jhernandez@diariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

MIAMI.- Imagine por un momento la pérdida total o parcial del sentido de la vista. No basta cerrar los ojos y ver todo negro. La ceguera es mucho más que eso y en Miami contamos con la dicha de tener un centro de entrenamiento, sin fines de lucro, que acaba de cumplir 90 años y continúa ayudando a invidentes a ser independientes como cualquier otra persona.

Te puede interesar

The Miami Lighthouse for the Blind fue fundada en 1930, en una casa habilitada en la esquina de la avenida 8 y la calle 7 del SW, en la zona que hoy llamamos La Pequeña Habana, y desde entonces ha crecido hasta ocupar media manzana, y pronto contará con una escuela para niños.

“Aquí ayudamos a mejorar la calidad de vida. Desde cómo caminar con un bastón hasta trabajar con computadoras y dispositivos para saber lo que un texto dice”, explicó Corina Hernández, gestora superior de casos, o Senior Case Manager como decimos en inglés.

“Todo es gratis, ni un centavo a pagar”, subrayó.

Inclusive si la persona no cuenta con estatus inmigratorio definido. “Nunca decimos no. Nunca cerramos la puerta. Es nuestra responsabilidad ayudar porque somos la última opción de asistencia, cuando el médico dice que no puede hacer más”, recalcó Corina.

El proceso de matrícula es sencillo y comienza a través del Florida Division of Blind Services (DBS), que es la agencia estatal que atiende las necesidades de invidentes.

“Con el diagnóstico dado por el oftalmólogo, se presenta la solicitud al DBS, y tan pronto es aprobada definimos los servicios que el paciente necesita”, explicó Corina, que además de actuar como gestora del proceso proyecta un alto grado de comprensión por quienes acuden a ella.

“Los guío, con la ayuda de mis compañeros especializados, a recibir los servicios que necesitan”, señaló.

Y si la persona es mayor de 62 años, “podemos agilizar el proceso”, añadió.

Servicios

Los programas de asesoramiento son adaptados según la disponibilidad de las personas. “Pueden venir cinco, tres o dos veces por semana por medio día”, informó la gestora.

Dado el carácter multicultural de Miami, la institución cuenta con las herramientas necesarias del idioma para comunicarse.

Entre los instructores y el personal administrativo “podemos comunicarnos en diez idiomas, desde inglés y español hasta portugués, francés o criollo, incluso coreano y ruso”, aseguró.

Y si alguien necesitado habla otro idioma, “buscamos quien ayude”, aseguró.

Presupuesto

De hecho, The Miami Lighthouse se nutre mayormente de colaboraciones dadas por entidades privadas, personas interesadas e instituciones gubernamentales.

“Si nos limitáramos a los fondos públicos, no existiríamos”, estableció Cameron F. Sisser, vicepresidente de relaciones públicas de la institución, que, acorde a sus palabras, reciben unos 6.000 dólares de la Ciudad de Miami, unos 120.000 del Condado Miami-Dade y cerca de dos millones del estado de Florida.

“El resto de los 10 millones que conforma el presupuesto anual, alrededor del 70%, proviene de donaciones y subvenciones”, tipo grants, amplió.

Incluso algunas de las personas que reciben los servicios hacen donaciones, aunque no se les pide. “Una vez que notan los beneficios, tratan de ayudar con lo que pueden, 10 o 20 dólares”, apuntó Corina.

“Si consulta Charity Navigator, que es la plataforma que califica a las organizaciones benéficas en función de cómo usan sus dólares, verá que apenas usamos ocho centavos de cada dólar en asuntos administrativos”, puntualizó Cameron.

O sea, cerca del 92% es dedicado al funcionamiento de los programas educacionales, incluyendo cifras menores para generar donaciones y otros asuntos.

Técnicas

Aquí las técnicas digitales juegan un papel predominante. JorgeHernández, que lleva las riendas de la tecnología computarizada, aseguró “enseñamos todos los métodos relacionados con invidencia”.

De hecho, Jorgeperdió el sentido de la vista a los 20 años, pero no abandonó las ansias de vivir y aprender, y de esa manera conoció como ser independiente, desde leer el menú y pagar la factura en un restaurante hasta ser un experto en programas computarizados.

Básicamente “enseñamos a leer y escribir. Cómo usar las aplicaciones disponibles para teléfonos inteligentes, una tableta o Internet, hasta programas como Powerpoint y procesadores de hojas de cálculo. Todo lo que tenga que ver con tecnologías digitales, o cualquier dispositivo electrónico o manual que puedan usar a diario”, resumió Jorge.

Si la persona trabaja, “podemos ir a su centro de empleo para asegurarnos de que pueda operar bien. Y si es necesario, hacemos recomendaciones para modificar el equipo”, afirmó.

En el caso de que sea necesario mejorar un equipo, una computadora, la agencia estatal DBS cubriría el gasto.

“Digamos que la persona es recepcionista y necesita un equipo especial, lo recomendamos y la agencia estatal compra el equipo”, a menos que la entidad privada quiera cubrir el gasto o la mitad, explicó.

“Lo hacemos porque, además de ayudar, queremos que la persona sea independiente, que pueda continuar trabajando para ganar dinero y al estado también le interesa porque sigue contribuyendo”, indicó Corina.

Efectivamente, tal como la gerente añadió: “La ceguera no tiene nada que ver con el cerebro, la inteligencia o la vida. Solo es una limitación. Se casan, tienen familia, trabajan y pueden conducir una embarcación como lo hace Jorge”.

Óscar Rodríguez Orgallez, que muchos conocen como Profesor Zellagro, astrólogo de Univisión Horóscopos, que ha perdido la vista paulatinamente, pero continúa trabajando, aprende las técnicas para lograr la deseada independencia.

“Se puede perder la vista, pero nunca la vista del ojo interior”, que abre la puerta a los planos más sutiles de la existencia, enunció.

Es el PENfriend, el dispositivo electrónico de audio que ayuda a Óscar a identificar objetos y lo que hoy hace sus horas más fáciles.

“Quedarme casi ciego es muy estresante y quiero aprender todo lo que pueda para hacer mi vida más fácil”, expresó.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.64%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.81%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.55%
35846 votos

Las Más Leídas