Especial
@luisfsanchez6

Si hay un boxeador al que le han conducido con maestría su carrera ese es Saúl “Canelo” Álvarez.

Todos los detalles son elegidos con el mayor cuidado: rival, fecha, escenario, preparación y las giras de promoción. Por eso tiene un contrato por $365 millones por cinco año y 11 peleas con la empresa de transmisiones de boxeo DAZN. Y también por eso su compromiso contra Daniel Jacobs, el próximo 4 de mayo en la T-Mobile Arena en Las Vegas, está fríamente calculado.

Te puede interesar

El mexicano expondrá sus fajas de campeón de la Asociación Mundial de Boxeo, el Consejo Mundial de Boxeo, Lineal y Ring Magazine contra la corona de la Federación Internacional de Boxeo que luce el estadounidense.

Si por alguna casualidad, Canelo (50-1-2, 34 KOs) llegara a perder el duelo con Jacobs (35-2, 29 KOs), en un combate a 12 asaltos en la categoría mediano, de seguro habrá una revancha.

En cambio, si como todos esperan, derrota al estadounidense, lo más probable es que el paso siguiente será una tercera pelea contra el kazajo Gennady Golovkin o posiblemente un nuevo combate frente a Floyd Mayweather Jr., pero contra este último en condiciones muy diferentes a las que se produjeron en septiembre del 2013 cuando cayó por puntos.

Han pasado cerca de seis años y Money con 42 años de edad puede tener muchos problemas contra un rival de 29 que ha sido magníficamente llevado por Golden Boy Promotions y su presidente, Oscar de la Hoya, quien ha volcado su extraordinaria experiencia en los cuadriláteros y en las promociones en beneficio de su protegido.

Carrera bien tejida

Todo este tinglado, sin embargo, no hubiese podido sostenerse de no haber sido por el progreso mostrado a lo largo de su carrera por el natural de Guadalajara.

Los entendidos aseguran que a Canelo le han construido la carrera de manera insuperable, escogiéndole los adversarios adecuados, los mejores momentos y lugares, pero el mexicano igualmente ha sabido responder dentro y fuera del ring con un profesionalismo y una dedicación que le hacen merecedor de lo mucho que ha logrado.

Dentro del encordado es valiente, luchador, nunca rehuye el combate, todo lo contrario, siempre va para adelante. Y fuera del entarimado es trabajador, entrena sin pausa y es medido en sus declaraciones: jamás insulta a un rival o cae en provocaciones fuera de tono. El respeto es su característica y aquello le ha servido para engrosar el número de sus seguidores.

"Yo sé que Jacobs será un duro rival, pero siempre he creído que para ser el mejor hay que vencer también al mejor", sentenció el mexicano el 4 de marzo en Los Angeles, en la última de tres escalas de la gira de promoción del combate. "Me gustan los desafíos, pero sobre todo quiero que la gente vea una gran pelea cuando asiste a mis programaciones. Puedo perder, pero el mío es un corazón ganador y lo que más deseo es brindarle a mis fanáticos un final espectacular y que voy a ofrecerles una buena pelea".

canelo-jacobs-efe-archivo.jpg
"Yo sé que Jacobs (der.) será un duro rival", dijo el boxeador mexicano Canelo Álvarez.

Es más, Canelo se atrevió a decir que vio ganador a Jacobs cuando este perdió por una estrecha decisión contra Golovkin, el 18 de marzo del 2017 en el Madison Square Garden de Nueva York.

Jacobs, sin embargo, rompió las reglas de la diplomacia y dijo que el mexicano había perdido sus dos peleas contra el kazajo, la primera un empate, el 16 de septiembre en Las Vegas, y la segunda un triunfo muy apretado por puntos del tapatío, el 15 de septiembre del 2018 también en Las Vegas.

"Él [Canelo] me da el crédito de haberle ganado a Golovkin", sentenció el estadounidense en días pasados. "Pero yo no voy a devolverle el cumplido, porque en mi opinión el kazajo lo derrotó por decisión unánime en la primera pelea y por decisión dividida o empate en la segunda".

Cabe señalar que Canelo le quitó el invicto de 49 peleas a Golovkin.

Hay que destacar que los dos combates de Canelo contra Golovkin fueron en La Vegas el 16 de septiembre, el primero, y un día antes, el segundo, es decir en plenas Fiestas Patrias de México.

Ante Jacobs

El compromiso contra Jacobs es el 4 de mayo, un día antes del triunfo mexicano sobre los invasores franceses en la Batalla de Puebla, en 1862, un hecho histórico que se celebra con mayor intensidad en Estados Unidos que en el propio México.

Once de sus últimas 20 peleas han sido realizadas en ambas fechas emblemáticas con el propósito de canalizar todo el fervor nacionalista para la causa del boxeador azteca, y siete de sus últimas 10 peleas se han escenificado en Las Vegas, donde Canelo se encuentra como en casa.

Todo este cuidado ha contribuido a encumbrar a Canelo, quien se han convertido en la gallina de los huevos de oro del boxeo mundial. La batalla contra Jacobs será mucho más difícil quizás que contra la de Golovkin, porque si bien es cierto que el estadounidense tiene menos pegada, es más técnico, más alto y de mayor alcance que el kazajo.

Ahí están los ingredientes para que se haga realidad la que ha sido llamada con anticipación como “la pelea del año”. Por lo pronto los precios lo serán: el costo de los boletos va desde los $105 hasta los $2,505, sin impuestos ni cargos. O de lo contrario habrá que subscribirse a DAZN por $9.99 al mes.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la comunidad internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas