujer fantastica.jpg
El realizador chileno Sebastián Lelio dirige
El realizador chileno Sebastián Lelio dirige "Una mujer fantástica", que vivió su estreno en La Berlinale en 2017.

Sugirió que entre los “dos millones” de desafíos que conlleva materializar un filme, apostar por la actuación de Vega fue un reto.

“Hacer una película siempre es difícil y en este caso fue una gran apuesta centrar la historia en Daniela, porque ella es una fuerza de la naturaleza, es una artista innata, pero al mismo tiempo tenía muy poca experiencia. Entonces fue una apuesta fuerte y eso requirió mucho esfuerzo, trabajo y dedicación”.

Hace seis años que Lelio radica en la capital alemana, cuyo principal certamen de cine, La Berlinale, le otorgó el Oso de Plata a Una mujer fantástica (2017).

Sobre el éxito que ha cosechado el filme desde que vivió su estreno en Berlín, su director comentó:

“Para todo el equipo son una alegría muy grande todos los reconocimientos que la película ha obtenido desde hace un año. Y ahora el Goya y la nominación al Oscar. Es genial porque es una invitación a verla, es como ponerle un amplificador, significa que mucha más gente la verá. Por eso hacemos películas, es un gran premio”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que se deben modificar las leyes para el porte de armas en EEUU?

Sí, deben ser más estrictas
Sí, debe prohibirse el acceso a armas a civiles
No, deben mantenerse tal como están
No, pero se debe aplicar con mayor rigurosidad
ver resultados

Las Más Leídas