Alexander Alazo abrió fuego contra la sede diplomática de Cuba en Washington la madrugada del jueves, en el noroeste de la capital estadounidense y dejó una estela de disparos de casi tres docenas de balas, según reporte de la agencia AP, difundido el viernes en la noche, horas después de que la exclusiva que develaba el rostro del atacante y los detalles de los padecimientos psiquiátricos que padece, fue publicada en primicia por DIARIO LAS AMÉRICAS.

Alazo fue descrito por un pastor evangélico del sur de la Florida con quien sostiene una cercana amistad, como alguien "obsesionado con la idea de que lo persiguen", motivado porque es una persona diagnosticada con esquizofrenia.

Te puede interesar

El despacho de AP, que refiere detalles de las declaraciones del atacante en corte, dijo que Alazo admitió, "quería echarles el guante [se asume a los representantes del régimen cubano] antes de que le echaran el guante a él".

Sin embargo, el líder religioso que ofreció declaraciones a DIARIO LA AMÉRICAS en condición de anonimato, descarta que Alazo haya estado movido por razones políticas y reiteró que en su delirio como persona con padecimientos mentales, se había obsesionado con la idea de que la seguridad del Estado cubano lo perseguía.

La agencia AP obtuvo declaraciones del embajador cubano en EEUU, José Cabañas. El diplomático describió que en el momento del ataque en la embajada solo se encontraba principalmente personal de seguridad, unas siete personas. Elogió la labor de la policía y del servicio secreto y los calificó de "muy profesionales", aunque señaló, según su punto de vista, que tras el suceso, la cooperación de EEUU se había vuelto lenta, por no proporcionar información del sospechoso.

Cabañas admitió desconocer el móvil de la agresión cometida contra la sede diplomática, no obstante mencionó como detalle importante, según su opinión, "recordar que varios grupos e individuos han operado durante muchos años y aún siguen operando con impunidad dentro del territorio estadounidense".

Las declaraciones de Cabañas se pueden interpretar como alusión a un posible atentado con trasfondo político, de lo cual hasta el momento no existe ninguna evidencia y conocidos de Alazo, descartan como algo probable.

En Cuba, el canciller del régimen, Bruno Rodríguez Parilla, tras conocer del incidente, se refirió al suceso como "grave acción terrorista perpetrada contra la embajada de Cuba" y exigió "esclarecimiento urgente de los hechos".

Mientras, a través de sus declaraciones y sin tener resultados preliminares de las investigaciones que realizan las autoridades estadounidenses, Cuba se ha encargado de calificar el suceso, que como dijeron allegados y según los reportes obtenidos por AP el viernes, es el resultado del actuar de una persona desequilibrada mentalmente.

El pastor evangélico, que ha mantenido una amistad cercana con Alazo por filiación de fe, relató que tanto él como todos quienes le conocen están “en shock” y “molestos" por la especulaciones que desde el desconocimiento algunos medios se han tomado la libertad de hacer al referirse al suceso.

Detalló que “Alazo está diagnosticado con esquizofrenia hace muchos años y obsesionado con la idea de que lo persiguen”. Describe que según la esposa, él se encuentra bajo tratamiento y recientemente el facultativo que lo atiende reconoció que los medicamentos que le han sido indicados, ya no le resultan.

Alexander Alazo.jpg
Alexander Alazo

Alexander Alazo

El pastor afirma conocer al señalado hace años y lo describe como una persona devota a la fe cristiana, de buen carácter moral, con buena instrucción académica y de trato muy afable.

Su esposa y otros conocidos comentaron con los allegados que Alazo ha estado obsesionado con la idea de que la Seguridad del Estado del régimen cubano lo persigue. "Se muda frecuentemente de un estado a otro. Lleva muchos años fuera de Cuba, radicado en EEUU”, a donde ingresó después de residir en México.

“Su historial médico puede ser consultado”, instó el líder religioso. “En su cabales, estoy seguro de que él nunca habría realizado un acto como este”, apuntó.

“Lo que han dicho hasta ahora de él no coincide con la verdad acerca de quién es esta persona”, señaló.

Añadió que Alazo está casado, tiene cuatro hijos, y dos de ellos son niñas pequeñas de su actual matrimonio.

@IlianaLavastida

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas