Las noticias sobre reclamos por sospechas de presuntas irregularidades en los comicios del 3 de noviembre comenzaron a circular con una velocidad empedernida y a hacerse virales rápidamente en las redes sociales y otras plataformas en las que se promueve el debate. Trump o Biden; esa es la cuestión.Tanto entre defensores como detractores, demócratas, republicanos e independientes.

El fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, permitió a principios de semana que las fiscalías investiguen esas supuestas “irregularidades” en las elecciones presidenciales. Varios sitios ya no muestran a Biden con 290 votos electorales sino con 259, incluso menos en otros como The Epoch Times. Se han eliminado banners alegóricos a la proclamación del presidente número 46 en sitios online. ¿Incertidumbre? A lo mejor cautela o un espacio al beneficio de la duda. Notificación- dimisión. ¿Causa-efecto? La autorización de Barr llevó a Richard Pilger, funcionario del Departamento de Justicia que supervisaba las investigaciones de fraude electoral, a dimitir del cargo en cuestión de horas.

Te puede interesar

"Habiéndome familiarizado con la nueva norma y sus ramificaciones (...) lamentablemente debo renunciar a mi cargo como director de la División de Crímenes Electorales", anunció Pilger en un memorando interno que se filtró a varios medios de comunicación estadounidenses.

Barr por su parte en la misiva a los fiscales puntualizó: "Autorizo a investigar denuncias sustanciales de irregularidades en el voto o en la tabulación del voto antes de la certificación de las elecciones en sus jurisdicciones en ciertos casos, como ya he hecho yo en instancias específicas"

"Dichas investigaciones y revisiones pueden realizarse si existen denuncias claras y aparentemente creíbles de irregularidades que, de ser ciertas, podrían potencialmente afectar el resultado de una elección federal en un estado concreto", añadió.

La campaña del presidente Donald Trump ha interpuesto más de una decena de demandas en varios estados donde denuncian presuntas irregularidades.

El escenario es simple. Para ganar las elecciones en los tribunales, Trump tiene que darle vuelta al escrutinio en Pennsylvania, Georgia y Nevada o Arizona.

Embed

Aunque numerosos medios de prensa declararon vencedor a Biden, lo cierto es que los estados tienen hasta el 8 de diciembre para resolver las disputas electorales, esto incluye recuentos e impugnaciones judiciales contra los resultados para que finalmente los miembros del Colegio Electoral se reúnen el 14 de diciembre para formalizar este resultado.

Consultado por DIARIO LAS AMÉRICAS, el abogado Guillermo de La Puente, de la oficina Pando & De La Puente, sostiene que “La novedad de esto es que las normas de la fiscalía federal dictan que las investigaciones basadas en las elecciones normalmente se hacen después de que se certifique un ganador. Yo sé que muchos que leen esto se preguntan ¿Cómo es posible? ¿Qué sentido tiene esperar a que se terminen las elecciones para investigar el fraude que podría estar pasando en esa misma elección? La respuesta es fácil: la separación de los gobiernos estatales y el gobierno federal. Muy pocos saben que las leyes electorales las hacen los estados. No importa si es una elección federal. La legislatura de cada estado hace sus propias reglas referente a las elecciones. Quiere decir que las fiscalías estatales deben ser las que investiguen el fraude en cada estado [si es que lo hubo]. Lo que está pasando aquí es que las fiscalías en los estados como Pennsylvania y Michigan son fiscalías demócratas. Si la fiscalía estatal no investiga, el Presidente no podrá quizás conseguir la evidencia de fraude necesaria para prevalecer”.

En las próximas semanas podríamos estar en presencia de una verdadera batalla legal. En su cuenta de twitter, este jueves 12 de noviembre Donald Trump escribió: “Dominion eliminó 2.7 millones de votos de Trump a nivel nacional. El análisis de datos encuentra 221.000 votos en Pennsylvania cambiados del presidente Trump a Biden. 941.000 votos de Trump borrados. Los estados que utilizaron los sistemas de votación de Dominion cambiaron 435.000 votos de Trump a Biden”.

Kayleigh McEnany, portavoz de Trump prometió que las acciones para revertir la victoria demócrata apenas comienza: "Esta elección no ha terminado. Lejos está de ese punto, dijo. Sólo hemos comenzado el proceso de obtener un recuento de votos preciso y honesto", añadió.

Por su parte la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel dijo en un comunicado: “Tenemos la intención de asegurar que cada votante legal tenga su voto contado de acuerdo con la ley, que se conceda a los observadores el acceso que les corresponde según la ley estatal, y que cualquier irregularidad que haya ocurrido—ya sea por intención maliciosa o por incompetencia—sea investigada a profundidad en la mayor medida permitida por la ley. No renunciaremos a este proceso hasta que se haya resuelto hasta el último problema”.

Brad Raffensperger, secretario de Estado de Georgia dijo: "¿Hubo una votación ilegal? Estoy seguro de que sí. Y mi oficina está investigando todo.

El líder del Senado, Mitch McConnell, sentenció en referencia directa a los demócratas: " ¿Cómo el presidente debe aceptar inmediatamente y con alegría los resultados electorales preliminares de los mismos personajes que acaban de pasar cuatro años negándose a aceptar la validez de las últimas elecciones y que insinuaron que ésta también sería ilegítima si volvían a perder, sólo si perdían… ? El presidente tiene todo el derecho de investigar las acusaciones y solicitar recuentos de conformidad con la ley”.

Volvamos a la decisión de Barr donde subraya que el departamento de Justicia tiene "la obligación de garantizar que las elecciones federales se lleven a cabo de tal manera que el pueblo estadounidense pueda tener plena confianza en su proceso electoral y su gobierno" ¿Qué pasaría si se haya un culpable y se llegara a comprobar algún tipo de irregularidad probada en los comicios?

De la Puente subraya que “El código penal federal (52 U.S. Code Section 20511) carga penalidades de una multa o el máximo de cinco años en la cárcel si uno es encontrado culpable de fraude electoral. Es importante notar, que si la fiscalía federal llega a probar esto contra alguien, sería a un nivel individual. No quiere decir que se estableció el fraude generalizado que está alegando el Presidente aunque sí sería evidencia importante para que Donald Trump utilice en sus varias demandas”.

Los días venideros serán decisivos. El presidente Donald Trump lo aseguró en un Tweet: “Estamos haciendo grandes progresos. Los resultados comienzan a llegar en la próxima semana”.

Y queda por ver cuál es el precedente que se establece como asegura el abogado Guillermo de La Puente, si el accionar de la Fiscalía Federal en base a un todavía improbable fraude o el del fraude en sí, ya probado, en un proceso electoral

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.28%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 31.42%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.3%
21514 votos

Las Más Leídas