jhernandez@DiarioLasAmericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- No hay día, ni horas, que la polémica en torno al informe del fiscal especial Robert Mueller tome un matiz diferente, sin que ello signifique que complazca a unos u otros.

Hace apenas unos días el Congreso pidió la versión completa del reporte, cuya publicación presenta tachaduras y párrafos mutilados por el Departamento de Justicia y más tarde reclamó la presencia de Mueller, así como el fiscal general Bill Barr, entre otros funcionarios, lo que desató la disconformidad de la Casa Blanca y la negativa a cumplir con la petición oficial.

Te puede interesar

"Bob Mueller fue un gran héroe para los radicales izquierdistas demócratas. Ahora que el informe Mueller ha concluido sin encontrar colusión ni obstrucción (...), los demócratas van por ahí diciendo: '¿Bob quién? Perdón, no conozco a ese hombre", comentó el presidente Donald Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Mueller investigó durante casi dos años la conexión del equipo de campaña de Trump con Rusia, así como los supuestos intentos del mandatario estadounidense de boicotear las pesquisas judiciales.

El informe arrojó que “no hay indicios de conspiración con Rusia para influir en las elecciones presidenciales”, aunque dejaba la puerta abierta, sin citar pruebas irrefutables, acerca de la obstrucción a la justicia.

“Son las tachaduras y los párrafos mutilados, que el Gobierno federal considera ‘material sensible’, lo que dispara el disgusto en la Cámara Baja del Congreso”, dominada por la oposición demócrata, señaló Charlie Anderson, profesor de ciencias políticas de George Washington University.

Material sensible

Entretanto, el fiscal general acudió a la cita en el Senado, pero la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, opinó que Barr mintió en su comparecencia, lo que supone “un hecho grave” e incluso "un delito", según reportó la agencia de noticias Europa Press.

Desde el Departamento de Justicia respondieron más directamente a Pelosi por su "ataque infundado" contra Barr.

"El ataque infundado de la presidenta Pelosi contra el fiscal general es insensato, irresponsable y falso", apuntó la portavoz de Justicia Kerri Kupec.

Los demócratas interrogaron a Barr por su gestión en la investigación del fiscal especial Robert Mueller, las tachaduras y los párrafos mutilados, pero las respuestas del fiscal general aludieron a la condición de ‘material sensible’.

Pelosi se refirió a la inquietud generada tras conocerse que Mueller envió una carta de queja porque el resumen divulgado por Barr sobre el informe de la trama rusa no reflejaba "la sustancia y el contexto" de las pesquisas que había liderado.

"Después de que el fiscal especial presentase el informe confidencial, decidí que era de interés público que el Departamento de Justicia anunciara las conclusiones finales de la investigación, es decir, la determinación de si se ha cometido un delito comprobable o no", dijo Barr ante el Senado.

Mueller dio por terminada la investigación el 22 de marzo pasado y Barr envió a los pocos días un resumen, en el que señaló que Mueller no halló pruebas de nexos entre el entorno de Trump y el Kremlin, y que no había alcanzado una conclusión sobre una posible obstrucción a la Justicia por parte del mandatario.

Mientras tanto, los legisladores demócratas continúan acusando a Barr de tratar de defender la imagen de Trump, pese a que la investigación de Mueller deja la puerta abierta a la posibilidad de que el Presidente haya intentado obstruir a la Justicia.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario