En un mundo desprovisto de deportes en medio de la batalla contra el nuevo coronavirus, Nicaragua ocupa el sábado el centro del escenario: Managua se alista para una cartelera de boxeo, desafiando la pandemia y las críticas de quienes califican como un acto “temerario” la realización de esta velada en el país centroamericano.

EL exbicampeón mundial de los pesos mínimo y minimosca Rosendo Álvarez organiza la inusual cartelera en la que se medirán 16 púgiles nicaragüenses en el gimnasio multiuso Alexis Argüello.

Te puede interesar

A diferencia de la mayoría de los países, el régimen de Daniel Ortega no ha implementado medidas de distanciamiento social para frenar la propagación del virus y es de las pocas naciones en el mundo donde la actividad deportiva con público en las tribunas no se ha detenido, incluido el béisbol.

En una entrevista con The Associated Press, Álvarez destacó que “este es el único gimnasio del mundo que está abierto y con actividad este sábado”. Aseguró que no le parece mal realizar la velada “porque aquí no hay coronavirus”.

“Aquí no tenemos coronavirus ni hay cuarentena, los tres muertos (reportados hasta ahora por el Ministerio de Salud) vinieron de afuera y en el país nadie se ha contaminado” por COVID-19, adujo el excampeón, que colgó los guantes en 2006.

Anciana Nicaragua-coronavirus.jpg
Una mujer mayor usa una mascarilla facial como medida preventiva contra la propagación del COVID-19 en Managua, el 16 de abril de 2020, un día después de que el dictador Daniel Ortega hablara de la pandemia de coronavirus y anunciara que no habría cuarentena o cese de la actividad económica en Nicaragua.

Una mujer mayor usa una mascarilla facial como medida preventiva contra la propagación del COVID-19 en Managua, el 16 de abril de 2020, un día después de que el dictador Daniel Ortega hablara de la pandemia de coronavirus y anunciara que no habría cuarentena o cese de la actividad económica en Nicaragua.

Conocido como “el Búfalo”, Álvarez explicó que organizó la cartelera porque “Nicaragua es un país pobre y los boxeadores tienen que comer, no pueden quedarse encerrados en su casa”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) cuestionó recientemente al régimen nicaragüense por desatender los protocolos básicos frente a la pandemia.

Ortega es el único mandatario de Centroamérica que no ha tomado medidas extremas para controlar el COVID-19 y durante 34 días no fue visto en público para orientar a la población sobre la enfermedad. Esta semana, ordenó el regreso a clases de 1,8 millones de alumnos y el reinicio de labores de 170.000 burócratas tras 15 días de vacaciones.

En días pasados, el dictador sandinista admitió que el coronavirus “avanza lentamente” en Nicaragua, pero dijo que nadie puede dejar de trabajar porque “el país se muere”.

Durante todo abril, el Instituto de Turismo promovió al menos 81 actividades masivas en el país, como carnavales, desfiles, viajes a la playa y procesiones religiosas que habían sido suspendidas por la Iglesia católica.

Los médicos afirman que ello supone un enorme riesgo de exposición de personas al contagio de un virus letal.

“Las fiestas populares, los entierros masivos, las marchas y demás actividades aumentan el riesgo de múltiples brotes simultáneos en todo el país”, dijo a la AP el epidemiólogo Álvaro Ramírez. “Todavía no entiendo a qué está apostando el gobierno”.

Según el especialista, el régimen intenta “cambiar los diagnósticos y ocultar los datos” sobre la epidemia, presentando varios casos de COVID-19 como neumonía. Sin embargo, “el crecimiento exponencial esperado para en estos días con el inicio de la época lluviosa dirá quien ha tenido la razón”, afirmó.

El Ministerio de Salud sólo reporta tres muertos y 11 casos positivos del nuevo coronavirus, que en el resto de Centroamérica se ha cobrado la vida de 492 personas y ha afectado a 12.838, según datos divulgados el sábado por el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Las cifras oficiales de Nicaragua suponen un índice de mortalidad por coronavirus del 27%, de acuerdo con los especialistas.

Álvarez, el otrora monarca en los tinglados, dijo que su empresa acata los protocolos del Ministerio de Salud y de la OPS. Aseguró que los asientos fueron colocados a dos metros de distancia del cuadrilátero y en las gradas y habrá médicos en la entrada del gimnasio para medir la temperatura de los espectadores, que deberán entrar con barbijos.

Señaló que los boxeadores cumplen “un riguroso chequeo médico” antes de cada pelea, aunque no les han hecho la prueba del coronavirus porque “ninguno tiene síntomas ni se ha enfermado en los entrenamientos”.

El viernes, después del pesaje, los boxeadores se presentaron con tapabocas a la sesión de fotos, donde rehusaron acercar sus rostros y juntar sus torsos, pese a la insistencia de los reporteros oficialistas.

La velada iniciará a las 19:00 locales (0100 GMT del domingo) y será transmitida por el estatal canal 6 de Nicaragua y por la cadena estadounidense ESPN Latinoamérica a través de su programa ESPN KnockOut. El combate estelar será el de los pugilistas Robin Zamora y Ramiro Blanco en las 135 libras.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas