WASHINGTON.- La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen M. Nielsen, ha anunciado este lunes el despliegue de cientos de agentes de la Agencia de Protección de Fronteras (CBP) para responder a lo que considera una nueva "emergencia" migratoria en la linde con México.

"Volveremos a desplegar inmediatamente cientos de agentes de la CBP en la frontera para responder a esta emergencia", ha dicho Nielsen en un comunicado, avanzando "refuerzos adicionales" del Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias, aunque no ha entrado en detalles.

Te puede interesar

Nielsen ha enviado un memorándum al jefe de la CBP, Kevin McAleenan, para que acelere la reubicación de hasta 750 agentes a los sectores afectados por esta "emergencia". También le ha pedido que revise el número de efectivos y, si lo considera necesario, lo aumente. Tendrá que notificarlo si supera los 2.000 agentes, ha señalado.

Además, ha indicado que se "requerirá a quienes quieran entrar en Estados Unidos que esperen en México hasta que un tribunal haya revisado su caso" y ha instruido a McAleenan para que amplíe tanto en número como en zonas los Protocolos de Protección de Migrante (MPP), que permiten deportarlos a México mientras se resuelven los procesos judiciales.

"La Secretaría ha ordenado a la CBP que devuelva diariamente a México a cientos de migrantes adicionales por encima de los índices actuales, conforme a las leyes y obligaciones humanitarias de Estados Unidos" y que extienda sus operaciones más allá de California y Texas, donde opera actualmente la CBP, ha apuntado.

"La crisis en nuestra frontera está empeorando y el Departamento de Seguridad Nacional hará todo lo que esté en su poder para acabar con ella", ha afirmado Nielsen. "No nos quedaremos quietos mientras el Congreso renuncia a actuar otra vez más, así que todas las opciones están sobre la mesa", ha remachado.

"Caravana madre"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retomó la semana pasada su amenaza de cerrar la frontera con México y cortar la ayuda estadounidense a El Salvador, Guatemala y Honduras si no hacen "nada" para frenar las caravanas de migrantes centroamericanos que desde el pasado mes de octubre caminan hacia Estados Unidos.

Esta última amenaza se materializó el sábado con el anuncio de la suspensión oficial de la ayuda a estos tres países. "Estamos pagando cantidades tremendas de dinero y no vamos a pagar más porque no han hecho nada por nosotros", en palabras del propio Trump.

Este decisión de Trump coincide con la inminente partida desde Honduras de lo que la ministra de Interior de México, Olga Sánchez Cordero, calificó en rueda de prensa como la "caravana madre" porque podría llegar a sumar 20.000 personas.

Interrogado sobre la renovada amenaza de Trump, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha contestado que, si bien se toma "en serio" las palabras de su homólogo estadounidense, no quiere entrar en una dinámica de "confrontación". "Yo prefiero el amor y la paz", ha sostenido.

López Obrador ha recordado además que "es un porcentaje menor el de mexicanos que cruzan la frontera". "Del número total de deportados de Estados Unidos (...), mexicanos son del 10 al 15 por ciento (...) y espero que sean cero pronto", ha precisado.

AMLO, como ha sido bautizado por la prensa mexicana, ha subrayado que "no es un asunto solo de México" porque "es una migración que viene de Centroamérica, de otros países, porque no se están atendiendo las causas, es decir, la gente no tiene oportunidades".

El "plan" de su Gobierno, ha contado, es que la migración sea legal y ordenada y que "al mismo tiempo se protejan los Derechos Humanos". "Pero serenos, tranquilos, sin aspavientos y con mucha responsabilidad", ha insistido López Obrador en la rueda de prensa diaria de este lunes.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la catedral de Notre Dame podrá ser recuperada en cinco años, tal como dijo el presidente de Francia?

Las Más Leídas