Termina el 2018 para los Marlins de Miami. El telón cae y la obra, tal como se esperaba después de ver el libreto que se desarrolló en el pasado receso de temporada, terminó siendo no muy exitosa. La famosa reconstrucción, un término adherido desde hace ya varios años al ADN de los peces, empezó un nuevo ciclo con la llegada de los nuevos dueños, encabezados por su director ejecutivo Derek Jeter, quien ya había pronosticado desde sus inicios al frente de la organización que los primeros meses serían bastante difíciles.

Y no se equivocó.

La edición de los Marlins de 2018 termina como una de las peores en la historia del equipo. Solamente los peces de 1998, aquellos desmantelados luego del título del año anterior, ganaron menos juegos, con la excepción del equipo de 1994 que obtuvo 51, pero en una campaña acortada en agosto por la huelga de peloteros. Sólo las ediciones de 1993 –la primera de la historia– y de 2013 anotaron menos carreras y sólo las de 1998, 2007 y 1999 registraron peor efectividad con respecto al cuerpo de pitcheo. En otras palabras, los Marlins de 2018 ni batearon ni lanzaron de forma efectiva.

Pero no todo fue pérdida en 2018. J.T. Realmuto, por ejemplo, se consolidó como uno de los mejores receptores –y para algunos el mejor– de las Grandes Ligas. Brian Anderson tuvo una primera temporada bastante alentadora, y Sandy Alcántara, José Ureña y Caleb Smith mostraron que pudieran ser un factor clave en el pitcheo futuro. ¿Qué deparará el 2019? ¿Podrán los peces con esta base crecer y transformar este desarrollo en una mejor actuación en la tabla de posiciones? Por ahora, para Jeter y compañía toca el momento de evaluar e introducir cambios –si ese fuese el caso– de cara a los objetivos que se trazaron, de convertir a los Marlins en una franquicia constantemente ganadora.

Lo que salió bien

*J.T. Realmuto: Terminó con lo que hasta ahora ha sido la segunda mejor campaña para un receptor en la historia de la franquicia. De acuerdo con Baseball-Reference el único catcher que ha tenido un WAR y un OPS superiores dentro de los peces fue el miembro del Salón de la Fama Iván Rodríguez en 2003, cuando concluyó con 4.5 y .843 respectivamente, cifras que superan muy levemente a las de Realmuto. El jugador de los peces lideró a todos los jugadores de su posición en OPS y en WAR dejando atrás por ejemplo a figuras como el venezolano Salvador Pérez y el boricua Yadier Molina.

*Brian Anderson: En un año donde descollaron grandes novatos como el caso de Ronald Acuña Jr. y Juan Soto, por citar algunos en la Nacional y Gleyber Torres, Shohei Ohtani y Miguel Andújar en la Americana, el antesalista y jardinero de los Marlins quedó en un segundo plano. Pero la realidad es que Anderson tuvo un año bastante sólido. De hecho, según Baseball-Reference los únicos primerizos de los peces con un WAR superior al que dejó Anderson han sido Hanley Ramírez en 2006 –con 4.9, y Mark Kotsay con 3.9 en 1998–. Y si bien el venezolano Martín Prado está firmado para el próximo año por 15 millones de dólares, en la organización parecen coincidir en que Anderson tiene mejores condiciones para defender la antesala.

sandy-alcantara.jpg
Sandy Alcántara, el prospecto número uno de los Marlins.
Sandy Alcántara, el prospecto número uno de los Marlins.

*Los jóvenes en la rotación: Sandy Alcántara, prospecto número uno de los peces, hizo sus primeras apariciones con el uniforme de los Marlins y en general ha dejado bastante buena sensación. Con 23 años, el dominicano permitió apenas tres carreras limpias en sus primeras 19 entradas, incluyendo una destacada labor de siete episodios en blanco ante los Filis de Filadelfia el 5 de septiembre. A primera vista pareciera que José Ureña sufrió una suerte de retroceso, en vista de que tuvo una efectividad más elevada que en 2017, pero el dominicano tuvo cifras alentadoras, por ejemplo, en esta ocasión embasó a menos hombres (1.17 por inning en comparación con el 1.27 del año pasado), y además tuvo un mejor porcentaje de ponches por cada nueve innings de 6.9. Para completar, según Fangraphs produjo más swings con pelotas fuera de la zona de strike y en general le hicieron menos contacto. El venezolano Pablo López, de apenas 22 años, también fue una agradable sorpresa para los Marlins antes de lesionarse.

Pablo López.jpg
El venezolano Pablo López fue una agradable sorpresa.
El venezolano Pablo López fue una agradable sorpresa.

Lo que no salió tan bien

*La ofensiva: El bateo de los Marlins fue bastante paupérrimo. De hecho, hasta un par de días antes de concluir la contienda, el equipo no tenía a ningún toletero con un promedio de .280, siendo la segunda vez en la historia que sucede algo parecido, ya que el equipo de 2013 tampoco tuvo a nadie. El OPS también ha sido uno de los más discretos en la historia de la franquicia, con un .662 hasta unos pocos días antes de cerrar la temporada. Los de 2013 y 1993 son los que peor terminaron. Lewis Brinson, llamado a ser una de las sensaciones del equipo, batalló todo el año por concluir apenas por encima de .200. Sumaba un OPS ajustado de 64, el más tercero más bajo en la historia de los Marlins entre peloteros con al menos 300 viajes al plato y superando solamente a Adeiny Hechavarría (56) en 2013 y Emilio Bonifacio (61) en 2009.

*El pitcheo: Con algunas excepciones, la rotación fue bastante discreta. De hecho, Don Mattingly se convirtió en el mánager que ha utilizado más hombres en su rotación en la historia de los peces con 13. Ninguno de los abridores concluyó con efectividad menor de 4.00, y sólo los Marlins de 1998 contaron con más lanzadores con al menos 10 aperturas y sin poder registrar un porcentaje de carreras limpias menor de 4.00. El bullpen tampoco fue muy productivo, especialmente cuando se habla de cerrador. Kyle Barraclough salvó 10 pero terminó con una efectividad de 4.36. Drew Steckenrider logró cinco rescates y Adam Conley logró tres aunque con números bastante discretos. El colombiano Tyron Guerrero mostró la velocidad más potente, pero fue bateado con consistencia ante la falta de un segundo envío consistente.

Datos de interés

*El equipo espera concentrarse en el futuro en tratar de lograr un roster con hombres más veloces, para así aprovechar las grandes dimensiones del Marlins Park. “Hay mucho terreno por cubrir en este estadio, de manera que es bueno tener velocidad”, dijo Don Mattingly a MLB.com.

Magneuris-Sierra.jpg
El dominicano Magneuris Sierra tuvo una campaña discreta.
El dominicano Magneuris Sierra tuvo una campaña discreta.

*El dominicano Magneuris Sierra tuvo una campaña discreta con los Marlins, pero el mánager considera que a sus 22 años aún tiene un techo bastante alto y mucho por aprender. “Lo comparo con Kenny Lofton y Kenny Lofton fue un gran jugador”, aseveró Mattingly a The Miami Herald. “Corre bien y lanza muy bien. Tiene una buena coordinación de ojos y manos. Hemos visto señales positivas”. Sierra, quien jugará en la liga dominicana este año, ha subido en más de 40 puntos su porcentaje de embasamiento desde el 14 de septiembre.

*Los Marlins pudieran ofrecerle un contrato multianual a Realmuto, quien está bajo control del equipo hasta 2020. “Estamos deseosos de hablar con él durante el receso de temporada y ojalá podamos concretar algo para mantenerlo como un pelotero de los Marlins en el futuro”, dijo el presidente de operaciones de béisbol Mike Hill. Si el receptor rechaza la oferta pudiera ser canjeado en un futuro cercano.

*Los jardineros de los Marlins tienen un WAR combinado de 1.4. Mientras tanto, Marcell Ozuna cosecha uno de 2.7, Giancarlo Stanton de 3.5 y Christian Yelich, serio candidato al Más Valioso de la Nacional uno de 6.8. Hasta el año pasado los tres patrullan los jardineros marinos.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas