WASHINGTON.- Los demócratas del Congreso estadounidense rechazaron las duras medidas de política inmigratoria planteadas por el presidente Donal Trump a cambio de permitir permanecer en el país a los jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como "dreamers".

"Durante un encuentro le dijimos al presidente que estamos abiertos a medidas razonables para la seguridad fronteriza. Pero esta lista va más allá de todo lo razonable", afirmaron los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y en el Senado, Nancy Pelosi y Chuck Schumer.

"Esa propuesta no muestra ninguna voluntad de compromiso", añadieron en un comunicado conjunto el domingo, citado por el Washington Post.

Trump presentó el domingo por sorpresa un catálogo de duras exigencias en materia de política migratoria.

Entre los puntos centrales de la lista figuran la construcción del muro en la frontera con México y una mayor deportación de inmigrantes ilegales. Trump quiere tomar además medidas más duras para reducir la llegada de menores no acompañados desde Guatemala, El Salvador y Honduras.

"El Gobierno no puede ir en serio", advirtieron Pelosi y Schumer en reacción al anuncio.

Se considera que dicha lista es la base del Gobierno para negociar el destino de casi 700.000 "dreamers" que llegaron a Estados Unidos ilegalmente siendo menores junto a sus padres.

La mayoría de inmigrantes inscritos en DACA, tienen permisos de trabajo programados para para expirar a partir de marzo.

Trump se había reunido el mes pasado con el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer, y con el líder de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, y acordó tratar de llegar a un acuerdo, preocupando a los halcones de inmigración que temían que Trump proyecto de ley que permitiría a los soñadores obtener el estatus legal completo sin pedir medidas de seguridad fronterizas significativas a cambio.

Sin embargo, la lista publicada por la administración representaría un mayor endurecimiento de las leyes de inmigración. También se incluyen cortes a la inmigración legal. Y, mientras los demócratas han pedido un camino a la ciudadanía para todos los soñadores, un grupo estimado en más de 1,5 millones, un asistente de la Casa Blanca dijo el domingo por la noche que la administración "no está interesada en conceder un camino a la ciudadanía" DACA.

El expresidente Barack Obama les otorgó durante su mandato un estatus de protección provisional al que su sucesor republicano puso fin en septiembre. Trump dejó en manos del Congreso encontrar una nueva reglamentación para el programa, que consideró inconstitucional.

El secretario de Justicia, Jeff Sessions, defendió las propuestas del presidente. Según Sessions, en las últimas décadas "el Estado de derecho se desmoronó" en la frontera de Estados Unidos y el presidente presentó "propuestas razonables" que pondrían fin a esa "falta de observancia de la ley".

FUENTE: dpa
 

Deja tu comentario