MIAMI.- Hace cuatro meses, cuando Miami vivió su primera crisis de coronavirus y el alcalde Francis Suárez pidió al Gobierno federal suspender todos los vuelos del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA), nadie imaginó que el asunto llegaría a las urnas en agosto, aunque obviamente de manera diferente.

Y es que además de elegir finalistas a la alcaldía y comisión de Miami-Dade, jueces, tasador, junta escolar y otros puestos públicos partidistas, el electorado de Miami, la ciudad que encabeza el condado, debe responder, en resumen, si está de acuerdo con pedir inspección sanitaria en el aeropuerto para evitar la entrada de más contagio a la ciudad.

Te puede interesar

"¿Apoyaría exigir que el alcalde del condado Miami-Dade, que tiene autoridad sobre el Departamento de Aviación de Miami-Dade, ponga en práctica exámenes médicos a todos los pasajeros que llegan al Aeropuerto Internacional de Miami para detectar el virus COVID-19?"

La pregunta no es vinculante, o sea que no está sujeta a obligación, pero es definitivamente una táctica de presión para instaría al alcalde condal, Carlos Giménez, a implementar una medida que satisfaga a los votantes de Miami.

De hecho, la pregunta fue aprobada por unanimidad de la Comisión de Miami el pasado 28 de mayo, y aunque hubiera sido mejor llevarla entonces a las urnas, cuando la ciudad se aprestaba a entrar en su segunda crisis de coronavirus, no era posible realizar la consulta extraordinaria.

“No importa lo que hagamos para prevenir el contagio si tenemos la puerta de atrás abierta”, planteó el comisionado municipal de Miami Joe Carollo indicó hay necesidad de establecer medidas más severas en MIA.

“Hay que hacer algo más, que simplemente pedir a los pasajeros someterse a una cuarentena”, recalcó.

Giménez entonces rechazó enérgicamente la idea y dijo que el Condado no tiene autoridad legal para realizar exámenes de salud por sí solo.

“Acorde a la ley federal, los gobiernos locales no tienen autoridad para realizar exámenes de salud en los aeropuertos ", subrayó Giménez, quien, según sus críticos, tampoco ha hecho el esfuerzo por lograr que el Gobierno federal lo haga.

"Cada día que una persona potencialmente infectada se le permita ingresar a nuestra comunidad sin un control, sufriremos las repercusiones de esta enfermedad mortal por más días", subrayó Carollo.

Antecedentes

Unos días antes, a comienzos de abril, el alcalde Suárez pidió a la Casa Blanca, por medio de una carta oficial, el cierre preventivo del aeropuerto, pero acto seguido el alcalde Giménez comunicó "o es de su competencia", en referencia a la solicitud de la alcaldía de Miami.

"Necesitamos detener la propagación del virus para mantener seguros a los residentes de Miami", señaló entonces el alcalde Suárez.

"Estamos en guerra con un enemigo silencioso, mortal y despiadado", subrayó Suárez. "Personalmente, he sido testigo de su velocidad, propagación y letalidad entre mis residentes en Miami y ahora en el estado de Florida".

Más tarde, el 9 de abril, la Comisión de Miami acordó solicitar al gobernador de la Florida, Ron De Santis, el despliegue de la Guardia Nacional en MIA, para realizar controles médicos a pasajeros que arriben a la terminal aérea, pero tampoco fue escuchada.

En otras palabras, el asunto del aeropuerto, alimentado por las fuertes diferencias de opinión entre las alcaldías de Miami y Miami-Dade, acerca de medidas sanitarias y repartición de ayuda federal diseñadas por Giménez,

Entretanto, el Gobierno federal suspendió la gran mayoría de los vuelos procedentes de Europa, Centro, Sudamérica y el Caribe, pero quedabas abiertas las puertas para quienes procedían de lugares como Nueva York y California, donde entonces se reportaban altas cifras de contagio.

Por otra parte, Florida promulgó un decreto de “cuarentena obligatoria” para pasajeros que provenían del área de Nueva York y Nueva Inglaterra, la zona más afectada del país entonces por el coronavirus. Pero tampoco fue suficiente. Nadie supo explicar cómo harían cumplir la orden, una vez que el pasajero abandonara el aeropuerto.

“No creo que la táctica de presionar ahora a Giménez con el voto de Miami funcione”, comentó el consultor político Andrés Sánchez, de la firma Sánchez & Associates,

“Giménez no va a reelección como alcalde y ahora mira más hacia el sur del condado y Los Cayos, donde se encuentra el distrito 26 del Congreso, al que aspira representar si gana las elecciones en noviembre. Esa es su prioridad electoral ahora”, argumentó.

No obstante, Sánchez cree en el efecto que podría tener en otros políticos, si el electorado de Miami aprueba la moción: “Tanto el Congreso en Tallahassee como el Gobierno en Washington podrían prestarle atención. A ellos sí les importa el voto de Miami ahora”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas