MADRID.- El Real Madrid cumplió la primera de las doce estaciones de penitencia del viacrucis que le queda hasta el final de temporada con un sufrido triunfo, resuelto a balón parado después de estar a merced del Valladolid y de respirar por el fallo de un penalti de Rubén Alcaraz y dos goles anulados por el VAR.

Después de perder todas las opciones por luchar por algún título tras la semana negra al conjunto blanco, aún dirigido por Santiago Solari, le queda una travesía en la que el objetivo, cuanto menos, debe ser asegurar su presencia en la Champions la temporada que viene.

Te puede interesar

Los equipos que le persiguen obligan a no caer aún en una depresión más profunda pese a disponer de cierto margen. En Zorrilla, de entrada, compareció un Real Madrid plagado de bajas y roto, tanto que la primera media hora fue poco menos que un juguete ante el que el Valladolid jugó a placer.

El cuadro de Sergio González, también necesitado de la victoria en busca de la tranquilidad, tuvo todo para ahondar en la herida madridista. Pero, para su desgracia, Rubén Alcaraz envió alto a los doce minutos un penalti y el VAR anuló dos tantos (m.13 y 19) de Sergi Guardiola.

Aun así, el cúmulo de despropósitos del equipo de Solari era tal que, justo antes de la media hora, el ceutí Anuar estrenó su cuenta en Primera en un justo, y hasta corto, premio a la superioridad pucelana.

Sin embargo, en una acción confusa, tras un saque de esquina, el Real Madrid encontró el camino de la recuperación. El francés Raphael Varane firmó el empate y los hombres de Solari empezaron a mandar.

Su compatriota Karim Benzema completó la reacción con un doblete al inicio del segundo periodo y, sin alardes y con algún que otro apuro, el croata Luka Modric puso la puntilla poco antes del final, cuando ya jugaba el Real Madrid inferioridad por expulsión del brasileño Casemiro.

Se llevó los puntos, muy importantes, más de lo que pueda parecer, el Real Madrid todavía de Solari. Superó la primera estación del viacrucis con victoria, pero con numerosas y groseras deficiencias, las mismas que tantos disgustos le han costado hasta ahora. El próximo sábado tiene la del Celta en el Bernabéu.

Justo por abajo, la lucha por Europa se calienta. Después de que el Getafe consolidara el cuarto puesto el sábado con su victoria sobre el colista Huesca, Sevilla, Valencia y Betis dieron un paso adelante con importantes triunfos.

El conjunto sevillista, que llegaba en plena crisis y con Pablo Machín cuestionado, se reencontró consigo mismo. Un triplete del franco-tunecino Wissam Ben Yedder al inicio del segundo tiempo en trece minutos (m.48, 58 y 61) le otorgó una victoria clave ante un rival directo como la Real Sociedad.

El cuadro de Imanol Alguacil había sabido equilibrar con rapidez el tanto con el que Pablo Sarabia había inaugurado el marcador. Mikel Oyarzábal, firmó las tablas provisionales y, una vez decidido el encuentro, fue el autor de los otros dos goles, uno en propia meta y el que significó el definitivo 5-2, este de penalti.

El Sevilla mantiene así la sexta plaza, a tan solo un punto del Alavés, quinto, y cinco del Getafe, y con uno más que el Valencia y el Betis.

El joven Ferrán Torres permitió al cuadro valencianista continuar con su escalada. Una escapada en el último minuto significó el 2-3 con el que los de Marcelino García Toral siguen soñando.

No pierden en LaLiga desde el 5 de enero. Cada día el objetivo de acabar en la zona Champions lo tienen más cerca porque su dinámica, ahora sí, es más que positiva tras una primera mitad de campaña un tanto dubitativa.

Demostró carácter en Montilivi ante un Girona luchador. Se adelantó dos veces, por medio del luso Gonçalo Guedes, con su primer gol esta campaña, y Dani Parejo, y supo resistir la reacción del cuadro de Eusebio Sacristán.

Jonas Ramalho firmó el primer empate y el uruguayo Cristhian Stuani, de penalti, el segundo, cuando el partido se encaminaba al final. El Valencia, que se quedó poco antes en inferioridad numérica por expulsión del argentino Facundo Roncaglia, resistió y asestó el golpe definitivo gracias al desacierto local y a la velocidad de una de las jóvenes promesas del fútbol español.

El Betis devolvió la sonrisa a sus seguidores con un tanto también postrero (m.82) de Jesé Rodríguez, la primera diana del canario desde que fichó por el equipo de Quique Setién, que resolvió la visita al necesitado Celta (0-1).

Fue el justo premio para el Betis en Balaídos. No renunció a su estilo combinativo y sobre todo a raíz de la entrada de Cristian Tello fue mejor. Un disparo del exbarcelonista rechazado por Rubén lo aprovechó Jesé para estrellarse y sellar los tres puntos.

Amargó así el debut de Fran Escribá, reemplazo del portugués Miguel Cardoso, que apenas ha tenido tiempo para trabajar con la plantilla del cuadro gallego, que entra en la zona de descenso debido a la victoria del Villarreal en el feudo del Levante (0-2).

El conjunto de Javi Calleja, reforzado en su estima con la victoria europea en San Petersburgo ante el Zenit, tuvo que esperar hasta la prolongación para rubricar un triunfo determinante.

Rober Pier, en propia meta (m.93), y el joven nigeriano Samuel Chukwueze (m.96), con un magnífico zurdazo, firmaron el triunfo del submarino amarillo, que emerge desde la zona de descenso para situarse decimoséptimo con un punto más que el Celta.

La pugna por la salvación avecina también grandes emociones. Entre el Girona, decimocuarto, y el Celta hay tan solo tres puntos, y el Rayo Vallecano y el Huesca, pese a perder también esta jornada, están cerca de la luz.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas