WASHINGTON - El Senado de Estados Unidos confirmó la noche del lunes a la jueza conservadora que el presidente Donald Trump propuso para la Corte Suprema, una victoria para el mandatario a ocho días de las elecciones en Estados Unidos.

El Senado votó por 52 votos a favor y 48 en contra la nominación de la jueza Amy Coney Barrett que va cimentar la mayoría que tienen los conservadores en el alto tribunal, que ahora será de seis contra tres.

Te puede interesar

Barrett tiene 48 años, y su nombramiento vitalicio como la 115ª jueza del Tribunal Supremo de Justicia.

Barrett, una católica ferviente opuesta al aborto, cambiará la configuración del máximo tribunal que a partir de ahora contará con seis jueces conservadores de nueve, tres de ellos nombrados por el mandatario republicano. En la corte de nueve miembros se sientan también tres magistrados progresistas.

La nueva jueza llenará la vacante dejada por el fallecimiento en septiembre de la progresista Ruth Bader Ginsburg.

La magistrada podría participar en su primera audiencia a partir del 2 de noviembre, la víspera de las elecciones presidenciales. Por lo tanto, teóricamente le correspondería actuar en caso de que se examinen posibles apelaciones contra los resultados de la votación.

La Corte Suprema decide en Estados Unidos sobre los debates sociales más espinosos, desde el aborto hasta el porte de armas pasando por los derechos de las minorías sexuales.

Con la confirmación de Barrett asegurada, se esperaba que Trump lo celebrara con un acto de juramentación en la Casa Blanca. El juez Clarence Thomas tomará el juramento, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca.

Trump celebra

El presidente Donald Trump celebró este lunes la entrada de la jueza conservadora Amy Coney Barrett a la Corte Suprema como un "día trascendental para Estados Unidos".

"Es un día trascendental para Estados Unidos, para la constitución estadounidense y para un estado de derecho justo e imparcial", indicó el mandatario en el jardín de la Casa Blanca antes de que Barrett jurara como jueza ante el magistrado del máximo tribunal Clarence Thomas.

TRump y jueza Barrett.jpg
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aplaude a la jueza Amy Coney Barrett después de que prestó juramento como juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos durante una ceremonia en el jardín sur de la Casa Blanca el 26 de octubre de 2020 en Washington, DC.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aplaude a la jueza Amy Coney Barrett después de que prestó juramento como juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos durante una ceremonia en el jardín sur de la Casa Blanca el 26 de octubre de 2020 en Washington, DC.

FUENTE: Con información de AFP y AP
 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas