MIAMI.- Una larga franja de playas en Palm Beach permanece cerrada al público, mientras la autoridad estatal de Salud examina el agua en busca de la causa que causa irritación en los ojos y la garganta de los bañistas.

De hecho, el Departamento de Salud de la Florida declaró una moratoria de 48 horas el sábado 29 de septiembre, pero el lunes 1 de octubre las playas continuaban cerradas.

Por ejemplo, el ayuntamiento de Palm Beach colocó letreros en los que ponen “Playa cerrada por posible marea roja”, en alusión a la temida contaminación que afecta la costa suroeste de la Florida y acaba con la vida de miles de peces y otros animales marinos.

Además de Palm Beach, entre las playas cerradas destacan Lake Worth, Lantana, Jupiter y Riviera Beach.

Según la autoridad estatal de medio ambiente, se trata de un “proceso natural que ocurre todos los años” en la costa oeste de la Florida, pero esta vez ha sido mucho más intenso debido a la supuesta “cantidad excesiva de nutrientes, en particular nitrógeno y fósforo, que produce las floraciones de la microalga tóxica”.

Por ello, miles de peces, centenares de tortugas, anguilas, delfines y manatíes han muerto intoxicados desde St. Petersburg hasta Naples, donde las pérdidas económicas superan los 50 millones tras la merma de turistas en hoteles, restaurantes y locales recreativos.

Expectativas

Hace apenas un mes, vecinos de Fort Lauderdale, a sólo 24 millas al norte de Miami, alertaron sobre la presencia de algas en las aguas de los canales, lo que provocó la alerta de la autoridad estatal y la subsiguiente examinación.

La situación fue atajada a tiempo y finalmente se reportó que no se trataba de la temida alga tóxica.

De cualquier manera, persiste el suspense en torno a la causa que pudo haber motivado la sinigual floración del alga en cuestión este año.

Consejos

Mientras tanto, la autoridad de Salud aconseja mantenerse alejado de las aguas con presencia de algas o las toxinas que producen la marea roja.

Si tiene un jardín cerca de un canal, río o mar, no lo fertilice del agua, ya que la lluvia arrastra el nutriente y alimenta a las algas.

Mantenga alejado a su mascota del agua y recoja las heces fecales, ya que éstas contienen una alta concentración de nitrógeno que también alimenta a las algas.

Si descubre la presencia de algas, no dude en llamar al departamento estatal de Protección ambiental al 1 855 3903 o al portal Reportalgalbloom.com en internet.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas