La marca británica Land Rover comercializa en los Estados Unidos tres familias de vehículos, cada una de ellas portadora de sus singulares características, pero las tres compartiendo un lenguaje común de diseño y un sentido de integridad en la ingeniería que se ha convertido en la marca registrada del fabricante inglés. Las familias de productos comienza con los Range Rover, que comenzaron a llegar al mercado americano en el año 1987, distinguidos por su máximo refinamiento y su lujo en abundancia, ese vehículo que tanto sirve para transportar pasajeros en las condiciones más agrestes, como para salir en la noche a un concierto especial, o a un restaurante de lujo.

También figura en la lista la familia de los Discovery, que se destacan por su inmensa versatilidad y por contribuir a cerrar la brecha entre el utilitarismo y el refinamiento, con capacidad para cinco pasajeros en la versión Sport, y hasta siete en la de tamaño completo. Y para cerrar, la familia de los Defender, que han sido el caballo de batalla de la marca, comercializados en más de 170 países, y que han construido una reputación envidiable en países en desarrollo, en actividades productivas, en misiones militares y humanitarias por todo el mundo, como un vehículo utilitario durable y confiable, que puede transportar pasajeros en cualquier lugar del planeta, sin importar las condiciones del terreno.

Te puede interesar

Esta vez nos vamos a ocupar del Range Rover Sport, en su versión PHEV, sigla que significa que se trata de un vehículo híbrido, a gasolina y eléctrico, que además puede cargar sus baterías conectándolo con un cable a la red de energía. Es, evidentemente, un vehículo utilitario deportivo que derrocha lujo y sofisticación, pero al mismo tiempo demuestra una cierta conciencia ecológica al reducir el consumo de gasolina y la emisión de gases contaminantes, sin sacrificar desempeño ni dejar de lado sus capacidades para superar las condiciones de camino más difíciles. El tren motriz PHEV, que es nuevo para el modelo 2020, se suma a otras tres motorizaciones, la tradicional V8 supercargada, la V6 híbrida ligera y la Diesel.

rrs18myphevfirenzered011217047.JPG
<p>El nuevo Ranger Rover derrocha lujo y sofisticación, pero al mismo tiempo demuestra una cierta conciencia ecológica. </p>

El nuevo Ranger Rover derrocha lujo y sofisticación, pero al mismo tiempo demuestra una cierta conciencia ecológica.

El tren motriz del Range Rover Sport PHEV, que trae como emblema identificador la sigla P400e, entrega una potencia total de 398 caballos y un torque de 472 libras por pie, que es la suma de lo que produce la combinación Ingenium de su motor eléctrico con el de gasolina, de 4 cilindros y 2.0 litros, acoplados a una transmisión automática ZF de 8 velocidades. La experiencia de manejo resulta en una aceleración más suave y un desempeño más enérgico, cuando se compara con los impulsados por motores de 6 cilindros en V, y además ofrece una autonomía de 31 millas utilizando solamente el motor eléctrico y las baterías.

Entre las innovaciones tecnológicas que trae el modelo 2020 vale la pena destacar el paquete Smartphone, que de manera sencilla y sin complicaciones integra el teléfono móvil al vehículo, mediante las plataformas Apple CarPlay y Android Auto, que ahora viene como equipo estándar. El precio básico del Range Rover Sport PHEV comienza en los $96,145 dólares.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas