WASHINGTON.- La Fiscalía General presentará cargos de "delito de odio" y buscará la pena de muerte para el autor de la matanza perpetrada ayer sábado en una sinagoga de Pittsburgh en Pensilvania, donde fallecieron once personas y otras seis resultaron heridas, informaron fuentes oficiales.

"Estos presuntos crímenes son reprobables y absolutamente repugnantes de acuerdo con los valores de nuestra nación. Por ello, el Departamento de Justicia presentará cargos de delito de odio, así como otros, contra el acusado, incluyendo cargos que podrían llevar a la pena de muerte", declaró el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, en un comunicado.

De esta manera, Rob Bowers, quien resultó detenido tras disparar de manera indiscriminado contra los parroquianos de la sinagoga al tiempo que gritaba que todos los judíos debían morir, se enfrentará a la pena máxima en los tribunales.

"Bowers comparecerá ante el juez este lunes, 29 de octubre, a las 13.30 hora local", informó el fiscal federal Scott Brady en una rueda de prensa que tuvo lugar en la ciudad de Pittsburgh (Pensilvania), donde tuvieron lugar los hechos.

Brady explicó que Rob Bowers será acusado de 29 cargos en total.

"Once cargos por asesinato de personas que estaban ejercitando su derecho a la libertad de credo y once cargos por uso de arma de fuego para cometer asesinato. Todos estos cargos pueden ser castigados con la muerte", detalló el fiscal.

Por el momento, debido a que no había cómplices ni aparente intención de propagar un mensaje específico, la investigación contempla los actos de Bowers como crímenes de odio y no como un caso de terrorismo doméstico.

Las autoridades revelaron las identidades de las víctimas: Joyce Fienberg, 75; Richard Gottfried, 65; Rose Mallinger, 97; Jerry Rabinowitz, 66; Cecil Rosenthal, 59; David Rosenthal, 54; (Cecil y David eran hermanos); Bernice Simon, 84; Sylvan Simon, 86; (Sylvan & Bernice eran esposos); Daniel Stein, 71; Melvin Wax, 86 y Irving Younger, 69.

El jefe de la cartera de Justicia condenó un acto "vil" en el que fallecieron "once personas inocentes" cuando participaban en un oficio religioso en la sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida.

"El odio y la violencia en función de la religión no tienen lugar en nuestra sociedad", consideró Sessions.

El anuncio del Departamento de Justicia coincide con la línea marcada horas antes por el presidente Donald Trump, quien reclamó el endurecimiento de la leyes relacionadas con la pena de muerte.

"Hay que dibujar una línea y decir con fuerza 'hasta aquí, nunca más'", señaló el presidente durante un acto de campaña celebrado en la localidad de Murphysboro, en Illinois.

A lo largo del día, la Casa Blanca sopesó la posibilidad de cancelar tanto este evento como otro organizado por asociaciones agrícolas, que tuvo lugar unas horas antes en Indiana, pero finalmente el presidente optó por participar en ambos eventos.

"No quiero que tengáis que cambiar vuestras vidas por alguien que está enfermo y es diabólico (...). Tenemos nuestras vidas, tenemos nuestras agendas y nadie nos las va a alterar", sostuvo Trump durante el mitin.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas