NUEVA YORK- Los gastos de consumo siguen en aumento en Estados Unidos, como muestran los resultados de las tiendas Walmart y Home Depot, así como los datos oficiales de ventas minoristas, impulsados por precios que suben y que provocan algunos cambios de hábito.

La facturación del gigante de los supermercados Walmart creció 2,4% a 141.600 millones de dólares en el trimestre que va de febrero a abril.

Te puede interesar

En Estados Unidos sin embargo, los clientes compraron menos productos no alimentarios, un fenómeno que el grupo atribuye a la caducidad de las ayudas del gobierno federal a la población durante la pandemia.

Para Neil Saunders, de la consultora Global Data, este descenso se explica porque la clientela de Walmart "tiende a ser más sensible a los aumentos de precios, y se vio más afectada por la fuerte inflación", que en abril se mantuvo en máximos en 40 años en Estados Unidos, en 8,3% anual.

Los gastos en alimentos en cambio, aumentaron.

Es que con la inflación, "más consumidores concurrieron a Walmart para reducir gastos", sostuvo Saunders.

El director financiero del grupo, Brett Biggs, destacó en conferencia telefónica que los comportamientos de la clientela varían mucho.

La empresa vendió más de algunos artículos bastante caros como consolas de videojuegos, muebles de jardín o parrillas.

Pero algunos consumidores, al mismo tiempo, compraron marcas menos caras en artículos de alimentación como carne o productos lácteos.

En tanto, la cadena de artículos y herramientas para el hogar Home Depot, que ganó mucho dinero durante la pandemia, cuando los estadounidenses mejoraron sus hogares durante el confinamiento, sigue en buena salud: su facturación aumentó 4% entre febrero y abril, a 38.900 millones de dólares.

Señal del efecto de la inflación, el número de compras efectuadas en sus tiendas bajó, pero el monto gastado en promedio por sus clientes aumentó 11%.

Otra señal del aumento de los gastos de consumo en Estados Unidos: el Departamento de Comercio dio cuenta de un incremento de 0,9% de las ventas minoristas en abril con relación a marzo, y de 8,2% con relación a abril del año pasado.

La tolerancia de los consumidores a la alta inflación

En los próximos meses "la tolerancia de los consumidores a una inflación alta será puesta a prueba y la nueva disparada de precios de la gasolina (en récords históricos), conjugada con el ajuste de condiciones financieras, pesará sobre la voluntad de las familias de gastar más por artículos costosos", destacó Lydia Boussour, economista de Oxford Economics.

Las alzas de precios afectan los beneficios bursátiles de empresas como Walmart, cuyas acciones cayeron este martes en Wall Street, para cerrar con pérdida de más de 11%.

La ganancia neta de la cadena de supermercados cayó en este contexto 25% sobre igual período del año anterior, a 2.050 millones de dólares, y la empresa redujo su previsión de beneficios para todo el año fiscal. Sin embargo, la comparación no es válida si se analiza que en los últimos dos años billones de dólares del gobierno federal llegaron a los consumidores en diferentes maneras lo que disparó las ganancias de las grandes compañías a niveles nunca antes vistos.

El resultado es "decepcionante", reconoció el director general del grupo, Doug McMillon, que explicó la disminución de ganancias por el incremento de costos salariales.

"Contratamos más empleados a fin de año para reemplazar a quienes estaban con baja por enfermedad", pero con el descenso de casos de covid en febrero, "nos encontramos durante semanas con más empleados de los necesarios", explicó.

Con la caída de ventas de productos no alimentarios, las existencias del grupo aumentaron y con ello los costos de depósito. También se incrementaron los gastos de combustible para transportar productos.

En el caso de Home Depot, la ganancia neta (+2%) avanzó algo por debajo de las ventas, pero el grupo aumentó igualmente su previsión de ventas para todo el año y la acción subió 1,68%.

"Entramos en un período más difícil para el comercio minorista" pero "el aterrizaje parece realizarse tranquilamente, por lo menos del lado de la demanda", destacó Neil Saunder.

"El mayor desafío para las cadenas de tiendas será ahora equilibrar un descenso de su volumen de ventas con costos más altos", concluyó.

En realidad, las grandes empresas se acostumbraron durante dos años a ganar demasiado dinero y ahora todo les parece poco, cuando se comparan con el "época de oro en la pandemia", un tema que parece contradictorio pero que ocurrió gracias al enorme respaldo financiero durante la crisis sanitaria.

Tanto en el 2020 como en el 2021, las grandes empresas minoristas tuvieron ganancias inesperadas. Ahora, les costará trabajo regresar a los tiempos normales prepandemia.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 31.02%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.73%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.25%
18896 votos

Las Más Leídas